Fecha actual Jue Oct 18, 2018 1:40 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 337 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 23  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 07, 2010 6:07 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15930
Hace unos días se puso en contacto calatrava conmigo para hacerme llegar la noticia de la publicación de los dos artículos que traigo a continuación, sobre la vida de una de las enfermeras integrantes del contingente que acompaño a la División Azul. Está escrito en una de las lenguas, concretamente el catalán, que componen el rico bagaje cultural de nuestra España, lo cual no debe alarmarnos ya que con un poco de interés puede ser fácilmente comprensible y os puedo asegurar que merece la pena su lectura.
[center]Onze mesos als fronts russos
Imagen
http://www.totselsnoms.org/arxius/recer ... larcon.pdf[/center]
Un saludo.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Última edición por GONZALO el Dom Sep 14, 2014 9:52 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 07, 2010 6:11 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15930
Aquí dejo la segunda parte:
[center]Vuit penedesencs al setge de Leningrad entre 1941 i 1943
Imagen
http://www.totselsnoms.org/arxius/recer ... ingrad.pdf[/center]
Un saludo.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Última edición por GONZALO el Dom Sep 14, 2014 9:53 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 07, 2010 9:00 pm 
Desconectado
Oberst
Oberst

Registrado: Jue Jun 03, 2010 9:03 am
Mensajes: 1140
No sé si se puede, pero si hay copyrigh o algo, ruego a un administrador que borre este mensaje.

Pongo la traducción de estos, más que interesantes artículos. Empiezo con el primero, y sino hay porblemas legales, en un par de días cuelgo el otro.


Once meses en los frentes rusos
La sadurninenca María Montserrat Romeo y Fernández ejerció de enfermera voluntaria en hospitales de Polonia, Rusia y Alemania entre 1941 y 1942, encuadrada en la División Azul

Se puede alabar o censurar la participación de jóvenes voluntarios españoles encuadrados en la División Azul durante la ocupación nazi de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial, se puede cuestionar si muchos acudieron sin ser del todo conscientes de dónde los llevaban; se puede comulgar o discrepar con la ideología que inspiró esa movilización, e incluso se puede acusar a los que intervinieron de haber sido cómplices de Hitler en la muerte de millones de civiles soviéticos; pero habremos de convenir que, sin embargo, en Rusia podían haberse convertido en historias personales protagonizadas por aquellos voluntarios españoles que mostraran su épica por encima de las circunstancias y del sectarismo.

No necesitaría aclararlo amiga o amigo lector, pero supongo que con todo lo que llevo publicado en este semanario ya se habrá dado cuenta que mi posición personal ha sido siempre radicalmente contraria al fascismo, al franquismo, al nazismo y los totalitarismos de todo tipo. Y sin embargo, no se me caen los anillos a la hora de valorar la gesta protagonizada durante once meses por la joven falangista María Montserrat Romeu y Fernández (Sant Sadurní d'Anoia, 1915 - Ronda, 2004) en los hospitales de Varsovia (Polonia); los de Smolensk, Porchow y Riga (Unión Soviética) y Königsberg (Alemania) entre 1941 y 1942.

Ella fue una de las personas del Penedès que viajaron en tierras rusas (Ver El 3 de Vuit del 12 de febrero de 2010) y que se jugaron la piel en una guerra que no era exactamente la suya. Se ofreció voluntaria sabiendo perfectamente donde la enviarían y con que se encontraría. No tenía ninguna necesidad de embarcarse en aquella aventura, ni por dinero, ni por honores, ni por venganza, ni para mejorar su carrera profesional. Lo hace generosamente, con voluntad de servicio, solidaria con una causa en la que creía, sin esperar nada a cambio. ¿Quién le puede negar un reconocimiento?

Parece que no habría que gastar más saliva ni inteligencia para justificar que se le dedique un reportaje a Montse Romeu en este semanario, pero me temo (Es una manera de hablar, porque tanto me temo lo que puedan decir) que todavía habrá quien, haciendo
caso sumiso a la ortodoxia imperante, querrá negarle a ella el pan y la sal por el solo hecho de ser falangista y me acusará de haber vendido mi alma al diablo.

Desde que el siglo VIII a. C. Homero nos legó la Ilíada hemos podido aprender que hay ocasiones en las que es obligado honrar el contrario. De todas las hazañas recogidas en esta epopeya griega en las que Homero reconoce el valor de un enemigo de los aqueos, me viene ahora a la cabeza la de Aquiles cuando, conmovido, reconoce la valentía de Príamo, rey de Troya, por haberse atrevido a salir de la ciudad sitiada e introducirse en territorio adverso con el objeto de recuperar el cuerpo de su hijo Héctor, fallecido en combate por Aquiles, y así poder celebrar su funeral.

La historia y la literatura están llenas de ejemplos de esta noble conducta. En la escena final de la obra Julio César, Shakespeare pone en boca de Marco Antonio un epitafio que este dedica a su rival Brutus, el que acaba de suicidarse (recordemos de paso que Brutus es el asesino de Julio César): "Él (se refiere a Brutus) llevaba un pensamiento honesto y solo se añadió a la banda (Quiere decir a los conspiradores) interesado por el bien de la república. Fue de vida gentil y generosa, y en él los elementos tan bien ataban, que podría levantarse la Naturaleza para decir a todo el mundo "Esto era un hombre!". Y Octavio añade antes de que baje el telón "De acuerdo con sus méritos que se le trate, y con respeto y ritos funerales ".

1915: Montse, la hija mayor de Can Romeu los Borrull
Can Romeu es un barrio muy popular de Sant Sadurní. Está situado en la orilla derecha del río que atraviesa el término municipal, al otro lado del núcleo de Monistrol, a pie de la carretera que lleva a San Jaume Sesoliveres y a menos de un kilómetro de la confluencia del Riudebitlles con la Anoia. En el último tercio del siglo XIX, el heredero
de la hacienda agrícola de Can Romeu, de 87 hectáreas, era el abogado Eudald Romeo y Torrents (Sant Sadurní, 1838 - 1893), casado con Josefa Seta Balluter de Vilanova i la Geltrú. Su padre, Esteve Romeo y Cardús, había sido alcalde de Sant Sadurní de forma accidental en 1867. La familia explotaba además un par de molinos papeleros que aprovechaban las aguas del Riudebitlles y de Anoia, pero al iniciarse el siglo XX se vendieron y se dedicaron exclusivamente a vivir de la viticultura cultivando las viñas con el sistema de cepa.

Eudald Romeu era toda una personalidad de la época: el 29 de mayo de 1888 fue el segundo firmante del manifiesto “Campesinos a defenderse”, por delante de Manuel Raventós i Domènech y Marc Mir y Capella, en el que se llamaba a la movilización para combatir la filoxera; en 1889 fue llamado vicepresidente del Círculo del Noya (una de las sociedades de ocio local, junto con el Casino Alianza Fraternidad) y entre 1887 y 1891 ejerció de Juez municipal.

El 14 de octubre de 1915, a las tres de la tarde, nació el primer hijo del matrimonio formado por el joven José Romeo y Seta, el sucesor de Eudald Romeu, y Gloria Fernández Guillén, nacida en Zamboanga (Filipinas). Era una niña a la que bautizaron con el nombre de María Montserrat. Más adelante el matrimonio tuvo cuatro hijos más, María Gloria, Maria Núria, Josep Maria y Rosario, si bien esta última murió cuando aún era muy pequeña.

Josep Romeu y Seta fue alcalde de Sant Sadurní, como ya lo había sido su abuelo entre 1928 y 1930, los dos últimos años de la dictadura del general Primo de Rivera. Los Romeu eran grandes propietarios, gente de orden, conservadores, muy religiosos, ni nacionalistas ni independentistas, simpatizantes con el directorio militar del período 1923 - 1930 y nada proclives a las ideas republicanas. En este ambiente familiar se hizo grande Montse Romeu. Cursó estudios de enfermería entre 1934 y 1936 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona obteniendo unas notas bastante brillantes.

A raíz la revolución de julio de 1936 la familia abandonó la casa solariega de Can Romeu, que fue saqueada por miembros del Comité de Milicias Antifascistas de Sant Sadurní, convenientemente guiados por campesinos de la hacienda que habían acumulado toda una serie de agravios contra la propiedad a lo largo del conflicto, y en particular durante el período 1931 -1934.

1936: De un hospital en un otro, de un bando a otro, durante la Guerra Civil

Montse Romeu trabaja los primeros meses de la guerra en un hospital de Barcelona (probablemente el de la Cruz Roja), el bando republicano, pero en principio de 1937 huyó a Marsella, y volvió a entrar en España por Hendaya estableciéndose en San Sebastián, entonces en zona nacional. El 8 de julio de este año se afilió a la Sección Femenina de la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS), el partido creado por José Antonio Primo de Rivera. Su ideario era una especie de fascismo en la italiana con ribetes de catolicismo español.
De enero a septiembre de 1938 prestar sus servicios en el Hospital General Mola de San Sebastián y posteriormente se trasladó en el Hospital Militar de la Cruz Roja de Leganés. Tras la ocupación de Barcelona se incorporó en el Hospital de Sangre de Pompeya y al Hospital Militar de la Cruz Roja. La familia se instaló nuevamente en Can Romeu.

Entre febrero y abril de 1940 le fueron otorgadas dos importantes distinciones por los servicios prestados durante la guerra en hospitales militares. Cuando parecía que había llegado el momento de normalizar su vida personal y profesional, el 22 de junio de 1941 más de tres millones de soldados alemanes encuadrados en 134 divisiones en ofensiva y 73 en la retaguardia, con 650.000 soldados de los aliados de Hitler (Finlandia y Rumania) iniciaron la invasión de la Unión Soviética. A primera vista podría parecer que la Operación Barbarroja en territorio ruso no tenía nada que ver con Montse Romeu, pero el efecto mariposa funcionó, como veremos, y la empujó a colaborar en aquella aventura bélica.

1941: Voluntaria en la División Azul

El 24 de junio de 1941, Ramón Serrano Suñer (1901 - 2003), Ministro de Asuntos Exteriores y presidente de la Junta Política del general Franco, alineado con la beligerancia de Hitler contra la Unión Soviética, llamaba a la movilización de voluntarios en una concentración falangista en Madrid: "Camaradas, no es hora de discursos, pero sí de que la Falange dicte en estos momentos la sentencia condenatoria. ¡Rusia es culpable! Culpable de Nuestra guerra civil, culpable de la muerte de José Antonio, Nuestro fundador, y de la muerte de tantos soldados caídos en esa guerra por la agresiones del comunismo ruso. El exterminio de Rusia se exigencia de la historia y del porvenir de Europa". Inmediatamente se abrió la inscripción en todos los cuarteles militares del Estado se ofreció a los soldados de reemplazo la posibilidad de participar en esa nueva cruzada contra el comunismo. La instrucción era que el 50% de los voluntarios debían reclutar del Ejército español.

En cuestión de poco más de tres semanas se consiguieron un total de 18.801 afiliaciones, muchas más de las previstas inicialmente (641 oficiales, 2272 suboficiales y 15780 soldados de infantería, y 20 oficiales y suboficiales, y 81 cabos y soldados de aviación). El primer contingente de tropas españolas de infantería con destino a los frentes rusos, bajo las órdenes del General Agustín Muñoz Grandes, salió de Madrid el 13 de julio de 1941, el segundo, diez días después, y el 24 iniciaron el viaje los integrantes de la escuadrilla de aviación. Un mes después, día por día, el 24 de agosto, habiendo superado un curso de formación intensiva de dos meses, un grupo expedicionario de 34 enfermeras viajó en tren de Madrid a Hendaya, y desde allí a París, Stuttgart, Nuremberg, Grafenwor y Berlín. Una de esas enfermeras pioneras era la joven sadurninenca Montse Romeu.
Su primer destino fue en el hospital alemán de Varsovia (Polonia), desde donde fue enviada a la Unión Soviética, concretamente en el hospital alemán de Smolensk y al español de Porchow. En enero de 1942 se encontraba en el hospital español de la División Azul en Riga (Letonia) donde, el 6 de febrero, fue confirmada en el cargo de jefe de enfermería.

Hacía 10 días que había ingresado en este hospital un joven alférez provisional español de 23 años con múltiples lesiones de metralla. Había resultado herido grave el 21 de noviembre de 1941 al sector de Novgorod, una ciudad estratégica situada en el sureste de Leningrado y atravesada por el río Volchov. Debido a la explosión había quedado ciego, el tímpano del oído izquierda destrozado y le habían tenido de amputar la mano derecha. Juan Luis Fernández de Loaysa Casola había afiliado a Falange Española el 1 de septiembre de 1936 y formó parte de la Bandera de Falange de Mora de Aragón, en el bando nacional. Posteriormente se incorporó como voluntario al Ejército del Sur y participó en la ocupación de la zona de Levante hasta el final de la Guerra Civil.

Había nacido en Algeciras en 1918 y era hijo del comandante de Estado Mayor Manuel Fernández de Loaysa y Fernández de la Reguera, de Ronda, y de Victoria Casola Bonfiglio, de Gibraltar. El 18 de julio de 1936 le sorprendió cuando se dirigía a San Fernando (Cádiz) para realizar las pruebas de acceso a la Escuela Naval Militar.

Dos años y cuatro meses después de terminarse la guerra se ofreció voluntario para la División Azul y lo destinaron al Regimiento de Infantería 262, tercer Batallón, 12ª Compañía, bajo las órdenes del Coronel Pedro Pimentel Zayas. Viajó lentamente, durante dos meses, hasta los límites de Polonia, en la zona limítrofe con Prusia Oriental (la expedición contaba con 6.000 caballos, 965 vehículos, 48 cañones de 105 mm y una copiosa intendencia) y el 10 de octubre de 1941 su regimiento ocupó posiciones en el largo de cuarenta kilómetros del río Volchov, ya en dominio soviético.

El 16 de octubre, el ejército alemán atravesó el río y los soldados de la División Azul no se quedaron atrás desplegándose según había ordenado y estableciendo una avanzada en territorio enemigo. La contraofensiva soviética en esa zona de Tijvin, Puesta y Posselok fue encarnizada, provocando 139 muertos y 434 heridos. Uno de ellos era Juan Fernández de Loaysa. Cuando éste ingresó en el hospital de Riga le asignaron como enfermera de cabecera Montse Romeu, que entonces tenía 26 años. Durante cerca de tres meses ella le atendió igual que en el resto de internados, hasta que el 17 de abril de 1942 el joven alférez provisional fue trasladado a Berlín, donde el doctor Lele, profesor de la Universidad de esta ciudad y especialista en trasplante de córnea, le visitó y le practicó una primera operación de exploración. Dos meses después, viajó de Berlín en Madrid e ingresó en el Hospital Militar de Carabanchel.

Mientras, Montse Romeu había sido trasladada al Hospital Militar español de Königsberg y el 16 de julio de 1942 también fue repatriada. El trabajo de una enfermera en hospitales de campaña en tiempos de guerra es una experiencia muy dura y sobrecogedora. Los efectos devastadores de las armas modernas provocan graves lesiones, amputaciones, quemaduras y traumatismos de todo tipo en los soldados y atenderlos debidamente se convierte en una tarea que requiere un gran coraje. Aquellos meses los frentes rusos fueron más que suficientes para poner a prueba la abnegación y el altruismo de Montse Romeu.

1942: Repatriación a España

Montse y Juan no se volverían a encontrar hasta enero de 1943. Él viajó nuevamente a Berlín con el objetivo de someterse a una segunda operación para recuperar la visión y ella lo acompañó dada su condición de enfermera de cabecera. Estuvieron seis meses y medio pendientes de los médicos. El militar se encontraba ingresado, primero en la Clínica Universitaria y después en el Hospital Militar español, y Montse se hospedaba en el Hotel Excelsior de la capital del Tercer Reich. Desgraciadamente esa segunda intervención no se pudo realizar y ambos volvieron a España el 15 de agosto de 1943.

Catorce meses después de la repatriación, el Ayuntamiento y las autoridades del régimen de San Sadurní le rindieron un homenaje registrado en el libro de actas con el acuerdo siguiente "Teniendo en cuenta que la señorita Montserrat Romeu Fernández es la única falangista de esta localidad que, poseída de un espíritu patriótico y despreciando las comodidades de su hogar, se trasladó a los campos de batalla de Rusia en donde se lucha contra el comunismo para practicar sus humanitarios servicios de enfermera de la heroica División Azul, se acuerda por unanimidad hacer constar en acta la admiración y el agradecimiento de esta corporación por el valor y los servicios prestados por dicha señorita en beneficio de la Patria y de la Civilización". Además de esta consideración, le fueron otorgadas diferentes distinciones, entre las que destacan tres medallas, la del Mérito al trabajo, alemana y la española por la Campaña de Rusia.

1945: Boda en Can Romeu los Borrull

Mucho habían cambiado las cosas en la primavera de 1945 en el escenario mundial. Después del desembarco aliado en Normandía, el 6 de junio de 1944 y los acuerdos de la conferencia de Yalta celebrada del 4 al 11 de febrero de 1945, la evolución de la guerra cambió la hegemonía alemana y el desenlace parecía inminente. Mussolini fue ejecutado el 25 de abril, Adolf Hitler se suicidó cinco días después y la capitulación de Alemania se firmó el 7 de mayo de ese mismo año. La aventura de la División Azul había supuesto que unos 47.000 españoles combatieran en tierras rusas. De estos, 3.934 se murieron; 8.466 resultaron heridos y 326 se dieron por desaparecidos. Casi uno de cada diez no volvieron. El fracaso fue doble, por un lado fueron derrotados militarmente y, de una otra, ideológicamente, ya que el comunismo salió reforzado y perduraría aún hasta que el 1989, que con la caída del muro de Berlín, se desencadenaría la desintegración definitiva de la Unión Soviética y del modelo económico, social y político que lo había inspirado. Aquella hermosa utopía de Karl Marx y Friedrich Engels, aplicada inicialmente por Vladimir Ilyich Lenin a partir de la revolución soviética de 1917, no fue vencida por los ejércitos enemigos sino que fue víctima de uno de los suicidios colectivos más deplorables del siglo XX.

Pero Montse Romeu y Juan Fernández de Loaysa nunca consideraron que sus hazañas personales en tierras rusas hubieran sido inútiles. Estaban orgullosos de lo que habían compartido y decidieron afrontar juntos su destino. Se casaron en la capilla de la hacienda familiar de Can Romeu los Borrull el 21 de junio de 1945. El matrimonio tuvo ocho hijos, María Montserrat, Victoria Gloria, Ana María, María José, fallecida a los pocos meses de nacer, Manuel José, Juan Miguel, María Adela y Guillermo Manuel.

Montse Romeu se mantuvo tozuda en su voluntad de servicio como enfermera militar, comprometiéndose a ser movilizada en caso de guerra o maniobras del ejército, y Juan Fernández de Loaysa, a pesar de ser clasificado como mutilado absoluto, trabajó de funcionario en la Fundación Nacional de ciegos de Guerra y la Organización Nacional de ciegos hasta su jubilación, en 1980. Durante la primera década del siglo XXI, la familia Fernández de Loaysa - Romeu tuvo de afrontar la adversidad de una serie de defunciones: Juan y su hijo Manuel José morirían en 2003, Montse, en 2004 y la hija mayor del matrimonio, María Montserrat, el 2009. Sus cinco hijos y un grupo de doce nietos y dos bisnietos mantienen con orgullo la saga que se inició en un hospital de campaña en tierras rusas, hace exactamente sesenta y ocho años. Josep Romeu y Seta se vendió la hacienda familiar en 1958 y, sólo ocasionalmente, él, su esposa y sus hijos volvieron en Sant Sadurní.

La historia de Montse Romeu tiene todos los ingredientes de una epopeya personal y se podría hacer una novela, una película o una obra de teatro con un argumento muy emotivo y una trama bastante dramática. Hay idealismo, aventura, pasión, guerra y amor. No habría inventar nada para mejorar el guión, bastaría a reflejar lo que Montse protagonizó efectivamente a lo largo de aquella etapa de su vida. El espectador (la lectora o el lector con respecto al caso), acostumbrado como está en la fabulación y refugiado en la luz oscura del patio de butacas, libre de prejuicios, descubriría que la realidad supera la ficción y que la épica no tiene fronteras ideológicas.

Antes de que se baje definitivamente el telón de este reportaje -Parafraseando a Octavio de Shakespeare y salvando las diferencias y las circunstancias- podríamos concluir también refiriéndonos a Montse Mateo que "De acuerdo con sus méritos que se la trate, y con respeto y ritos funerales ".

Desfile de contraste

Después de jurar lealtad al Führer, nada más llegar al campamento alemán de Grafenwor, los soldados españoles participar en un desfile militar. Montse Romeu y el resto de enfermeras los miraban con respeto y simpatía. Abrió la parada un destacamento de tropas alemanas que marchaba marcando el característico paso de la oca mientras la banda interpretaba una música militar solemne e inconfundible. Inmediatamente después aparecieron los soldados de la División Azul a años luz de la marcialidad de los alemanes. El contraste entre unos y otros provocó el revuelo y la hilaridad de las enfermeras.

La gallina asada

En uno de sus desplazamientos en ferrocarril de un hospital al otro, Montse tuvo el acierto de proponerle a un jefe de estación canjear una de las gallinas de su corral por varias cigarrillos de la ración diaria que le facilitaba a ella el ejército alemán. Acostumbrada como estaba, por haberse criado en una casa de payeses, la mató, la desplumó, rellenó y la preparó para cocerla. El problema era que en el tren no había ningún fogón ni cocina disponible. Decidida, le plantea al maquinista que le dejara introducir el ave en la caldera de carbón de la locomotora. Dicho y hecho. En cuestión de segundos se quedó totalmente carbonizada.

Una sardana desde el frente de Rusia

Desde una emisora de radio en territorio de la Unión Soviética se emitió un programa en el que el locutor anunciaba que unas enfermeras españolas de la División Azul cantarían canciones tradicionales de sus tierras de origen. Intervino una aragonesa, una vasca. y cuando le tocó el turno a Montse Romeu interpretó un fragmento de la sardana Por ti lloro, con letra de Joan Maragall y música de Pep Ventura. Se conserva la grabación y la podéis escuchar en http://www.goear.com (buscar: desde el Frente ruso Montserrat Romeu) y también en la web www.el3devuit. Cat

CÓMO ERA MONTSE ROMEU

Los principales rasgos de su carácter eran la alegría de vivir, la simpatía, el sentido del deber y la aceptación de lo que la vida te va dando. Era una mujer potente, tanto física como intelectualmente, como emocionalmente. Mantuvo su religiosidad católica practicante, y su espíritu de sacrificio y de servicio, y sus simpatías con el franquismo a lo largo de toda su vida, sin fanatismo. Siempre presumió de su origen catalán y de dominar perfectamente la lengua materna, hablada y escrita, si bien se mostraba contraria al nacionalismo y aún más al independentismo. Sus hijos coinciden en afirmar que Montserrat Romeu se enamoró de Juan Fernández de Loaysa cuando descubrió la indomable voluntad de vivir de aquel soldado herido gravemente al frente de Rusia, el cual, ni en los peores momentos, perdió el ánimo y la moral. Y añaden que su padre, de joven, era de buen ver, simpático y extrovertido.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 1:23 pm 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 5124
Ubicación: Alicante
Afortunadamente soy de los que leo el catalán sin problema alguno.
Pero supongo que a algunos foristas les pueda resultar algo más complicado.
Asi que en nombre de ellos agradezco a Eversti este trabajo que se ha tomado.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 2:37 pm 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 10, 2009 5:02 pm
Mensajes: 7609
Yo leo el valenciano y le estudio para mayor gloria de España.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Ante Dios nunca seras heroe anonimo" de la Ordenanza del Requete


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 7:27 pm 
Desconectado
Oberst
Oberst

Registrado: Jue Jun 03, 2010 9:03 am
Mensajes: 1140
pongo el segundo, si alguien está interesado se lo puedo enviar traducido en un pdf donde van las fotos y la traducción de los pie de foto (dirección de correo electrónico por mp).

PD: ni hablo ni entiendo catalán, pero tengo un buen traductor y a veces tiempo para maquetar.



Maria Montserrat Romeu i Fernández (Sant Sadurní, 1915 – Ronda, 2004)

Fue una de las treinta y ocho primeras enfermeras que salieron de Madrid el 24 de agosto de 1941 y que permaneció el frente ruso hasta el 16 de julio de 1942, cuando fue repatriada. Todas pertenecían a la Falange y tenían muy claro que su contribución había de servir para derrotar al comunismo.

Había nacido en la hacienda de Can Romeu los Borrrulls de Sant Sadurní y era la hija mayor de Josep Romeu y Seta, un propietario agrícola que había sido alcalde de la villa entre 1928 y 1930, y de Gloria Fernández Guillén, nacida en Zamboanga (Filipinas), hija a la vez de un militar de carrera español. Su abuelo paterno, Eudald Romeo y Torrents había sido juez municipal (1887 - 1891) y su bisabuelo, Esteban Romeu y Cardús, alcalde (1867). Montserrat se afilió a la Falange el 8 de julio de 1937 y hasta el final de la Guerra Civil trabajó de enfermera en hospitales de San Sebastián y Leganés, en el bando nacional.

Tras ser destinada al hospital español de Varsovia (Polonia) fue trasladada sucesivamente en los hospitales de campaña de Smolensko, Porchow, Riga y Königsberg. Catorce meses después de la repatriación a España, el ayuntamiento y las autoridades del régimen de Sant Sadurní le rendir un homenaje registrado el libro de actas con el acuerdo siguiente “Teniendo en cuenta que la señorita Montserrat Romeu Fernández es la única falangista de esta localidad que poseída de un espíritu patriótico y despreciando las comodidades de su hogar se trasladó a los campos de batalla de Rusia en donde se lucha contra el comunismo para practicar sus humanitarios servicios de enfermera de la heroica División Azul, se acuerda por unanimidad hacer constar en acta la admiración y el agradecimiento de esta corporación por el valor y los servicios prestados por dicha señorita en beneficio de la Patria y de la Civilización”.

Se casó, el 21 de junio de 1945, en la capilla de Can Romeu los Borrull, con el militar Juan Luis Fernández de Loaysa Casola, un ex-combatiente de la División Azul que había resultado gravemente herido al frente de Novgorod cuando el 21 de noviembre de 1941 le explotar una mina que le dejó ciego, le reventó el tímpano izquierdo y le tuvieron que amputar la mano izquierda. Montserrat y este alférez provisional de 23 años se habían conocido en el hospital de Riga, en la retaguardia del frente, cuando él fue ingresado a causa de las heridas provocadas por la explosión. El matrimonio tuvo ocho hijos.

De todos los protagonistas de las ocho historias que se cuentan en este reportaje, Montse Romeo es quien más y mejor se identificó con la ideología que inspiró la creación de la División Azul. Se ofreció voluntaria sabiendo perfectamente donde la enviarían y con lo que se encontraría. No tenía ninguna necesidad de embarcarse en esa aventura, ni por dinero, ni por honores, ni por venganza, ni por mejorar su carrera profesional. Lo hizo generosamente, con voluntad de servicio, solidaria con una causa en la que creía, sin esperar nada a cambio. (El próximo 16 de abril se publicará en esta misma sección el reportaje monográfico Once meses en los frentes rusos, sobre la particular epopeya de esta vecina de San Sadurní).


Editado para dejar unicamente la parte que habla de la enfermera María Monserrat Romeu.


Última edición por Eversti el Vie Oct 08, 2010 10:15 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 7:39 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15930
Gracias a calatrava por guiarnos hasta la noticia y a Eversti por facilitarnos su lectura con tan excelente traducción.
Un saludo.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 8:51 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4205
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
No entiendo qué hace la penúltima entrada en un tema que se llama "Mujeres en la División Azul", a no ser que las biografías incluidas sean de travestis.

Y además, se ve una intención clara en el autor por destacar que ninguno de ellos fue por ideología. Dice que unos fueron engañados y otros por dinero, y del resto, no dice la razón. O sea que me parece bien como "testimonio indirecto" (?), y como texto, descolocado en el foro.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 9:39 pm 
Desconectado
Oberst
Oberst

Registrado: Jue Mar 26, 2009 10:53 pm
Mensajes: 1702
Opino como Amenofis. No sé que pintan estas biografías dentro del tema de "Mujeres en la División Azul".
El material biográfico deja mucho que desear y se convierte en todo un bodrio, con descripciones de los tanques de la División pasando el Volchov, etc. En fin,...
Según el autor hasta al ferviente falangista Eustaquio Parrilla "le convencieron" para ir a la División Azul. ¡Vaya nivel....¡

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 10:01 pm 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Ene 19, 2010 3:20 pm
Mensajes: 8368
Totalmente de acuerdo con Amenofis y Tigoda. Yo quitaría todo lo que no corresponda a Montserrat.
Lo de los tanques no me ha hecho puñetera gracia, como hubiera sido lo más lógico, despues de haberle visto las "orejas" al autor. Lo hace muy sutilmente pero no para de denigrar a cuantos fueron a la División; todos fanáticos fascistas que iban a pagarle a Hitler "reclutados" por Franco y a procurar que en Leningrado se comiesen vivos unos a otros.
Y olé.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
-"A donde lleva esta carretera??"
-"A la gloria" respondió el soldado...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2010 10:12 pm 
Desconectado
Oberst
Oberst

Registrado: Jue Jun 03, 2010 9:03 am
Mensajes: 1140
Lo siento, me he limitado a traducir un artículo que previamente se había colgado en este hilo. Por lo tanto edito el mensaje y sólo dejo lo correspondiente a la enfermera, que no quiero que nadie piense que nuestros veteranos eran travestis.

No obstante si alguno a nivel personal quiere el artículo que me lo pida por mp.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 09, 2010 8:53 am 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4205
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Creo que merece la pena reflexionar sobre esto.

Nuestro foro es un foro de Historia, y queremos que se sepa la verdad. Cuando ponemos un panfleto lleno de mentiras como el que origina esto, hay que rebatirlo a continuación con argumentos sólidos.

Otra alternativa es no ponerlo, porque somos pocos y estamos rodeados por mucha gente que miente en esto y otros temas, y no podemos dedicarnos a rebatir todas las mentiras que esta gente saca todos los días.

Si lo ponemos tal cual, sin comentarios, alguien de los que nos visita podría pensar que estamos de acuerdo con esa sarta de mentiras que, no lo olvidemos, son intencionadas en su mayor parte. Recordemos siempre que "quien calla, otorga".

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Oct 11, 2010 1:05 am 
Desconectado
Unterfeldwebel
Unterfeldwebel

Registrado: Lun Feb 08, 2010 6:42 pm
Mensajes: 165
Montserrat ROMEU FERNÁNDEZ era a la sazón Auxiliar Provincial de Prensa y Propaganda en Barcelona -ver intervención documentada de Spanier en este mismo apartado-.

Posteriormente, en calidad de Enfermera de la División Azul formó parte de las personalidades que recibirían a la Delegada Nacional de la Sección Femenina, en la visita que realizó el día 5 de Noviembre de 1.942 al Hospital Militar del Generalísimo de Barcelona. Lo cual, queda reflejado en la portada del Periódico La Vanguardia de Barcelona de fecha 6 de noviembre de 1.942.

Hasta el último momento siempre quiso resaltar que era Dama de la Cruz Roja y Enfermera Voluntaria de la División Azul.

Lamentablemente nos dejó el día 29 de septiembre de 2004 en Ronda (Málaga). Tenía 88 años de edad.

Imagen


Imagen

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.e ... 0/074.html


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Nov 05, 2010 8:40 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15930
Imagen
¿Sabría alguien decir de quien se trata la dama de la foto?
Gracias y un saludo.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Nov 05, 2010 10:03 pm 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 5124
Ubicación: Alicante
Me aparto un poco del tema de las enfermeras, que es el de este hilo, para hacer una pequeña reflexión sobre los otros divisionarios que aparecían "retratados" en el artículo.
Para empezar, subrayar que el articulista no tiene empacho en definirse ideologicamente: admira a Marx y Engels y su "Utopia" (!¡) y deplora la desaparición de la URSS. Bien, un señor como este va a hacer unas entrevistas veteranos de edad avanzada o a sus familiares. ¿Que le van a contar, en una Cataluña dominada por el Tripartito -socialistas, separatistas y comunistas- ¿que se fue porque era mas fascista que nadie... Pues no es lo normal. Si la entrevista hubiera sido para un periodico falangista de los años 50 o 60, seguro que decían cosas MUY DISTINTAS.
Pero ademas es que da la impresión de que le vacilan, y a fondo, al periodista. El uni dice que pasó con los tanques de la División el Voljov. El otro que fue desde España a Ruaia y volvio en camión. Pero el que dice que se lanzaban con una catapulta por encima de las trincheras ya riza el rizo. Es genial.
Una de dos. o ya están "gagás" perdidos y el testimoinio es insolvente, o bien le han vacilado al periodista a placer: ¿quieres sopa?, pues toma dos tazones.
Los periodistas, de determina cuerda, cuentan lo que quieren contar. Hace un año mas o menos un periodista de Lorca le hizo una entrevista a un veterano. El guripa en cuestión era falangista. Se ve incluso en la foto como muestra su carnet de Falange. Pero en algun momento le debio prfeguntar algo así como "¿se pasaba hambre en España?" Y la respuesta tuvo que ser afirmativa. Conclusión del periodista en cuestión: nuestro camarada se alistó por hambre. Eso es lo que ponía el articulo en su texto.
¡Toma castaña!
Los periodistas son una plaga. Saben cuatro cosillas sueltas. Pero se creen los notarios de la verdad. Da lo mismo lo que tu les cuentes: ellos van a poner lo que les da la gana. Cojeran el rábano por las hojas, y donde dice digo, pondrán Diego.
Por lo demas, el testimonio de Monteserrat es fantástico: ¡menudas enfermeras acompañaron a la División Azul! ¡Menudas divisionarias!
Nuestro respeto y admiración para ellas.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 337 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 23  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España