Fecha actual Vie Oct 19, 2018 6:21 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Mar May 16, 2017 8:04 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15937
Imagen

Imagen

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mar May 08, 2018 7:55 am 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15937
FALLECIMIENTO DEL CAPITÁN VICENTE ALDECOA LECANDA, 1954.

Se convirtió en una de las jóvenes promesas de la aeronáutica militar española por su arrojo y valentía a los mandos de los distintos aviones que probaba en el Escuadrón de Experimentación del INTA.

Los hechos.

El día 8 de mayo de 1954 se celebró en el aeródromo de Cuatro Vientos el II Festival Aeronáutico Internacional organizado por el Real Aeroclub de España. Esa mañana se habían celebrado distintas exhibiciones de vuelo son motor y aeromodelismo, así como distintas pruebas y entrenamientos para los vuelos programados por la tarde. A las 4 de la tarde comenzaron las pruebas aéreas con las pasadas y rasantes del un caza ME-109 del Instituto Nacional de Técnicas Aeronáuticas construido en España. Diversos aparatos dedicados a la enseñanza elemental evolucionaron a lo largo de la tarde en distintos ejercicios aéreos, entre ellos uno pilotado por el Teniente Coronel Ibarreche. Los T-6 “Texan” utilizados en las escuelas para la enseñanza de transformación, así como los veteranos trimotores Junkers JU-52 de transporte dedicados a la enseñanza de vuelo con polimotores y lanzamiento de paracaidistas. A continuación en perfecta formación y con ensordecedor estruendo aparecieron los T-33 “Lockheed” recientemente llegados de Estados Unidos y con los que aprenden los pilotos con esta clase de aparatos en la Escuela de Reactores de Talavera La Real. Una de las exhibiciones vino de la mano de un primitivo autogiro de La Cierva, tripulado por el Teniente Coronel Amores, tomando el relevo un evolucionado helicóptero de origen norteamericano que hizo distintas maniobras. A continuación desfilaron un grupo de bimotores de bombardeo Heinkell 111, uno de ellos evolucionó volando solo con uno de sus motores. Posteriormente apareció un grupo de Junker Ju-52 con los paracaidistas del Ejército del Aire que realizaron distintos saltos, caída libre, triples saltos con el empleo de tres paracaídas, etc, realizado por los profesores e instructores de la Escuela Militar de Paracaidistas de Alcantarilla, en Murcia mientras se acercaban el grueso de las fuerzas que saltarían sobre las pista del aeródromo, 179 hombres que cubrieron el cielo de Cuatro Vientos con sus paracaídas blancos. Nunca antes habían saltado en masa en un espectáculo público tantos paracaidistas, algunos de ellos llegaron muy cerca de las tribunas de los espectadores, que fue realizado por miembros del 1er Escuadrón de Paracaidistas de Alcalá de Henares. Quedaban los vuelos acrobáticos que realizarían los pilotos españoles y los reactores italianos, portugueses y norteamericanos que habían sido invitados al acto. Comenzó un italiano y a continuación el piloto nacional Capitán Palanca, piloto de pruebas del Escuadrón de Experimentación del Instituto Nacional de Técnicas Aeronáuticas. Y llegó el turno del Capitán Vicente Aldecoa, que despegó con una Bücker Bü-133, ajeno al que sería el último vuelo de su vida. Durante unos minutos tuvo en suspenso a los espectadores con sus arriesgadas evoluciones en el aire, piruetas, y una gama de distintas figuras acrobáticas. Cuando realizaba un “looping”, y se disponía a cerrar la evolución con un “tonó”, inexplicablemente la avioneta se venció de costado, y en caída sobre las alas, o como en la jerga aeronáutica se le llama “un hachazo” se precipita contra el suelo desde los ochenta metros de altura. El aparato quedó destrozado siendo el malogrado piloto extraído de entre los hierros, falleciendo a los pocos minutos del accidente. Con la consternación del triste suceso siguió el programa de vuelos y comenzó su actuación el príncipe Constantino Cantacuzeno para posteriormente evolucionar los distintos reactores italianos, portugueses y norteamericanos. Finalmente desfilaron los paracaidistas que había saltado desde los viejos JU-52 y que fueron muy aplaudidos y vitoreados.

Ese día se terminaba la vida del que estaba llamado a ser el mejor piloto de vuelo acrobático de España, tomando el relevo del as de los pilotos acrobáticos Garcia Morato. El capitán Aldecoa tenía hasta ese trágico momento acumulados 3.742 horas, siendo ascendido al empleo de Comándate el mismo día de su fallecimiento, por orden de 31 de mayo de 1954 (B.O.A. nº 62). Estaba en posesión de la Medalla Militar Individual.

El uniforme.

Para la recreación del uniforme del Capitan Aldecoa he tenido la colaboración de mi buen amigo Canario Azaola, el cual que ha proporcionado una fotografía que andaba buscando en base a la que aparece en la esquela de su fallecimiento. Esta puede ser una de las últimas fotografías tomada al Capitán Aldecoa.

Como se aprecia por la foto lleva el uniforme blanco de verano compuesto de guerrera, pantalón, camisa, calcetines, y zapatos de color blanco, así como funda blanca para la gorra de plato, y corbata negra. Con este uniforme se usaban además las palas de fieltro con divisa de metal en las hombreras. Se aprecian claramente el título de piloto militar, la medalla militar individual, la cruz de hierro de primera clase así como las horas de vuelo.

https://museoaviacionmilitarespaola.blo ... cente.html

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Lun May 21, 2018 7:46 am 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15937
UNIFORME DEL ALFÉREZ VICENTE ALDECOA ,1943.

Imagen
Imagen del alférez Vicente Aldecoa con diversos emblemas tanto españoles como alemanes. Esta fotografía que parece bastante distendida, no la típica de estudio, nos deja ver los emblemas que en la uniformidad alemana usaba Aldecoa, pasados a la uniformidad en vigor en ese momento en el Ejército del Aire, combinándolos con los propios de su Ejército. Los iremos viendo a continuación. (Fotografía procedencia internet desconozco su origen).

Este trabajo no es una biografía de Vicente Aldecoa, tan solo trata de su guerrera de diario. Si expondré unos datos adicionales, situando la fotografía en la que me he basado para realizar el montaje de su uniforme.

En octubre de 1938 Aldecoa es aceptado para realizar un curso de piloto en Aviación. Dicho curso lo realizó entre las escuelas de Badajoz y Jerez de la Frontera, siéndole concedido el título de piloto militar y promovido al empleo de Alférez provisional de aviación, por lo que no le dio tiempo a luchar en los cielos de España. En mayo de 1940 pasa destinado a la Escuela de Reus, donde efectúa el curso de caza. Es destinado al 21º Regimiento de Caza en la Base Aérea de Getafe dotado de Fiat “CR-32” y posteriormente es enviado junto al 22º Grupo Expedicionario a Gándo en Canarias en noviembre de 1940. Tras un tiempo en Gándo es enviado, en 1942, a la Academia de Aviación de León, donde tras varios intentos por ingresar en alguna de las dos escuadrillas expedicionarias que partieron a Rusia, consigue por fin, formar parte de la 3ª escuadrilla a Rusia. Se incorpora a esta unidad en Francia, donde realiza un curso de adaptación al material de vuelo alemán, los M-109E. Sale para el frente ruso en febrero de 1943. Cuando llega a la 3ª Escuadrilla, Aldecoa se siente rodeado de pilotos acreditados como muy buenos cazadores, con varios derribos en la guerra civil, el no pudo participar en ningún combate aéreo, y el verse rodeados de otros que si, le hacían sentirse algo cohibido. Pero Aldecoa tenia lo que el as de ases de la caza española, Garcia Morato, idealizó sobre lo que un buen cazador debería de tener: “Joven, sano, fuerte, acróbata, voluntario en su destino, con alto espíritu combativo, y de una gran acometividad”, y todo eso le sobraba a Aldecoa. Durante su paso por las dos escuadrillas en las que sirvió, la 3ª y la 4ª, Aldecoa derribó 8 aparatos enemigos.

En agosto de 1943 regresa a España e ingresa de nuevo en la Academia de Aviación de León donde debe de terminar sus estudios… El resto forma parte de la historia del Ejército del Aire.

La fotografía que he usado para montar su guerrera corresponde precisamente a la época en la que acababa de regresar a España desde el frente ruso, e ingresa en la Academia de León. En esa fecha sigue siendo alférez.
https://museoaviacionmilitarespaola.blo ... decoa.html

Carlos Bourdon

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié May 23, 2018 3:48 pm 
Desconectado
Unteroffizier
Unteroffizier

Registrado: Jue Jun 23, 2011 7:59 am
Mensajes: 121
Gracias por publicar la reseña Gonzalo

_________________
¡¡¡La gloria infinita de ser español...¡¡¡
del himno del Ejercito del Aire


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Lun Oct 01, 2018 8:10 am 
Desconectado
Oberstleutnant
Oberstleutnant
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Feb 08, 2018 8:36 am
Mensajes: 840
Aldecoa Lecanda, Vicente. Bilbao (Vizcaya), 10.XI.1919 – Madrid, 8.V.1954. Aviador militar.

Hijo de Antonio Aldecoa Olabarrieta y de María Dolores Lecanda Ipiña.

Tras pasar a Francia al iniciarse la Guerra Civil, en julio de 1937 regresó a su ciudad natal y se incorporó como voluntario al Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Begoña, en Neguri. Encuadrado en la Segunda Brigada de Navarra, participó como soldado en las campañas de Vizcaya, Santander y Asturias, hasta el derrumbamiento del Frente Norte. A principios de 1938 pasó con su tercio al teatro de Operaciones de Teruel, combatiendo en los frentes de Huesca y Maestrazgo, hasta Vinaroz y el Ebro, en cuya batalla fue alcanzado por un proyectil de blindado en agosto.

Dos meses después, apenas repuesto de las heridas, se incorporó a la Aviación para formarse como piloto.

Fue seleccionado y enviado a la Base de Tablada (Sevilla), para desde allí pasar a las siguientes fases del curso en las escuelas de Badajoz y Jerez de la Frontera, donde se encontraba al finalizar la contienda por la que se le abonaron dos años, diez meses y cinco días de servicio y dos cruces rojas al mérito militar.

Con el título de Piloto de Avión de Guerra, fue promovido a alférez provisional de Aviación y marchó a Reus para realizar el Curso de Caza. Terminada esta especialización fue destinado a los Fiat CR-32 del 21 Regimiento (Base Aérea de Getafe). Con esa Unidad, formó parte del 22 Grupo Expedicionario al aeródromo de Gando (Las Palmas de Gran Canaria) a finales de 1939.

Tras asistir a un curso de Vuelo Sin Motor —muy potenciados entonces por la carencia de gasolina que impuso la Segunda Guerra Mundial —solicitó los cursos de Transformación para pasar a la escala activa y poder incorporarse a la Academia de Aviación (León). En junio de 1942 se convirtió en profesional del Arma. También había solicitado plaza en la Escuadrilla Expedicionaria que se organizó en 1941 para combatir en el Frente del Este, petición que le fue concedida a finales del año siguiente. Aunque el alférez Aldecoa estaba recién llegado a la Academia, fue autorizado para incorporarse a la Escuadrilla Azul y salió para Morón, desde donde se incorporaría a su tercer relevo.

A finales de enero de 1943, llevó a cabo unas diez horas de vuelo de entrenamiento y combate (aviones Arado y Me-BF 109 E) en una escuela alemana de Francia (St. Jean d’Angely). El 18 de febrero partió hacia el sector de Smolensko, donde las tropas alemanas se batían en retirada haciendo frente a una gran actividad aérea enemiga.

El alférez Aldecoa tuvo su bautismo de fuego en el aire el día 22 de febrero en un servicio de acompañamiento, combatiendo contra cazas Lagg-5 al sur del Volchow. El día 24 consiguió su primer derribo: un Lagg-3 al que vio caer en barrena e incendiarse al llegar al suelo. Hasta junio realizó numerosos servicios de reconocimiento y escolta, sin incrementar su cuenta particular hasta que el día 3 derribó su segundo Lagg-3 y el día 15 del mismo mes, un Lagg-5. En julio, el día 3 hizo doblete: dos Lagg-5 en el mismo combate y uno más el 13. En agosto, otros dos Lagg, uno el día 10 y otro, el 12.

Su historial detallado (horas: minutos/n.º de vuelos) muestra 16:15/5, en febrero; 19:40/21, en marzo; 22:25/23, en abril; 23:33/27, en mayo; 18:05/15, en junio; 41:25/44, en julio y 33:10/36, en agosto.

Aldecoa permaneció casi siete meses en Rusia, hasta los últimos días de agosto de 1943. El comandante Cuadra Medina, inspector de la Escuadrilla, le propuso para la Medalla Militar individual, que le sería concedida, tras el correspondiente juicio contradictorio, el 5 de diciembre. Su ejecutoria antisoviética presentaba nada menos que 117 servicios de guerra, con más de 20 combates y 8 derribos acreditados.

Tras su repatriación (1 de septiembre de 1944) volvió a la Academia de Transformación de León para terminar sus estudios, formando parte de la 3.ª promoción.

En julio de 1946 fue promovido a teniente profesional (con antigüedad 1 de abril de 1941 y 749 horas y 28 minutos de vuelo). Se integró en el Escalafón del Ejército del Aire y fue destinado al Grupo Mixto n.º 4 (Gando, Las Palmas). Dos años después obtuvo, por concurso, una plaza de ayudante de profesor en la Escuela de León, de donde salió tras ascender a capitán en mayo de 1949.

Fue entonces destinado a la Academia General del Aire (San Javier), donde pudo dedicarse como profesor de vuelo, y ejemplar dedicación, a la práctica acrobática, en la que había destacado y que él consideraba de especial interés para la formación de los pilotos militares. También realizó, en Salamanca, el curso de Vuelos sin Visibilidad, y le fueron concedidas facilidades para volar 200 horas como copiloto en la Compañía Iberia, obteniendo así el Título de Transporte Público de Pasajeros.

Al año siguiente, 1952, fue destinado como piloto probador a la Maestranza Aérea de Cuatro Vientos, pero no pudo incorporarse hasta febrero, debido a las secuelas de un accidente (El Carmolí, 5 de junio de 1951, pérdida en despegue con una EE-3) que le tuvo alejado del vuelo durante algunos meses. Para entonces, su fama de acróbata arriesgado y su enorme afición aérea eran bien conocidas, solicitándose sus actuaciones en los festivales de la época. Junto con su paisano Aresti y el rumano Príncipe Cantacuzeno, resultaba imprescindible en cualquier exhibición aérea, participando en multitud de ellas como militar y como miembro distinguido del Aeroclub En mayo de 1954 se celebraba en Cuatro Vientos el II Festival Aeronáutico Internacional. El día 8, después de la actuación de Cantacuzeno en su Bucker- 131 especial, la Bucker ES 1-34 del capitán Aldecoa se estrelló en vuelo invertido, tras completar un doble looping a bajísima altura: “Poco antes de las 7 de la tarde —como dijo en su crónica de Arriba S. López de la Torre—, mientras los reactores cruzaban el cielo a velocidades casi supersónicas demostrando la importancia de la técnica en el progreso de la Aviación, Aldecoa regalaba su sangre en un sublime gesto deportivo de ofrenda a cambio de nada, para demostrar que el otro pilar de la aviación ha sido el bravo corazón de sus mejores hombres.” El malogrado Vicente Aldecoa había contraído matrimonio en 1946 con María Visitación Regueral de Paz. Totalizaba más de 3.000 horas de vuelo y fue ascendido póstumamente a comandante de la Escala del Aire, dejando un imborrable recuerdo de pundonor y valentía.

Fuentes y bibl.: Archivo Histórico del Aire (Villaviciosa de Odón), Exp. personal 14903.

F. Ezquerro, “II Festival Aéreo Internacional”, en Avión, n.º 100 (junio de 1954), págs. 248-260; J. Sánchez-Rocha y J. A. Miguel Casado (dirs.), Enciclopedia de Aviación y Astronáutica, vol. I, Barcelona, Garriga, 1972, págs. 365-366; VV. AA., Historia de la Aviación española, Madrid, Instituto de Historia y Cultura Aérea, 1988, pág. 293; E. Herrera Alonso, Cien aviadores de España, Madrid, Ministerio de Defensa, 2000, págs. 379-382.

José Ramón Marteles

http://dbe.rah.es/biografias/45476/vice ... oa-lecanda

_________________
ImagenImagenImagen
"La lucha no es lucha cuando se combate sin amor"
Amigo Cháves, tu tenías dos amores, el del compañerismo y el de la conquista


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España