Fecha actual Sab Jun 06, 2020 4:09 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 16 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 12:17 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Conocí de la existencia de este gran militar español a través del libro "Banderas lejanas: La exploración, conquista y defensa por España del territorio de los actuales Estados Unidos", de Fernando Martínez Laínez y Carlos Canales Torres.

Después he ido completando mis conocimientos sobre este personaje, y sobre el Cuerpo de Dragones de Cuera.

Por eso, este tema lo voy a dividir en dos partes:

- La primera, dedicada a la biografía y hazañas de este personaje. Permite establecer comparaciones con las hazañas de algunos de nuestros divisionarios (aunque no todas "limpias"; véase, si no, la aventura del "barbero de Belgrado", o la de aquél otro divisionario que se fue a Grecia).

- La segunda, dedicada a aquél Cuerpo de Dragones de Cuera, exclusivo del virreinato de la Nueva España (actual Méjico), y su gran eficacia en la defensa de una frontera tan larga. Por su doble condición de guardia de fronteras y de policía rural, bien podría considerarse como precedente de la Guardia Civil.

Las hazañas de ambos dejan chicas a toda la "epopeya" del cine del Western, en donde ensalzan a un general mediocre y prepotente (Custer). ¿Qué podríamos contar nosotros de estos Dragones, que en sus dos siglos de existencia sólo sufrieron una derrota, que se saldó con la muerte de unos 25 de ellos?.

Sólo queda por decir que Anza es recordado en Méjico y USA. Que cuenta con varios monumentos ecuestres (como corresponde e un dragón de cuera). Que el 16 de octubre es el "Anza Day", en Tubac, Arizona. Allí se recrea la historia y acciones de los dragones de cuera. Que el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos cuenta con la "Juan Bautista de Anza National Historical Trail Arizona and California", una ruta senderista que reconstruye el viaje de exploración de Anza.....

¿Y en España, qué?....

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Dom Ene 08, 2012 12:32 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 12:24 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Don Juan Bautista de Anza

Para relatar su biografía, voy a incluir íntegro el artículo dedicado a él en la Revista "Ejército", nº 845 Julio/Agosto 2011, del que es autor el Teniente Coronel de Ingenieros don José Enrique López Jiménez.

Y le copio íntegro, porque en manos de nuestras "instituciones", todo este patrimonio correrá siempre el riesgo de desaparecer por razones como las ya conocidas de la "Memoria histórica" (ya sabemos que hay que reinventar la historia, para borrar nuestras raíces auténticas).

Como se verá en la narración, no falta el final cainita, característico de los españoles, en el que se intentó -y logró- manchar la fama de Anza con insidias. Y puede que esta sea una de las razones de que sus hazañas se hayan olvidado (en España, que no en los Estados USA del "Middle West" y del "West").

Es decir, lo mismo que ocurrió con el almirante don Blas de Lezo y con tantos otros muchísimos españoles olvidados por la envidia y el resentimiento de sus paisanos.

Cuerno Verde, la victoria española sobre los comanches

por José Enrique López Jiménez. Teniente Coronel. Ingenieros.

REVISTA EJÉRCITO • N. 845 JULIO/AGOSTO • 2011 pág 105 y sigtes.


«Realmente, los norteamericanos tenemos que conocer nuestros propios antecedentes... Hasta ahora, influidos por los escritores y los maestros de Nueva Inglaterra, nos hemos entregado tácitamente a la idea de que nuestros Estados Unidos solo fueron modelados desde las Islas Británicas... lo que constituye un gravísimo error». Walt Whitman, 1883.

Prácticamente desconocido en España, Juan Bautista Anza fue uno de los mayores expedicionarios de la América española y de la historia de los Estados Unidos. Entre otros logros, abrió el paso al norte californiano, recorriendo cerca de 3.000 kilómetros, y terminó con los ataques de los comanches a las posiciones españolas.

La historia de los Estados Unidos va inextricablemente unida a la presencia española durante casi trescientos años. A lo largo de tres siglos, numerosas expediciones jalonaron gran parte del territorio norteamericano fundando ciudades, presidios (1) y misiones, algunas con final trágico como fue la expedición de Pedro Villasur a territorio Pawnee en lo que hoy es el actual estado de Nebraska, prácticamente el centro geográfico de los Estados Unidos.

Villasur y casi todos sus hombres fueron masacrados y solo quedaron unos pocos soldados para contarlo. Pero otras terminaron con clamoroso éxito, como las realizadas por Juan Bautista de Anza, que recorrió gran parte de la costa californiana afianzando el dominio español en el continente americano.


NOTA DEL AUTOR:
(1) Además de la acepción de establecimiento penitenciario, esta palabra se emplea también, como en este caso, para denominar a la ciudad o fortaleza guarnecida por tropas. Curiosamente en inglés se escribe igual el nombre de las fortalezas españolas construidas en el sudoeste de los EEUU.
YO AÑADO: Presidio viene del latín “Praesidium”. Por eso se utiliza también en inglés.

(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Sab Ene 07, 2012 12:36 pm, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 12:28 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Hijo y nieto de militares españoles, Juan Bautista de Anza nació 1736 en el presidio de Frontera, en la actualidad en el estado mejicano de Sonora, una de las fortificaciones construidas por las autoridades coloniales españolas para defender los límites del Virreinato de Nueva España. Era el hijo menor del capitán de su mismo nombre Juan Bautista de Anza (muerto en combate contra los indios apaches cuando Anza hijo tenía cuatro años), y de María Rosa Bezerra Nieto.

Nuestro protagonista entró en la milicia en 1751 a la edad de 15 años en San Ignacio, estado de Sonora, Méjico, y gracias al patrocinio de su futuro cuñado, el capitán Gabriel de Vildósola, sentó plaza como cadete de la caballería presidial en 1754. Ascendido a teniente de caballería en 1756, tres años más tarde, en 1759, era el comandante en jefe del presidio de Tubac (estado norteamericano de Arizona) con el grado de capitán de dragones.

Entre 1766 y 1773 se ganó el reconocimiento de sus superiores combatiendo contra los indios apaches, siendo herido varias veces.
En 1774 protagonizó la primera de sus famosas expediciones al abrir la ruta entre Sonora y Alta California. Con un total de 34 hombres 21 dragones de cuera (2), dos religiosos y varios sirvientes y tras ser autorizado por el nuevo virrey Bucareli, Anza partió de Tubac el 8 de enero de 1774.

Después de atravesar el desierto y el río Colorado, llegó a la misión de San Gabriel el 2 de marzo de 1774 y así abrió la ruta deseada. Su regreso a Tubac el 26 de mayo de 1774 después de recorrer más de 3.000 kilómetros fue motivo de satisfacción para el virrey Bucareli que le recompensó con el grado de teniente coronel y con gratificaciones y ascensos a los dragones de cuera que lo habían acompañado.

El éxito de Anza no pasó inadvertido a la corona española que encargó al flamante teniente coronel una nueva expedición para llevar colonos hacia el norte californiano. La segunda expedición partió el 23 de octubre de 1775 con 240 personas, de las cuales 30 eran soldados con sus familias para poblar la nueva guarnición que había de crearse en aquellas lejanas tierras.

“La tropa que permanecería en California estaba formada por el alférez José Joaquín Moraga, el sargento Juan Pablo Grijalva y 28 soldados, ocho veteranos de la guarnición del presidio y 20 reclutas. Las mujeres de los soldados sumaban 29 y el resto lo componían niños, arrieros, vaqueros y cuatro familias de colonos” (3).

Tras 73 días de marcha, la expedición llegó a San Gabriel el 4 de enero de 1776. A su llegada el grupo lo formaban 242 personas.

“Al menos ocho mujeres embarazadas habían emprendido el camino a San Francisco. Una mujer, madre de siete hijos, había muerto de parto, pero habían sobrevivido tres niños nacidos en el camino.
Desde San Gabriel, Anza viajó rumbo al Norte hasta San Francisco, donde el virrey lo había instruido de escoger el sitio para un presidio. Cumplida su misión, regresó a Tubac y a la ciudad de México” (4).

Pero el relato que nos ocupa quiere centrarse en la expedición que organizó contra los indios comanches en 1779. Los comanches son un pueblo amerindio del grupo shoshón cuyo idioma forma parte de la familia lingüística yuto-azteca.

Tras abandonar sus territorios originales al oeste de las Montañas Rocosas, se dirigieron al sur de las Grandes Llanuras, expulsaron a los apaches y comenzaron sus robos y ataques a los colonos españoles, ataques que se hicieron más frecuentes y peligrosos tras recibir armas de comerciantes franceses que intercambiaban por pieles. Eran excelentes jinetes y feroces guerreros a los que era muy difícil combatir por su excelente conocimiento del terreno.

En 1779 estaban dirigidos por el jefe Tabivo Naritgant (Hombre Peligroso) conocido por los españoles como Cuerno Verde debido a un tocado que lucía en su cabeza con dos cuernos de búfalo pintados de verde. Sabido era el odio que sentía este jefe comanche hacia los españoles, ya que su padre había muerto en un enfrentamiento con tropas españolas años atrás.

Al regresar de su segunda expedición, Anza fue nombrado por el rey Carlos III gobernador de Nuevo México el 24 de agosto de 1777 y entre sus obligaciones estaban las de mantener la paz con los indios y acabar con los robos y asesinatos de colonos españoles.

Para cumplir con sus nuevas misiones, Anza organizó una expedición contra los comanches compuesta de 150 dragones cuera, unos 600 hombres más entre milicias e indios aliados a los que posteriormente se les unieron unos 200 utes y apaches que sumaban un total de 950 individuos.


NOTAS DEL AUTOR:

(2) Los dragones de cuera eran los soldados de caballería españoles encargados de vigilar la frontera norte de los territorios de España en América. Creados a finales del siglo XVI para proteger los presidios o fortificaciones, también se les denominaba tropas presidiales. Se caracterizaban por vestir sombrero de ala ancha y un abrigo de piel (la cuera) sin mangas, confeccionado con varias capas de cuero para protegerlos de las flechas de los indios.

YO AÑADO. Dragones se llamaba a los soldados de caballería que iban armados con armas de fuego (pistolas y, a veces, escopetas). Más adelante, en este tema, añadiremos detalles de su historia.

(3) Del libro de Martínez Láinez, Fernando y Canales Torres Carlos. "Banderas Lejanas". Editorial EDAF. 2009. Pág. 317

(4) Del libro de Weber, David J. "La Frontera Española en América del Norte". Editorial Fondo de Cultura Económica. México. 1992. Pág. 359

(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Sab Ene 07, 2012 12:50 pm, editado 3 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 12:29 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Lo sucedido en la expedición fue recogido por el propio Anza en su diario que nos servirá de base para lo narrado a continuación.

Anza partió el 15 de agosto de 1779 hacia el Norte, por un camino diferente al que habían seguido expediciones anteriores para evitar ser descubierto por los indios como había ocurrido en otras ocasiones. Al día siguiente, tras recorrer seis leguas, se detuvo en San Juan de los Caballeros para pasar revista a sus tropas y decidió dividir sus fuerzas en tres «divisiones» y una reserva.

Ese mismo día envió por delante a dos espías para que le informaran de lo que observaran y con la orden de reunirse nuevamente con él el día 20. Estando acampado en las inmediaciones del río de los Conejos, el día indicado regresaron los espías con poca información del enemigo y se le unieron los 200 indios utes y apaches, indicándole que su único objetivo era atacar a los comanches.

El 22 de agosto, Anza decidió continuar viaje de noche para evitar que exploradores comanches descubrieran la polvareda que levantaban sus monturas.

Tras seis leguas de marcha llegaron al río San Lorenzo (Río Grande) a las dos de la mañana.

El 24 de agosto, y después de cabalgar toda la noche, Anza acampó en
una ciénaga a la que bautizó con el nombre de San Luis; hoy día ese valle recibe el mismo nombre.

El 25 por la noche reanudaron el viaje, habiendo enviado una nueva avanzadilla de espías. Después de caminar varias leguas llegaron a un arroyo al que denominó de San Ginés.

El 27 de agosto reanudó la expedición a las 7 de la mañana por un cañón muy estrecho de paredes escarpadas y tras varias horas de viaje llegó a un caudaloso río al que llamó San Agustín, el actual río Arkansas. Al día siguiente lo atravesó y continuó varias leguas antes de acampar.

El domingo 29 de agosto, regresaron los espías que esta vez tampoco trajeron informes importantes de los comanches. Aprovechó la jornada para aprovisionarse de carne y se cazaron 50 búfalos para alimentar a los expedicionarios. Otros espías sustitutos de los anteriores partieron para conseguir noticias de los indios.

El 31 de agosto regresó uno de esos espías que notificó al gobernador que había descubierto un poblado comanche unas leguas más adelante. Según su propio relato, Anza dejó a 200 de sus hombres con las caballerizas y bagajes que llevaban y avanzó hacia el campamento indio de donde muchos ya habían huido. Anza no pudo determinar cuántos indios le hicieron frente debido a la enorme polvareda que se produjo, pero en su diario anotó que contaron 120 tiendas y cada una suponía entre seis y ocho combatientes.

Señala que el número de muertos fue 18 y que cogió prisioneros a algunas mujeres y niños comanches, las primeras le informaron de que Cuerno Verde y unos cuantos guerreros se habían marchado días antes del campamento y se dirigían hacia el Sur en razia contra los asentamientos españoles.

Persiguiendo a Cuerno Verde, Anza se encaminó también hacia el Sur y volvió a cruzar el río Arkansas el 2 de septiembre. Ese mismo día una de sus avanzadillas le informó de que Cuerno Verde se aproximaba hacia donde estaban los españoles y que no habían descubierto su presencia. Para aprovechar esta ventaja, el Gobernador hizo esconder el tren de carga y mandó a la tropa que se ocultara para preparar una emboscada. Cuando los indios se acercaban, Anza ordenó cargar a sus hombres que consiguieron acabar con la vida de ocho comanches e hicieron huir al resto por una gran zanja que se abría en el terreno.

El 3 de septiembre de 1779 se produjo el combate principal, que ha pasado a la historia norteamericana como la batalla de Cuerno Verde, ya que el valle y las montañas que rodean el lugar reciben el nombre de montañas y valle de Cuerno Verde respectivamente, en recuerdo del famoso jefe comanche. Tras el combate del día anterior, unos centenares de indios encabezados por su jefe se dispusieron a atacar a los españoles y sus aliados. Anza dividió sus fuerzas en tres columnas para formar una bolsa donde encerrar a los comanches. Cuando comenzaron los disparos la mayoría de los indios que se vieron acorralados huyeron, pero Cuerno Verde junto a 50 de sus guerreros, entre ellos sus principales lugartenientes, decidió atacar a los indios auxiliares de los españoles que se encontraban en el centro del despliegue y a los que Anza había ordenado hacer una maniobra de falsa retirada para atraer a los comanches.

Aunque parecía claro que aquello era una encerrona, incomprensiblemente Cuerno Verde cayó en la trampa, quizás movido por su odio visceral hacia los españoles o quizás por una actitud mesiánica que le hacía creerse inmune a las balas de los dragones de cuera. Al verse rodeados, los comanches se metieron en la zanja que habían utilizado el día anterior para escapar. Desmontaron de sus cabalgaduras y utilizaron los cuerpos de los caballos para protegerse. Cuerno Verde murió en los combates junto a su hijo mayor, cuatro de sus lugartenientes, su hechicero y diez de sus guerreros, el resto consiguió escapar en medio de la confusión.


(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 12:29 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
El 5 de septiembre Anza reanudó la marcha de regreso al presidio de Taos. Durante el camino encontraron caballos muertos y algunas sepulturas de comanches que habían fallecido por las heridas recibidas tras atacar el citado presidio una partida de unos 250 indios. Ese mismo día, los indios ute abandonaron la expedición «llenos de riqueza y satisfacción», según palabras del propio Anza, para regresar a sus poblados.

El 7 de septiembre los expedicionarios llegaron a Taos donde se les informó del ataque, del que ya tenían noticias por las tumbas descubiertas dos días antes.

El 10 de septiembre Anza arribó a Santa Fe y concluyó la expedición y su diario.

La fama y el éxito que alcanzaron Anza y sus hombres junto con las presiones que siguieron sufriendo los comanches por parte de los dragones de cuera en los años posteriores, obligó a aquellos a la firma de un tratado de paz con los españoles, tratado que se hizo efectivo a través de su nuevo jefe Ecueracapa, quien firmó la paz en febrero de 1786. Fue el tratado de mayor duración de todos los firmados por la nación comanche, y continuaba en vigor cuando los Estados Unidos empezaron a ocupar sus tierras.

En 1781 los indios yuma se levantaron en armas y Anza fue acusado falsamente de no haber informado correctamente de la situación a sus superiores, a pesar de que sí lo había hecho y de que el gobierno había ignorado estas advertencias.

En los años siguientes, la situación se volvió incómoda para Anza, por lo que solicitó su relevo como gobernador de Nuevo México en noviembre de 1786. No obstante, permanecería en Santa Fe hasta la llegada del nuevo gobernador Fernando de la Concha en agosto de 1787.

Juan Bautista de Anza murió el 19 de diciembre de 1788 en Arizpe, México. Con él moría uno de los mayores expedicionarios de la América Española y de la historia de los Estados Unidos.

El tocado de Cuerno Verde fue retirado de su cadáver y enviado posteriormente al virrey de Nueva España. Este lo envió a su vez al rey Carlos III quien más tarde lo regalaría al Papa. Aún forma parte de los fondos del Museo Vaticano.

En la actualidad diversas estatuas ecuestres recuerdan a Anza en Méjico y en los Estados Unidos.

Cada año el 16 de octubre, en Tubac (Arizona), se celebra el Día de Anza (Anza Day) para recordar su gesta y diversos grupos de recreación histórica vuelven a vestir los uniformes de los míticos dragones de cuera.

Desgraciadamente en España, casi nadie ha oído hablar de Juan Bautista Anza y de sus famosas expediciones.

Este artículo rinde homenaje a su memoria y a la de todos los soldados españoles que le acompañaron.


BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES
- Martínez Láinez, Fernando y Canales Torres Carlos. Op. cit.
- Juan Bautista Anza. «Diary of the expedition against the Comanche Nation». Citado en Thomas, Alfred Barnaby. Forgotten Frontiers: A Study of the Spanish Indian Policy of Don Juan Bautista de Anza, 1777-1787. University of Oklahoma Press. 1932. Pp. 122-139.
- Cook, Warren L. Flood Tide of Empire: Spain an the Pacific Northwest, 1543-1819. New Haven and London: Yale University Press. 1973.
- Weber, David J. Op. citn

(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 1:04 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Figuras:

[center]Imagen
Cuerno Verde, en la recreación anual de la batalla, en el día "Anza's Day"[/center]

[center]Imagen
Mapa de la expedición de Anza
Nótese que Anza llegó al centro de los actuales USA, a mitad de camino con las fronteras actuales de Méjico y Canadá[/center]
[center]
Imagen
Escena de un presidio fronterizo: el de S. Ignacio de Túbac, en el s. XVIII[/center]
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 1:47 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Los Dragones de Cuera

Los ejércitos españoles, en los siglos XVI y XVII, tenían estructuras diferentes, en función de los diferentes territorios que formaban la Monarquía Hispánica. Así, existían tres estructuras:

- Para la actual España: Guardas (montadas) y milicias (generalmente, a pie). En las "guardas" había que distinguir entre "hombres de armas" (caballería pesada, en la que cada "hombre de armas" estaba formado por un caballero, tres o cuatro auxiliares a pie, y dos caballos normalmente), "lanzas" (caballería ligera; cada plaza, un hombre a caballo, a veces con un segundo, a la jineta), y "acostamientos" (poco eficaces). Se completaba con guarniciones en presidios fronterizos o en las costas, dotadas de Artillería, casi siempre en mal estado.
Dada la casi general ausencia de combates, este ejército (excepto en Canarias, en que hubo siempre tensión con los piratas) estaba poco adiestrado, y muy mal acostumbrado a no hacer nada.

- Para el resto de Europa, el "ejército exterior". En él, las unidades más famosas, que llevaban el peso de los combates, eran los Tercios de Infantería (formados unos por españoles, y otros por italianos). Pero había también otras unidades de Infantería: los Regimientos (valones, alemanes "bajos" y algunos flamencos y británicos). A ellos hay que añadir los "Trozos" de Caballería (tanto pesada, como ligera, y como los dragones, armados con armas de fuego) y la Artillería (pequeña, pero muy eficaz).

- Para Ultramar, el ejército se componía, básicamente, de Milicias provinciales, que se movilizaban cuando había ataques (normalmente, de piratas británicos, holandeses o franceses). Se completaba con las Guardas virreinales (unos 100 soldados en cada uno de los dos virreinatos primeros).
Pero hubo, en dos territorios completamente opuestos, dos Cuerpos específicos para hacer frente a las necesidades:
- En Chile, un Ejército Real (recibió este nombre en 1603), para la guerra inacabable con los indios mapuches, en la Araucania.
- Y en la frontera Norte de la Nueva España, los Dragones de Cuera, para mantener el orden y las fronteras con las naciones indias de los actuales estados de Nuevo Méjico, Arkansas, Colorado y Nevada, y con los emigrantes ingleses y franceses.

De estos Dragones de Cuera vamos a hablar.

Max L. Moorhead, conocido como la máxima autoridad mundial en la historia bélica del norte de Nueva España, define así a estos Dragones:

"Equipped with such firepower and cold steel, the soldado de cuera was a formidable warrior, and it is small wonder that his Indian adversary preferred stealth, cunning, and agility to standing firm or charging headlong against him".

Traducción: Equipados con armas de fuego y armas blancas, el soldado de cuera era un guerrero formidable, y no es de extrañar que su adversario indio prefiriera el sigilo, la astucia y la agilidad, a enfrentársele a pie firme o cargar de frente contra él".

Podríamos concluir que los propios apaches, los guerreros más famosos e indomables, aquellos contra los que se tuvo que emplear a fondo la Caballería USA durante más de 20 años, y que tenían fama de no temer a nada, sólo temían a los dragones de cuera, con los que evitaban enfrentamientos cara a cara. Podríamos asegurar que, a lo largo de los siglos de existencia de la nación apache, éstos sólo temieron a los dragones de cuera. A ellos y a nadie más.

Los dragones de cuera llevaban un equipo muy pesado, que sobrepasaba, frecuentemente, los 70 kilogramos de peso. Se asignaban seis caballos a cada hombre, porque en su cabalgar incansable, recorriendo la frontera, los caballos morían reventados. Las estadísticas hablan de que había de reponer tres caballos por año a cada dragón; o dicho de otra forma: que cada dragón mataba, por agotamiento, un caballo cada cuatro meses.

Debido al alto coste de este Cuerpo, los gobernadores de las provincias Norte de la Nueva España optaron por reducir sus plazas, y combinarlos con otra tropa más ligera, también a caballo. Tropa menos eficiente en la lucha, pero menos costosa.

(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Vie Feb 03, 2012 6:17 am, editado 3 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 2:35 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Quiénes eran los Dragones de Cuera

Para empezar, digamos que estamos hablando de las unidades de la Caballería española más desconocidas en la actualidad, pero enormemente eficaces.

Se constituyeron como tales a finales del siglo XVI, y desde entonces se les encomendó la custodia de la frontera norte de los territorios de la Nueva España (que entonces incluían Texas, Arizona, Nuevo Méjico y gran parte de California, además de porciones pequeñas de Colorado, Utah y Nevada). Su misión era doble, como soldados y como policía, y residían en fortalezas (o presidios), al estilo de las que levantó España en el Norte de África, en la costa atlántica de Marruecos, y en territorios de la Borgoña y el Franco Condado (en Europa).

Eran, por tanto, pequeñas guarniciones, muy esforzadas y móviles (recorrían varios cientos de kilómetros al mes, en continua cabalgada). Su número alcanzó los 1.500 soldados al final del s.xVIII (exactamente, en 1780 eran 1.495 dragones de cuera), pero durante más de un siglo desde su creación, fue inferior a 600 (exactamente, 592 en 1705)... ¡para vigilar 3.000 km de frontera!.

Al Norte de estos 3.000 km vivían naciones indias nómadas, como los mescaleros, chiricauas, navajos, comanches y, sobre todo, los más belicosos: los apaches. Estos pueblos eran muy bravos. Tenían guerreros excelentes, despiadados, y sus costumbres guerreras eran la de matar o esclavizar (según sus conveniencias) a todos sus enemigos, sin distinguir sexo ni edad: daban el mismo trato a los recién nacidos y a los viejos que a los que estaban en edad de trabajar (1).

Junto a ellos, vivían otras naciones indias sedentarias y más pacíficas (aunque no del todo, ni permanentemente), como los "etos" (u "otos") y los "pueblos", que se repartían entre territorios españoles y territorios externos a nuestras fronteras.

Naturalmente, tanto la Monarquía Hispánica como estos indios sedentarios tenían los mismos enemigos: los indios nómadas que asolaban sus campos y sus pueblos. Las tácticas de combate de estos últimos se basaban en razzias, apoyadas en su gran movilidad, en golpes de mano y emboscadas, y una gran habilidad para espiar y obtener información del enemigo, mediante sus exploradores.

El Virreinato de la Nueva España vio pronto la necesidad de crear una organización militar específica para hacer frente a estas incursiones. Para ello, creó una red de presidios, estratégicamente emplazados, y un Cuerpo militar específico para este tipo de combate: los Dragones de Cuera, que será la tropa presidial.

Conviene resaltar que estos presidios vigilaban un terreno baldío, con frecuencia, desierto, y en unas condiciones climatológicas extremas. Y a ellos iban destinados los dragones, mal dotados, escasos de personal, acompañados de sus familias; también hubo colonos.

Los Dragones estaban organizados en compañías, mandadas por un capitán, con patente concedida por el Rey (o por el Virrey, en tiempos posteriores). La dotación de cada compañía varió desde los 14 dragones, que era el número medio de una compañía a finales del s.XVI (no olvidemos que eran de Caballería), hasta unos 50, a finales del siglo XVII. Normalmente, cada compañía completa residía en un mismo presidio, pero hubo excepciones en que las compañías se desdoblaron -temporal o permanentemente- para guarnecer más de un presidio.

En 1771 se creó un Reglamento específico para ellos. En él se fijaba la composición de cada compañía presidial, en un capitán, un teniente, un alférez, un capellán, un sargento, dos cabos, 40 soldados y 10 indios exploradores. Pero ya hemos dicho que, en esta época (a partir de 1778), se complementaban las compañías presidiales con otro tipo de soldados, que no eran dragones. Esta nueva tropa, llamada ligera, tendría un porcentaje variable -y cada vez mayor- en las compañías presidiales. Como armamento, esta nueva tropa usaba sable, pistola y carabina; y no llevaba cuera.

En cuanto al reclutamiento, existen versiones aparentemente contradictorias. Unas fuentes dicen que se hacía entre la población local, que compartían clima y terreno con los indios, y estaban acostumbrados a realizar largas cabalgadas de cientos de leguas, soportando tanto un sol de justicia, como bajísimas temperaturas. Por el contrario, otras fuentes dicen que estas plazas estaban reservadas a "españoles", diferenciándolos de los criollos (nativos descendientes de españoles). Mi opinión, tratando de conciliar ambas posturas, es considerar "españoles" tanto a los españoles, como a sus descendientes, aunque hubieran nacido allí. De otra forma, no se podrían entender cómo iban a combatir a los indios quienes no estaban acostumbrados a las mismas condiciones extremas.

Ya hemos visto cómo eran las características de aquellas luchas por parte de los indios nómadas. Pero los dragones de cuera no se quedaban atrás, y era normal no conceder cuartel a los indios mayores de siete años. Otra costumbre de los dragones era cortar la cabeza o las orejas a los indios muertos en combate, para contabilizar las bajas causadas al enemigo (2).

En cuanto a sus campañas victoriosas, citaremos que en 1775, una unidad formada por unos quinientos soldados (dragones y tropas auxiliares) persiguió durante más de 1.000 km a 243 apaches, hasta alcanzarlos y darlos muerte. El historiador Albi de Cuesta cuenta cómo, a mediados del s.XVIII, los comanches se retiraron abandonando una manada de caballos que habían robado, tras perder 40 hombres en un largo y duro combate cuerpo a cuerpo con una compañía de menos de 50 dragones. O cómo, el 26 de abril de 1776, un alférez con sus 42 dragones puso en fuga a 300 apaches después de cinco largas horas de combate.

Era habitual en los dragones buscar la lucha cuerpo a cuerpo con los indios, aprovechando su superioridad en armamento. Y esta lucha se producía tanto a caballo como a pie.

NOTA:

(1) Así lo recogen Julio Albi y Leopoldo Stampa en su"Campañas de la Caballería española en el siglo XIX"

(2) Ver op.cit.

(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Vie Feb 03, 2012 6:23 am, editado 3 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 2:53 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Su equipo y dotación, y el origen de su nombre

Se les llama Dragones por su condición de Caballería con armas de fuego.

El calificativo "de Cuera" se les dio porque iban protegidos por una especie de coraza, llamada "cuera", formada por varias capas de cuero de piel de ante o gamuza (hasta 7), a veces rellenas también de algodón. Esta especie de chaleco (no tenía mangas), precursora de los actuales chalecos antibalas, les hacía inmunes a las flechas y lanzas de los indios.

A pesar de su excesivo peso, que reducía la movilidad en el combate, suponía una mejora sobre las corazas metálicas que habían empleado durante el s.XVI, y que, además de pesadas, eran poco prácticas para aquél clima.

Por la misma razón, se sustituyó el morrión o casco de acero por un sombrero muy duro de cuero. Protegía casi tanto como el casco de las flechas indias, y era más eficaz en el calor y en el frío intenso. El uniforme se completaba con unos pantalones también de cuero, para protegerse las piernas.

Como arma defensiva, utilizaban adargas o rodelas de cuero con la insignia real.

Su armamento ofensivo estaba formada por armas de fuego (pistolas y escopetas) y por armas blancas, como lanzas y espadas. Pero también, en muchas ocasiones, prefirieron utilizar los arcos capturados al enemigo, en lugar de las armas de fuego y las lanzas. La razón estaba en su eficacia: el arco era más ligero y rápido que las armas de fuego, y también más silencioso.

Según el Reglamento de 1772, y conforme ya hemos dicho, cada soldado de cuera debía disponer, además, de seis caballos, un potro y una mula.

En ciertas zonas, dada la naturaleza del terreno, poblado de matas ásperas y espinosas que producían heridas a los caballos y a las piernas de los dragones (por ejemplo, en el monte californiano), los soldados complementaban su indumentaria con unos faldones de cuero que les protegían las piernas y la delantera de los caballos, al estilo de los faldones que aparecen en los torneos medievales.

Así, por ejemplo, se cuenta de la guarnición del presidio de Loreto Conchó (California) que:

“…los soldados loretanos usaban unas tiras de cuero que las cruzaban sobre el caballo para protegerse las piernas y proteger también al mismo caballo. A esas tiras les llamaban ‘armas’ o defensas…”

Aún hoy día se llama "armas" a uno de los elementos principales de la silla vaquera californiana.

(cont)

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Vie Mar 16, 2012 11:56 am, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 3:17 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Diversas imágenes de los Dragones de Cuera:
[center]
Imagen

Imagen

Obsérvese, en la imagen anterior, el parecido de estos dragones con los actuales picadores en las corridas de toros

Imagen
Oficial de dragones de cuera en campaña, del Real Presidio de San Francisco (1792). Lámina de Juan Carlos Carrasco Torrecilla y Juan Ignacio Cuesta Millán (El Real Ejército de California. Carlos López Urrutia. Grupo Medusa Ediciones)

Imagen
A la izquierda, miembro de la compañía volante del Real Presidio de San Diego (1801). a la derecha, dragón de cuera en uniforme de campaña, del Real Presidio de Santa Bárbara (1792). Lámina de Juan Carlos Carrasco Torrecilla y Juan Ignacio Cuesta Millán (El Real Ejército de California. Carlos López Urrutia. Grupo Medusa Ediciones)
[/center]

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Vie Feb 03, 2012 6:27 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 3:59 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Expedición de don Pedro de Villasur (1720)

Hemos hablado de las victorias principales de los dragones de cuera, y también de que sufrieron sólo una derrota en sus dos siglos de existencia.

Pues bien, vamos a describir esta derrota.

La sufrió una compañía de dragones de cuera, mandada por don Pedro de Villasur, a manos de los indios pawnee y oto. Fue la mayor derrota europea en Nebraska a manos de los indios norteamericanos, en el s.XVIII.

Tras la ruptura de la Primera Alianza de familia entre Francia y España, que dio lugar a la Guerra de la Cuádruple Alianza, el gobernador de la provincia de Nuevo Méjico, D. Antonio Valverde y Cosio, ordenó a D. Pedro de Villasur que, al frente de su compañía, se dirgiera al Norte de la frontera de Nuevo Méjico para detectar la casi segura presencia de franceses en la zona.

La fuerza de Villasur constaba de 45 dragones de cuera y 60 indios pueblo auxiliares. Durante el viaje se les unieron algunos apaches. Entre los integrantes de la expedición, estaban:

• José Naranjo, explorador, intérprete y guía. Era hijo de padre negro africano y de madre india hopi. Ya en 1714 se le reconocían tres viajes de exploración al área del rio Platte (en la actual Nebraska). El virrey Valero le otorgó patente de "capitán de guerra" (1). Estaba al mando de los indios auxiliares de la columna española.

• Comerciante Jean L´Archevêque. Francés, era uno de los asesinos -32 años antes- del francés La Salle en el fuerte construido a la desembocadura del Missisipi en 1686. Capturado por los españoles en la expedición de Alonso de León de 1689, L´Archevêque fue interrogado en la ciudad de Méjico y enviado y encarcelado en España en 1692. Aquí renegó de su Rey, y regresó a América como súbdito y soldado español, incorporándose a la expedición de Diego de Vargas de reconquista de Nuevo Méjico en 1693. Se afincó en Santa Fé, donde se casó y trabajó como comerciante y soldado. Antes de la expedición de Villasur, había participado en otras muchasen calidad de intérprete.

• Fray Juan Mínguez.

• Francisco Sistaca. Indio pawnee libre, que había sido anteriormente esclavo de los españoles.

Partieron de Santa Fé la mañana del 16 de junio de 1720. Tras una larga marcha de unos 800 kilómetros por el actual "middle West" de USA, realizada en unas pocas semanas, alcanzaron el territorio pawnee a principios de agosto, y acamparon en el rio Platte cerca de Grand Island. Tras cruzar los ríos Platte y Lobo, Villasur contactó con los indios pawnee y oto, empezando las negociaciones mediante el intérprete Francisco Sistaca, pero éste desapareció en las cercanías de la actual Schuyler, en Nebraska (no se sabe si le mataron, o traicionó a los españoles), cerca de las actuales Bellwood y Linwood.

Al no poder dialogar con ellos, y viendo su gran número y actitud beligerante, Villasur ordenó el regreso al río Lobo, que proporcionaba más seguridad. Cruzaron el río y acamparon en un prado cercano a la actual Columbus (Nebraska).

Al amanecer del 14 de agosto de 1720 los indios atacaron a los españoles. Con ellos, iban soldados franceses y, quizás, también el ya citado Francisco Sistaca. Los atacantes se aproximaron al campamento al amparo de la alta hierba que crecía a su alrededor, a una hora en la que los españoles estaban aún dormidos y cansados.

Villasur murió en los primeros momentos del ataque. Los soldados españoles se encontraban divididos en varios grupos separados entre sí. Los que estaban junto a Villasur, formaron un círculo en torno a su cadáver. Un grupo cercano, encargado de los caballos, pudo ensillar algunos de ellos; tres dragones montados cargaron contra los indios, dirigiéndose a los del círculo; sólo uno consiguió llegar vivo. En otro grupo, siete españoles sobrevivieron a una carga a caballo de los pawnees; uno de ellos había recibido nueve heridas de bala, y había perdido su cuero cabelludo, que le arrancó un indio.

El ataque fue tan rápido, que no dio tiempo a reaccionar. La batalla duró tan solo unos pocos minutos. El resultado fue de 35 españoles muertos; entre ellos, además de Villasur, estaban el padre Mínguez (durante años corrió el rumor de que cayó prisionero de los indios oto y después se escapó), el guía Naranjo, Jean L´Archevêque, un teniente, un cabo y el intendente.

Los indios auxiliares de los españoles habían acampado separados de los españoles (era una medida de precaución de la época; nadie se fiaba de nadie) y sufrieron un ataque de menor intensidad. Pero a pesar de esto, murieron 11 indios pueblo.

Los indios pawnee y oto se apropiaron de las armas y ropas de los españoles, así como de una parte del diario de Villasur.

El combate fue una auténtica masacre. Pudieron escapar 7 dragones de cuera, 45 indios pueblo y todos los apaches. Tras más de tres semanas de viaje, y siempre con el miedo de sufrir nuevos ataques, llegaron a Santa Fe el 6 de septiembre.
[center]
Imagen
Expedición de don Pedro de Villasur[/center]

Achacaron su derrota a los franceses, pero no se sabe si fue verdad, o una justificación (puesto que nunca habían sufrido una derrota de los indios nómadas).

NOTAS MÍAS:

(1) Luego se habla del racismo y represión en el Imperio Español. Pues bien, a principios del s.XVIII, a un mestizo de negro e india, la Monarquía Hispánica le daba patente de Capitán. ¿Cuándo se ha visto algo similar en la época en esas otras potencias europeas que se autodenominan "civilizadas"?.
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Vie Feb 03, 2012 6:33 am, editado 4 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 07, 2012 4:04 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
FUENTES:

- Revista EJÉRCITO, nº 845. Julio/Agosto 2011. Pág 105 y sigtes.

- Martínez Láinez, Fernando y Canales Torres Carlos. Banderas Lejanas. Editorial EDAF. 2009. Pág. 317

- Weber, David J. La Frontera Española en América del Norte. Editorial Fondo de Cultura Económica. México. 1992. Pág. 359

- http://www.facebook.com/note.php?note_i ... 6825424399

- http://personal5.iddeo.es/cmolero/presidiales.htm

- http://www.californax.com/calx1/DCM007_ ... ornio.html

- http://www.google.com/images?q="dragones+de+cuera"&oe=utf-8&um=1&ie=UTF-8&source=univ&sa=X&ei=9IWFTb6QHZS5hAfEsKWxBA&ved=0CE4QsAQ&biw=1280&bih=670

- http://www.sbthp.org/soldados//StBarbara/

- http://gelaguna.blogspot.com/2010/02/nu ... es-de.html

- http://www.fuerzasmilitares.com/editorial_hist.html

- http://www.militar.org.ua/foro/uniforme ... 06-30.html

-http://www.ingenierosdelrey.com/guerras/1717_cuadruple/1720_villasur.htm

- David J. Weber. La frontera española en América del Norte. Fondo de Cultura Económica. México, 2000. Páginas 245-249
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 16, 2012 10:45 am 
Desconectado
Unteroffizier
Unteroffizier

Registrado: Vie Abr 01, 2011 5:47 pm
Mensajes: 106
Pues probablemnte los soldados de cuera fuese una de las unidades españolas mejor equipadas, con mayor grado de especialización acorde a su cometido y más eficaces de la historia de España, también como no puede ser de otro modo en nuestro país, más olvidadas y desconocidas.

Os pongo una foto de mi colección de una de las espadas "ancha" típica de éstos soldados o dragones de cuera. Le falta la "almeja" de la empuñadura. S. XVIII.
Saludos.
Imagen

Uploaded with ImageShack.us


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 16, 2012 5:46 pm 
Desconectado
Oberst
Oberst
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ene 15, 2012 10:19 pm
Mensajes: 1957
Ubicación: Guadalajara - España
Magnifica exposición Amenofis, yo ya tenía notícias de estos soldados de cuera de la Real Caballería de Ultramar que en el Virreinato llamaban de las Provincias Internas del Norte de Nueva España. Eran las Compañías Presidiales de las Provincias Internas. Me ha encantado leer la Acción contra Cuerno Verde. La verdad es que no la conocía y pienso que debía de ser una cosa seria esta allí para sufrir a Apaches y Comanches.

Pongo a continuación unas páginas escaneadas de la obra Uniformes militares. En el tomo correspondiente a América y Filipinas.

UNIFORMES MILITARES. TOMO III AMÉRICA Y FILIPINAS, Ministero de Defensa 1991.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Un pequeño apunte gráfico sobre la magnífica hazaña de este gran Gobernador de la Nueva España en su impresionante expedición hacia las costas de California. Pensemos en la época y en un tren de mulas.

Imagen

Por cierto, el libro que citas CAMPAÑAS DE LA CABALLERÍA ESPAÑOLA DEL SIGLO XIX ....(2 TOMOS), es una magnífica obra que, como pocas, investiga y expone documentos desaconocidos. Te aconsejo, si me lo permites la obra: BASES DOCUMENTALES DEL CARLISMO Y DE LAS GUERRAS CIVILES DE LOS SIGLOS XIX Y XX ...( 2 Tomos)... de José Carlos Clemente editada por el Servicio Geográfico del Ejército......IMPRESIONANTE. Partes, informes, cartas y todo tipo de documentos comentados y puestos en su momento histórico.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Por campos pardos y blancos regaron tierras, tiñeron nieves.
Corazones sin descanso, almas en las que nunca llueve.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 16, 2012 8:06 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4209
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Gracias por la sugerencia del libro.

Aprovecho para poner el mapa de las actuales rutas históricas de Anza, en USA: una para hacer a pie (de la que ya hablé) y otra para hacer sobre ruedas. Ignoro si se ha habilitado algo similar en Méjico.

Imagen

El recorrido total del viaje de ida por territorio actual USA (desde Túbac hasta San Francisco) fue de alrededor de 1.200 millas terrestres (unos 1.900 km). A ese recorrido, hay que sumarle el tramo del actual Méjico (desde Culiacán a Túbac, atravesando el desierto de Sonora), de alrededor de 1.300 km.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 16 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España