Fecha actual Jue Feb 27, 2020 8:55 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 44 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 11:35 am 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Trabajos de fortificación

Como ya se ha dicho, el objetivo de esta posición era consolidar una cabeza de puente que permitiera el desembarco de un ejército numeroso y potente al verano siguiente, en 1539.

Por tanto, y aunque Castelnuovo contaba con fortalezas muy sólidas (tanto en la parte alta, como rodeando la ciudad), la situación de las tropas, como en cualquier cabeza de puente, era de precariedad defensiva y, ante un ataque de una fuerza terrestre, sólo podría mantenerse con el apoyo de la flota aliada en tanto no dispusiese de las necesarias defensas propias.

Pero ya se habían dado las peores circunstancias para garantizar este apoyo. Por un lado, Barbarroja ya controlaba el mar Adriático después de la derrota de la Liga Santa en Preveza. Y, además de tener una Armada más numerosa, contaba con dos almirantes de la talla de Barbarroja y Dragut.

Por otro lado, la "Liga Santa" hacía agua (nunca mejor dicho). Ya estaba tocada de muerte: Venecia, al ver que el Turco le arrebataba el control del Adriático -vital para la Serenísima- manifestó su arrepentimiento por formar parte de la alianza, como primer paso para oficializar su retirada, que hizo patente a finales de invierno de 1539. Y, una vez se hubo retirado, pactó con el Turco.

Además, durante el invierno de 1539 se produjeron otras circunstancias políticas en el entorno internacional, esta vez favorables para los intereses de Carlos V. Y eran que la amenaza de alianza entre Francisco I de Francia y el Turco se enfrió. Carlos I volvía a tener un respiro, de nuevo, y la consecuencia fue que desestimó (en principio, "postpuso") el ambicioso plan inicial de atacar a Istambul.

Mientras tanto, Sarmiento aprovechó el parón invernal para fortalecer la posición: acondicionó las defensas de la ciudad, reparó murallas, construyó -o reforzó- baluartes... De todas formas, no intentó hacer una fortificación permanente, al tratarse sólo de una cabeza de puente.

Y para dar cuenta de sus necesidades de refuerzos y munición, envió al final del invierno al capitán Alcocer a España, a Pedro de Sotomayor a Sicilia y al capitán Zambrana a Brindisi.

...No hubo respuesta positiva de ninguno de los tres sitios.

Y mientras, en la Corte de Carlos I había noticias confusas, que dificultaban una toma de posición, y que se reflejan algo en la correspondencia de Martín Salinas. Así, el 3 de Mayo afirma «que se tenía por nueva cierta que los venecianos habían suspendido armas con el turco hasta el mes de Julio». El 24 de Mayo, expresa «que las negociaciones pendientes se encaminaban á que se incluyera toda la Cristiandad en la tregua con el turco». Y anticipamos que el 6 de Agosto, estando ya próxima la caída de Castilnovo, Doria dirige una carta al Emperador, en la que dice que no tiene más que 40 galeras que oponer á las 140 y 60 ó 70 galeotas bien armadas y provistas del enemigo; que sólo puede hostilizar á la armada turca para distraer sus fuerzas; que siguiendo este sistema ha logrado apresar cuatro galeotas vigías de Barbarroja, y que había escrito á Sarmiento previniéndole la realidad de la situación para que hicieran «lo que correspondiera al servicio de Su Majestad y acrecentamiento de sus honras».
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Mar Ene 05, 2010 3:05 pm, editado 4 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 11:59 am 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Preparativos turcos

Los turcos estaban muy preocupados por la presencia de esa fuerza dentro de su territorio, y tenían decidido acabar con ella cuanto antes, para evitar males mayores.

Durante la parada invernal, el Sultán Solimán ordenó a Barbarroja recomponer la flota, rearmarla, y tenerla lista para la primavera de 1539. En esa época, embarcaría 10.000 infantes, más 4.000 jenízaros para lanzarlos contra los defensores de Castelnuovo. En total, Barbarroja dispondría de unos 20.000 efectivos para bloquear la ciudad desde el mar.

Y a ellos había que sumar las tropas (de inferior calidad) que asediarían y atacarían a Castinovo por tierra. Estas fuerzas, que totalizaban 30.000 soldados y quedarían también al mando de Barbarroja, las aportaba el gobernador turco de Bosnia, un persa llamado Ulamen.

Es decir, que los turcos estaban movilizando unos 50.000 efectivos para desalojar a menos de 4.000 defensores (proporción: 12 a 1).

Unos recursos tan numerosos indican el enorme interés turco por eliminar esa posición, sabedor del peligro que suponía su consolidación para los Balcanes.
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Mar Ene 05, 2010 12:47 pm, editado 3 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 12:05 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Comienzo y formalización del asedio

En Junio de 1539, Barbarroja cruzó por la Belona con la esperanza de apoderarse de las naves con las que Juanetín Doria (sobrino de Andrea, el Viejo) había socorrido a Castilnovo, pero no pudo lograrlo, por la rapidez con que realizó éste las maniobras que exigió la descarga de las provisiones (y que aseguraban la comida para un asedio largo).

Barbarroja decidió entonces enviar á Arráez con 36 galeras para reconocer las costas, puertos y golfos y comenzar las operaciones del desembarco.

Y éste se produjo el 12 de julio de 1539, por la mañana. Se presentó ante Castilnuovo una avanzadilla de 30 galeras turcas, desembarcando 1.000 soldados para hacer aguada, buscar información y esperar al grueso de la flota. Pero antes del mediodía fueron rechazados por tres compañías al mando del vizcaíno Machín de Monguía y la caballería de Lázaro de Corón. Volvieron a intentarlo a la tarde en mayor número, y de nuevo fueron rechazados, dejando 300 muertos y 30 prisioneros.

El día 18 de julio de 1539 llegó el resto de la flota junto a su almirante Barbarroja. A los pocos días, también llegó por tierra Ulamen con sus soldados. Para completar el asedio por tierra, se emplazaron 44 piezas de artillería.

Durante todo este tiempo, los españoles no dejaron de acosarlos, causándoles constantes bajas en salidas que buscaban -y lograban- encontrar a los turcos desprevenidos.

Los preparativos del ataque duraron algunos días, pues hasta el 23 de Julio no estuvieron organizadas las tres baterías en que se apoyarían los turcas: una en monte Caballero (dominando toda la comarca); la segunda, en el camino de Castilnovo á Cataro; y la tercera, en la Marina.

Puso Barbarroja su tienda con el pendón del gran turco en lo más alto y público del real, y al fuego de las baterías, que arrojaban hasta pelotas de metal de 100 libras y piedras de grandes dimensiones, y á la ofensiva constante que hacía Sabac desde 10 galeras también artilladas, fió el término victorioso de la jornada.
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Mar Ene 05, 2010 1:21 pm, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 1:01 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
La decisión heroica del Tercio

Una vez emplazadas las baterías, a partir del 23 de Julio comenzó el asedio propiamente dicho, con bombardeo permanente de las posiciones españolas.

Fue poco después de esta fecha, o el mismo día (según narra Cereceda), cuando el Barlabey de la Romería, Capitán del ejército, por indicación de Barbarroja escribió a Sarmiento pidiéndole que se rindiese y dejase la tierra al Sultán, quien le daría naves para pasar a la Pulla (La Apullia, Italia) con todo lo suyo y sin ningún daño.

Reunió en Consejo el Maestre a todos sus Capitanes y, después de una deliberación, le dieron al Maestre la opinión mayoritaria de resistir. Sobre esta opinión tomó Sarmiento su decisión, que hizo saber al General turco en los términos siguientes, que reproducimos textualmente para recuerdo permanente de aquel valeroso jefe: «Que él no se pensaba rendir por cosa alguna, antes pensaba morir con toda la gente, defendiendo la tierra».

Transmitida esta respuesta a Barbarroja, éste no se dio por vencido, y envió un renegado al Maese de Campo para que tratasen juntos la cuestión. Pero Sarmiento no quiso salir y envió á su Alférez Garci Méndez, que recogió las nuevas propuestas del General en jefe turco, que hacía una propuesta final, consistente en facilitarles la marcha a Italia conservando armas (excepto artillería y pólvora), saliendo con las banderas desplegadas, y abonando, además, 20 ducados a cada soldado. Lo único que pedía era que abandonaran la artillería y la pólvora.

El renegado añadió, de su propia cosecha, la siguiente pregunta alegremente: «¿Por qué no os queréis rendir? ¡Dejad esta palomera á su señor! ¿Qué quiere hacer de ella el Emperador? ¿Qué renta le ha de venir? Dejadla á su dueño, porque yo os prometo que más ha de hacer por ella el gran Señor que haría por Constantinopla».

A esta pregunta respondió el Alférez Garci Méndez: «V. A. sepa que yo no osaré decir á mi Maese de Campo la cosa del rendir, porque pienso que por ello me mataría; ni menos él lo osará decir á los soldados, porque pienso lo mismo harían con él».

Una vez conocida la respuesta, insistió Barbarroja en sus amenazas y propuestas, ordenándole que volviera a Castilnovo, con estas palabras: «No les dejéis de decir que se rindan, que yo les haré todos los partidos que quisieren, y tornaréis esta noche con la respuesta, lo que espero que será bien para vosotros».

Sarmiento reunió de nuevo a los Capitanes, que se ratificaron en su anterior acuerdo. Garci Méndez fue el encargado de transmitirlos a Barbarroja, quien pretendió, sin éxito, tratar directamente con Sarmiento, recibiendo sólo como explicación de su heroica resistencia, que si volvieran á Italia cediendo, «los tendrían por hombres de poco valor; y si fuesen á España, nuestros padres ó parientes nos abrasarían por habernos rendido».

Existe otro testimonio, éste de los cabos de escuadra de la compañía del capitán Vizcaíno, Juan de Alcaraz y Francisco de Tapia, que lograron llegar a Nápoles después del sitio, y que narraron que -“ ...el maestre de campo consultó con todos los capitanes, y los capitanes con sus oficiales, y resolvieron que querían morir en servicio de Dios y de S.M., y que viniesen quando quisieren”.

El último comentario que hizo Barbarroja fue: «me pesa vuestro propósito, porque sé de cierto que os habéis de perder».

En todo este intercambio de propuestas y respuestas queda patente el peso del honor en aquellos caballeros, y la estima y respeto que Barbarroja, su enemigo, sentía por ellos.
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Mié Ene 06, 2010 1:46 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 1:41 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
El asedio, y el final

Después de esta respuesta, menudearon las escaramuzas entre uno y otro ejército, en las que los españoles tuvieron siempre la mejor parte.

Así, Sandoval afirma que, en un encuentro, ochocientos de ellos, la mitad arcabuceros, mataron mil turcos e hirieron otros tantos. Entre las arengas, era muy común la de que "un español bastaba para dos turcos". Y así, enardecidos, se repetían estos combates parciales, en los que siempre llevaron la mejor aprte los sitiados.

El 24 se inició el gran asalto, que duró todo el día. Los turcos se vieron forzados a utilizar simultáneamente artillería e infantería, provocando muchas bajas en sus propias filas.

El día 25, día de Santiago Apóstol, continuó el ataque. Hubo 6.000 muertos turcos. Los españoles sufrieron muchas bajas, pero los heridos útiles siguieron luchando.

Tan grave fue el descalabro, que Barbarroja prohibió toda escaramuza y decidió batir sólo con su poderosa artillería.

El efecto demoledor era constante: las casas se hundían, las murallas se destruían, aumentaba el número de los combatientes heridos... Pero no cedía el vigor de la resistencia. Se reparaban los huecos en las fortificaciones, se hacían nuevos baluartes y abrían nuevos fosos.Y todo ello acompañado con salidas continuas, que limitaban el avance del enemigo.

En una de estas salidas, se produjo la muerte de Agi, Capitán muy apreciado, mano derecha de Barbarroja. A esta muerte sentida hay que añadir las que se producían en los jenízaros (las tropas de élite turcas), que ya contabilizaban varios miles de muertos.

Y Castilnovo se seguía defendiendo de tal manera que los turcos no habían avanzado ni un sólo milímetro el día 1 de Agosto, cuando se cumplían nueve días del asedio formal.

Entonces, el 4 de Agosto, de produjo el primer intento de asalto general. Pero no lograron entrar y se retiraron con pérdidas muy importantes, causadas principalmente por los arcabuceros, soldados viejos del Tercio de Lombardía, que utilizaron con efectividad sus fuegos sobre las confusas y desordenadas masas turcas. Otra vez volvió a destacar el capitán vizcaíno Machin de Monguía.

Esa noche, tres desertores dieron información a Barbarroja. Sus nombres han quedado para la historia (al igual que los de los capitanes lusitanos que traicionaron a Viriato): Cortina, Ocaña y el portugués Vásques.

Y en esta situación se produjo la traición, siempre presente, a lo largo de la Hisotria, en todos los hechos honrosos de los españoles (yo suelo decir que siempre en nuestra Historia, junto a cada héroe o hecho heroico, aparece el "h.. de p.." correspondiente). Y aquí ocurrió igual. Esa noche, dos moriscos valencianos, Ocaña y Cortina, y el portugués Vasques, se presentaron en el campamento de Barbarroja y le explicaron que los puntos clave a batir eran el castillo superior y la casamata.

Así pues, el día 5 los turcos dirigieron a estos puntos doce gruesas piezas de artillería. Y en dos días de fuego incesante y bien dirigido abrieron en los muros brechas suficientes para iniciar el asalto. El bombardeo artillero era tan intenso, que se convirtió en un auténtico diluvio de proyectiles. Cereceda fija en 12.553 proyectiles los lanzados en esos dos días y medio desde las baterías de tierra, y estima en una cantidad parecida los debidos a las piezas de las galeras.

Barbarroja reconoció lo valioso de la información que le habían dado los traidores, pero consecuente con su sistema y principios, mandó ahorcarlos por haber traicionado y olvidado los deberes con su patria.

Al finalizar el 6 de Agosto, la muralla casi había desparecido. Y las bajas llegaban a extremos increibles; así, la compañía de 280 hombres del alférez Garci Méndez de Sotomayor disponía sólo de 12 hombres en condiciones de combatir.

Se sucedían ininterrumpoidamente ataques y contraataques sobre el castillo, que cambió de manos seis veces el mismo día 6. Y al final de ese mismo día los turcos lograron colocar su bandera en una torre. La mina que hicieron los españoles para volarla falló, puesto que una vía de agua la inundó y mojó la pólvora preparada.

Y por si fuera poco, el día 6 no se pudieron emplear los arcabuces -arma decisiva de los sitiados-, debido a la fuerte lluvia. Y habían muerto todos los oficiales del castillo, excepto los capitanes Masquefá, Monguía y Haro, y el alférez Galaz.

El 7 de Agosto de madrugada, los turcos lograron apoderarse de parte del castillo, pero fue a base de hacinar cadáveres en el foso, resultado de sus continuos intentos.

Don Francisco de Sarmiento resultó herido en el muslo, pero continuó combatiendo al frente de sus tropas.

Al fin, cuando quedaban vivos (que no ilesos) menos de 600, el Maestre dio la orden de retirada a un segundo castillo, en el barrio inferior de la ciudad. Así lo hicieron, en orden, “..escuadrón tras escuadrón..”. Pero no pudieron entrar en él, porque los habitantes lo habían tapiado.

La situación se hizo desesperada. Continuó la defensa en la zona del castillo bajo, a cargo de Sancho Frías y Juan Vizcaíno. Y allí terminó su resistencia, luchando hasta el final «espaldas con espaldas y rodeados de los cuerpos enemigos que ellos mismos habían muerto.»

El capitán Machín de Monguía (el héroe de Prevesa), Millán (Alférez del Capitán Juan Vizcaíno), y Miguel Esteban (genovés y municionero), se descolgaron por una cuerda desde el castillo bajo, y descendieron a la marina. Allí fueron apresados y conducidos ante Barbarroja, quien al conocer el éxito de sus armas ordenó que se rindieran á él los cristianos que quedaban, dando para ello 15.000 ducados en paños y sedas á los jenízaros, que querían tomar en ellos sangrienta venganza.

Quedaban vivas unas 800 personas entre soldados, mercaderes, mujeres y mozos (la mitad de ellos, soldados), y Barbarroja ofreció la libertad al que de entre ellos le llevase la cabeza de Sarmiento, pero no fué posible hallarla entre tantos cuerpos muertos. El último testimonio que se tiene de verle vivo decía que, montado en su caballo, se le vio acometer sólo al enemigo, con tres flechazos en cara y cabeza.

Las crónicas cuentan estos los últimos momentos "..y Francisco Sarmiento andaba a caballo y bien herido. Y queriéndolo (salvar) no quiso, y dio espuelas a su caballo, y metióse peleando en la mayor furia de los jenízaros. Que no se halló muerto ni vivo, ni saben qué se hizo”.

Los prisioneros de más categoría eran los capitanes Luis de Haro, Marquesa, Machín Monguía y Cerón; el Alférez Garci Méndez; y el obispo Jeremías Genovés, antiguo Capellán de Doria, que cumplió valerosamente con sus deberes.

La resistencia había terminado. El balance final de aquél Tercio era de alrededor de 400 soldados vivos (la mayor parte, con heridas de diferente consideración). Sandoval afirma que, durante el asedio, sostuvieron seis batallas importantes, además de las diarias escaramuzas, los días 24 y 25 de Julio, y 4, 5, 6 y 7 de Agosto.
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Dom Mar 07, 2010 5:50 pm, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 2:59 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Desenlace y resultado

Del Tercio español, estaban vivos menos de 400, la mayoría heridos. Uno de ellos era el capitán Machin de Monguía, al que Barbarroja admiraba desde lo de Prevesa. Sandoval sostiene que Barbarroja le rogó que se hiciera turco, elogiando su conducta en Prevesa y ofreciéndole un puesto de mando en su ejército. Pero su respuesta no debió agradarle, porque mandó cortarle la cabeza esa misma noche. Pero también cortó la cabeza al obispo, y en este caso no había admiración ni nada parecido. Y lo mismo mandó hacer con todos los clérigos cristianos.

Según parece, los demás fueron conducidos cautivos a las mazmorras turcas, en espera de rescate o de apagarse lentamente en aquellas cárceles. No se siguió con ellos la costumbre de condenarles a remar en galeras y en esto debemos ver la gran consideración y respeto que se habían ganado de los turcos por su hazaña.

Al resto de los capitanes y otros oficiales vivos los reservó para celebrar su triunfo en Constantinopla (y después, a esperar el pago de su rescate).

Las pérdidas de turcos y morlacos que cita Sandoval es de 16.000 hombres, más casi todos los jenízaros. Por su parte, García Cereceda estima en 12.000 los muertos turcos y 9.000 los jenízaros (que es en los que se hizo mayor matanza, al ser la fuerza de choque) y en su comunicación al Virrey de Nápoles, añade que «tal, que de muchos años acá no se ha perdido tanta gente turquesa».

Otro documento, fechado el 2 de Septiembre de 1539 y enviado por el Príncipe Doria, reduce á 8.000 los turcos muertos. Pero es poco fiable, puesto que incurre en inexactitudes respecto á la suerte de los capitanes y narra sobre hechos ocurridos en la plaza (a la que no pudo o supo socorrer), por lo que da la impresión que, en dicho documento, está preparando su exculpación ante las previsibles censuras a su actitud, basando todo en la inferioridad e impotencia de sus medios navales. Y ya se sabe que "excusatio non petita, acusatio manifesta" (quien da explicaciones que nadie le ha pedido, se está autoacusando).

Después de esto, no se volvió a saber nada, ni de los muertos, ni de los supervivientes, hasta seis años después
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Dom Mar 07, 2010 5:52 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:02 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Nuevas noticias

El 22 de junio de 1545, casi 6 años después de esta hazaña, llegaron a Mesina en una galeota unos cautivos que se habían fugado de las prisiones de Constantinopla. Entre ellos, 25 supervivientes de Castelnuovo, de los que se han conservado los nombres: el castellano de la ciudad, Luis de Godoy; el capitán Juanes de Joya; el alférez Juan Milló; el sargento Salazar; y los soldados Diego de Quiñones, Martín de Alarcón, Diego de Alarcón, Antonio de Quesada, Andrónico de Espinosa, Domingo de Cádiz, Juan de Andújar, Francisco de Baeza, Juan de Illanes, Juan de Madrid, Juan Catalán, Jaime Mallorquín, Pedro de Tarragona, Hernán Carrillo, Feliche; Hurtado; Montilla; Cabrera; Villagómez; Mendoza y Andrés.

Como se ve por sus apellidos, de todos los rincones de España (de "eso" que nos quieren hacer creer ahora que no existía antes de 1808).

El alférez Juan Milló indicó que, antes de escaparse ellos, de los de Castelnuovo seguían cautivos 195, otros 5 se habían escapado con anterioridad, y sólo 3 habían sido liberados contra rescate.

Gracias a los testimonios de estos ex-cautivos, así como a los estudios históricos de correspondencia, narraciones (cultas y populares) y poemas épicos, se ha podido reconstruir todo lo que aquí se ha dicho.
Entre estas narraciones, es de gran importancia el extensísimo poema épico en verso menor, llenos de ripios, que uno de los cautivos escribió durante su largo cautiverio y que, aunque tengo, no pongo aquí por su extensión.
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Sab Jul 09, 2011 8:05 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:16 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
La hazaña en la memoria: la fama, y la gloria

La hazaña aquí narrada fue pronto conocida en toda Europa, y cantada tanto en canciones populares como en poesías cultas (se ve que la Memoria Histórica era entonces verdadera, y no como la farsa que estamos sufriendo ahora en España).

Y fue especialmente alabada en España e Italia.

Uno de estos poetas fue el italiano Luigi Tansillo que, acompañando a García de Toledo (hijo del virrey de Nápoles) navegó en Junio de 1540 por las costas de Castilnovo, y pudo contemplar las ruinas de la ciudad y fortaleza, y emocionarse ante el espectáculo de los huesos de los españoles blanqueando al sol. Este poeta, dotado de gran sensibilidad, profetizó que el mundo recordaría siempre esta gesta (el autor de estas líneas se pregunta: ¿cuántos de los que la están leyendo la conocían?).

A continuación se incluyen los cinco sonetos que se hicieron sobre la gesta de Castelnuovo, y que son: uno, de Gutierre de Cetina, otro de Fernando de Herrera, y los tres restantes, del ya citado Luigi Tansillo.
+++

A los huesos de los españoles muertos en Castelnuovo

- Soneto 217 de Gutierre de Cetina (1520-1557)

Héroes glorïosos, pues el cielo
os dio más parte que os negó la tierra,
bien es que por trofeo de tanta guerra
se muestren vuestros huesos por el suelo.

Si justo desear, si honesto celo
en valeroso corazón se encierra,
ya me paresce ver, o que se atierra
por vos la Hesperia vuestra, o se alza a vuelo.

No por vengaros, no, que no dejaste
a los vivos gozar de tanta gloria,
que envuelta en vuestra sangre la llevaste;

sino para probar que la memoria
de la dichosa muerte que alcanzaste,
envidiar se debe más que la victoria.
+++

A la derrota de Castelnovo

-Soneto de Fernando de Herrera (1534 - 1597)

Esta desnuda playa, esta llanura
de astas y rotas armas mal sembrada,
do el vencedor cayó con muerte airada,
es de España sangrienta sepultura.

Mostró el valor su esfuerzo, mas Ventura
negó el suceso y dio a la muerte entrada,
que rehuyó dudosa y admirada
del temido furor la suerte dura.

Venció otomano al español ya muerto;
antes del muerto el vivo fue vencido,
y España y Grecia lloran la victoria.

Pero será testigo este desierto
que el español, muriendo no rendido,
llevó de Grecia y Asia el nombre y gloria.
+++

Ai tremila soldati spagnuoli morti nel 1539, difendendo Castelnuovo in Dalmazia contro il pirata Barbarossa, e rimasti insepolti
Sonetto CCXIX de Luigi Tansillo (1510-1568)
(del “Canzoniere: Poesie eroiche ed encomiastiche”).
Ad altri uomini illustri spagnoli e italiani e alle dame nobili napoletane.)
(primero de los 3 sonetos de Tansillo sobre la hazaña; y el más conocido)

Questi, ch'il mondo in reverenza tiene,
e terrà sempre, poggi e monti d'ossa,
che, senza onor di pira né di fossa,
biancheggian su queste straniere arene;

di qua da Calpe e di là da Pirene
gente nata, sin qui, da valor mossa,
sen venne a far la terra e l'acqua rossa,
de l'altrui sangue e de le proprie vene.

Trecento Fabii estinti al patrio regno
dier gloria al Tebro: in sì lontana guerra,
oggi all'Ibero or che faran tre mila?

Il numero è maggior, il fin più degno:
questi troncâr del viver lor le fila
per la patria del ciel, quei de la terra.

(Traducción libre, intentando que rime)
A los tres mil soldados españoles muertos en 1539, defendiendo Castilnovo en la Dalmacia contra el pirata Barbaroja, y que permanecen insepultos

Estos, que el mundo en reverencia tiene,
y tendrá siempre, restos y montañas óseas,
que, sin honor de pira, ni de fosa,
blanquean estas extranjeras arenas;

de acá, de Calpe, de allá, del Pirene
gente nacida, son aquí, de valor moza,
vienense a hacer tierra y agua rojas,
con sangre de otros, y de propias venas.

Trescientos Fabios hurtados al reino patrio
dieron gloria al Tíber, en ya lejana guerra;
hoy al Ibero , ¿qué harán estos tres mil?

El numero es mayor, el fin, más digno:
estos trocaron su vivir
por la patria del cielo, aquellos por la tierra.
++

SONETTO CCXX
Per gli stessi


Non perché il vento volva e l'aria bagne
qua giù quest'ossa di sepolcro prive,
sbandite andran lungo le stigie rive
l'alme, che fur di lor donne e compagne:

elle sen gîr (ben stolto è chi ne piagne)
in ciel, fra l'alme più lodate e dive,
lassando l'ossa e l'altro, onde si vive,
in vece de trofei per le campagne.

Più gloria assai, che sangue, le ferite
loro versaro: o belle, ed immortali
piaghe! e chi non dovrebbe invidia averne?!

Ciascun tolse per una cento vite
a gli avversari; mentre a lor le frali
vite vendean, da Dio comprâr l'eterne.

(Traducción libre, intentando que rime)
Por los mismos (se refiere a ellos de esta forma, porque viene después del anterior soneto)

No porque viento torne y aire bañe
aquí abajo estos huesos de sepulcro faltos,
andarán desbandadas por las estigias riveras
las almas, que fueron sus dueñas y compañeras.

Ellas sin gemir (bien necio es quien lo llore)
en el cielo, entre las almas de más loor y divas,
dejando huesos y otros restos do vivían,
en lugar de trofeos de campañas

Más gloria que sangre, las heridas
vierten; ¡oh, bellas e inmortales llagas!
¡Y quién no habría de tener envidia!

Cada vida sacó cien de adversarios;
y mientras ellos venden sus vidas
de Dios compran la Eternidad.
++++

SONETTO CCXXI
Sui medesimi


Mentre gli alti, sassosi, orridi monti,
che cingon questo mare e questa terra,
ebra di sangue uman, terran sotterra
i bassi piedi e in aria l'alte fronti;

mentre neri torrenti e chiare fonti,
correranno nel sen, che noi qui serra,
o sieda il mondo in pace, o corra in guerra,
seran, guerrier de Dio, vostri onor conti.

Né pur l'Iberia, che vi dié la cuna,
e la Dalmazia, ch'or vi dà la tomba,
risoneran di voi fin sovra il cielo,

ma ove il dì si schiara, ove s'imbruna,
dove il caldo ha più forza e dove il gelo,
malgrado degli Sciti, udran la tromba.

(Traducción libre, intentando que rime)
Sobre los mismos

Mientras sigan los montes y pendientes
que ciñen a este mar y a esta tierra
de humana sangre ebria, ahí se entierra
abajo pies, y al aire alta la frente.

Mientras negro torrente y clara fuente
corran por el seno que aquí cierra,
ya esté el mundo en paz, ya esté en guerra,
se contará tu honor, Dios combatiente.

Y por la Iberia, que te dio la cuna
y en la Dalmacia, que te da la tumba
resonarán las voces hasta el Cielo

mas do el día se aclara o do se abruma
se oirá, sea un gran calor, o sea hielo,
del escita a pesar, la fuerte trompa.
++++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Mié Oct 12, 2011 3:46 pm, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:23 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Las desventuras de la familia de Sarmiento no terminaron aquí

Antes cité que siempre aparece, junto a un español de honor, el h.. de p.. que realza la figura del héroe.

Recientemente, ha aparecido un libro de un turco, un tal Budor, que dice, en su tesis doctoral: «Con el maestre Sarmiento en Castilnovo estuvieron también dos hijos suyos, ambos militares: Pedro, teniente, y Santiago, capitán. Supuestamente, también tuvo una hija, María o Margarita Ana Veneranda, que en Castilnovo casaría con el capitán Mendoza, muerta ella el 11 de diciembre de 1546»

Y también cita la presencia de don Antonio, padre de don Francisco, en Castilnovo. ¡Pero su padre había fallecido en Burgos el 22 de octubre de 1523, es decir, 16 años antes!.

Viene a decir que, si no el propio Maestre de campo, sí sus hijos habían sido objeto de atenciones por parte del sultán.

Todo esto es absolutamente falso, y existen documentos españoles que contradicen esta versión. Si hay que pensar de buena fe, habrá que pensar que ha confundido a otros posibles parientes de don Francisco con sus hijos. O que ha trabajado sin rigor científico, o que es un indocumentado.

La realidad es que D. Francisco de Sarmiento tenía su residencia en Burgos, pero los militares y servidores directos del Rey, en aquél tiempo, se ausentaban durante años de su domicilio. Los hijos quedaban, pues, al cuidado de sus madres.

El último encuentro familiar de D. Francisco de Sarmiento con su familia, bien documentado, tuvo lugar en marzo de 1535, como se recoge en distintas crónicas de la época, y en estudios posteriores basados en ellas.

En la página www.tercios.org, Juan L.Sánchez escribe lo siguiente, en donde, además, hace unas reflexiones interesantes sobre la situación económica de estos leales servidores, y las prácticas delictivas (o casi) de la época:

A mediados de diciembre de 1534, Carlos V despachó a Constantina a un emisario genovés, Luigi Prevensa, práctico en la lengua, para anunciar a Muley-Hasan su intención de expulsar a Barbarroja de Túnez y recabar su colaboración. Desembarcó el 1 de enero en Marsala (O. de Sicilia), donde a la sazón se hallaba la compañía de Sarmiento, pero hubo de aguardar allí un mes a que mejorase el tiempo para proseguir su viaje.

Nada más desembarcar cerca de Bizerta, fue denunciado por el guía que había tomado en Trapani y, capturado por Barbarroja, obligado a confesar su misión.

Este accidente retrasó los preparativos de la expedición y permitió a Sarmiento disfrutar de un inesperado permiso en Burgos aunque, para ello, tuvo que darse otra circunstancia: la enfermedad del virrey Héctor Pignatelli, que ablandado al entrever próxima su muerte —ocurrida el 7 de marzo—, le firmó la oportuna licencia por un mes de duración. Cereceda no habla de ella, pero sí López Mata (pg. 41), que alude a «una rápida visita a Burgos, donde notamos su presencia en marzo de 1535, registrada en el libro de Actas Municipales». Era la primera vez que veía a su familia en 6 años y también sería la última.

El hijo mayor, Garci, tenía casi 10 años. Con 14 cumplidos, muerto el padre y por orden del Emperador, le sucedería en alcaidía del Santa María y a los 22 moriría en combate, a la misma edad que su tio homónimo —el hermano mayor de su padre— cuando los turcos le mataron en Djerba. El benjamín, Antonio, que tendría 7 años, tambien seguiría los pasos de su tio, padre y hermano: como ellos, murió jóven, con las armas en la mano y peleando contra turcos. Cuando cumplió los 18 de edad (1546), ingresó en la Orden de San Juan (AHN, exp. 23.183) y partió a Malta para servir el trienio obligatorio de servicios en las caravanas (galeras) de la Orden, tras profesar y cruzarse en ella el 23 de mayo del año siguiente.

No volvería a España, pues murió en 1551, apurando el pesar de su madre doña María de Cottanes, que expiraría transida por el dolor en 1554, sin llegar a cumplir los 52 de vida.

Sobre Francisca, la única hija, «monja profesa en el monasterio de Santa María la Real de las Huelgas, orden de San Bernardo, de Burgos», enseguida recayeron como única heredera de su padre y hermanos, las reclamaciones de las deudas contraídas por éstos en sus breves años de servicio, que también habían abrumado a su madre. La tesorería imperial pagó aun peor que la filipina, que logró erradicar algunas de sus corruptelas, obligando a los capitanes a entramparse, o a recurrir a prácticas ilícitas para socorrer a sus menesterosos soldados; máxime su padre, general de una nutrida guarnición, prácticamente abandonada a su suerte durante los 9 meses del calvario que fue Castilnovo antes de su postrer agonía.

Casi 5 siglos después, todavía no acierta uno de explicarse cómo en aquella sociedad, que se pregonaba tan piadosa y caritativa, pudiera atribularse a una joven que, sin cumplir la treintena, había perdido a todos los suyos al servicio de su rey, causante de unas reclamaciones económicas nacidas de la propia incapacidad real de subvenir los costes de sus campañas militares.

No serán todos, pero los pleitos que conserva el Archivo de la Chancillería de Valladolid, son suficientemente elocuentes: Diego Florez, de Madrigal, actuaba en 1556 contra las Huelgas en «reclamación de una deuda a Francisca Sarmiento de Mendoza, monja en el dicho monasterio, por cierta cantidad de dinero que prestó a su padre, Francisco Sarmiento, muerto en Turquía» (Ejecutorias, caja 873 n.22).

Hasta un tal Garcia de Portillo, titulándose pagador del ejército de S.M., le reclamó 192 escudos que había prestado a su hermano García. Esta es particularmente infame porque nos alerta sobre una práctica repugnante: el retraso deliberado en el abono de las pagas, por parte de algunos pagadores reales, que ejercían de prestamistas con el dinero del rey, difícilmente rastreable dado que los giros debían liquidarse sobre banqueros o agentes de muy diversos lugares y amplio rango de tasas de intermediación. Era relativamente sencillo atrasar contablemente la conversión de tales giros, a veces justificada por los altos costes de mercadeo, cuando por su blanqueo posterior se pagaba un precio ridículo en comparación con las jugosas tajadas que se obtenían a costa de las privaciones de los soldados.

En fin, Francisca, para satisfacer las deudas de sus finados y su costoso retiro conventual, hubo de vender la casa familiar, no la solariega de los Sarmiento en la colación de San Esteban, ampliada por su abuelo en 1516 y después heredada por su tío Luis, el mayorazgo, sino la que su padre había levantado en su etapa de regidor y cuya portada, curiosamente, se exhibe en el claustro del convento de San Juan, en Burgos


(texto de Juan L.Sanchez ©, en www.tercios.org)
++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Mié Oct 12, 2011 3:50 pm, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:28 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Epílogo

Los hechos relatados estremecen. ¿Qué sentimientos, qué sentido del deber y de la propia honra llevó a aquellos hombres a preferir la muerte, cuando podían elegir la vida y un final digno?. ¿Por qué se sentían honrados de morir por su Dios y su Rey, y por qué querían hacerlo?.

De pequeños aprendimos en los Evangelios que “no hay mayor sacrificio que el del que entrega su vida por los demás”. ¿Quiénes eran aquí los demás?.

Las respuestas, seguramente, están en esa canción de Juan del Enzina, “Todos los bienes del mundo”, cuyo texto y enlaces para ver y escuchar incluyo a continuación. Los hechos ocurren en un tiempo en que se rendía culto a los valores supremos de la Fama y la Gloria.

¿Consiguieron su objetivo, de que la Fama y la Gloria de aquellos hechos perdurara a través de los tiempos?. Pues, al menos en lo que a respecta al autor de estas líneas, sí. Tenemos la obligación de rescatar nuestra historia (lo bueno y lo malo) para nuestros descendientes. Y la modesta intención del autor, al glosar estos hechos, es contribuir a que su nombre perdure por los siglos de los siglos.

Amén.
++

Todos los bienes del mundo
Juan del Enzina

Todos los bienes del mundo
pasan presto y su memoria,
salvo la fama y la gloria.

El tiempo lleva los unos,
a otros fortuna y suerte,
y al cabo viene la muerte,
que no nos dexa ningunos.

Todos son bienes fortunos
y de muy poca memoria,
salvo la fama y la gloria.

La fama bive segura
aunque se muera su dueño;
los otros bienes son sueño
y una cierta sepoltura.

La mejor y más ventura
pasa presto y su memoria,
salvo la fama y la gloria.

Procuremos buena fama,
que jamás nunca se pierde,
árbol que siempre está verde
y con el fruto en la rama.

Todo bien que bien se llama
pasa presto y su memoria,
salvo la fama y la gloria.
++

Enlaces de "Todos los bienes del mundo":


http://www.youtube.com/watch?v=HYIE5yA0 ... re=related

http://es.youtube.com/watch?v=aRh9zyeY1xU

http://www.youtube.com/watch?v=bNgkKvXE ... ure=fvwrel
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Sab Jul 09, 2011 8:15 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:34 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Aclaración final

En los hechos narrados es especialmente importante resaltar los nombres de los protagonistas. Los hay de toda España, sin excepción. Y esto es lo que extraña a los chavales de bien de las nuevas generaciones de, sobre todo, las taifas del "NE", del Norte central, y del "NO".

Yo he vivido algunos de estos casos, y doy fe de la confusión o desconcierto que les produce escuchar estas cosas, que contradicen lo que ellos piensan, porque estos hechos no son lo que han oído, machaconamente, desde su nacimiento.

Por eso, y por recuperar nuestra Memoria real (y no la oficial, inventada) es necesario contar estas cosas
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:38 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Comparaciones entre el Tercio de Sarmiento y la División Azul

Invito a los camaradas del foro a establecer las similitudes y diferencias entre ambos.

Para empezar, yo encuentro los mismos principios de Sarmiento en la "Posición intermedia", y en la "Cabeza de puente".

Y a los valores que inspiran todas estas hazañas, hay que añadir la "cabezonería" y el orgullo español por no retroceder ni dar su brazo a torcer.

Y, hablando de otra cosa, ¿qué decir de la "recompensa" que recibe la familia de Sarmiento por parte del Estado?. Se le reclama el pago de deudas que han contraído porque el Rey no pagó nunca lo que le debía a Sarmiento, que se había entrampado para poder atender a los pagos de su Tercio. ¿No era éste el sentimiento de muchos divisionarios, que encontraron poco reconocimiento a su vuelta a España?.

Por favor, ¡adelante las intervenciones!
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Sab Jul 09, 2011 8:17 am, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 3:51 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Fuentes:

- "Estudios históricos (1515-1555)", de Laiglesia y Auset, Francisco de, 1850-1922. "COMO SE DEFENDÍAN LOS ESPAÑOLES EN EL SIGLO XVI - REV. DEL N.° 2"

- La Gesta de Castelnuovo” de Manuel Fernández Álvarez. Revista Historia 16 nº 111

- Rincones de historia de España (Arsenal, Prado); EDAF

- http://www.tercios.org/ (textos propiedad de Juan L. Sánchez)

- http://enlamemoria.iespana.es/austrias/tercios09.htm

- http://es.geocities.com/capitancontrera ... miento.htm


- Castelnuovo; http://historia.mforos.com/681747/62992 ... marcar=raz

- MARTÍNEZ LAÍNEZ, Fernando y SÁNCHEZ DE TOCA CATALÁ, José María, Tercios de España: la infantería legendaria, Edaf, Madrid, 2006, ISBN 978-84-414-1847-9

- La heroica resistencia del tercio viejo de Francisco de Sarmiento, por Manuel Claro Delgado
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 4:02 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Protagonistas

Recordemos, junto a Catelnovo, a sus principales protagonistas:

El Tercio de Castelnuovo, creado para esta acción, estaba compuesto por doce compañías de Infantería española, de 300 hombres cada una (teóricamente; en la práctica, menos). Sus mandos eran:

1. Maestre de Campo Francisco Sarmiento de Mendoza y Manuel.
2. Capitán Machín de Munguía y Millán, Antiguo Capitán del Tercio de Málaga, Niza, Garcilaso o Vargas, reformado en 1538.
3. Capitán Luis de Haro, que había sucedido en la Compañía, a Pedro de Vijea, del Tercio de Málaga.
4. Capitán Juan Vizcaíno y Mendoza, compañía formada con reformados del Lombardía en agosto de 1538.
5. Capitán Pedro Silva, compañía formada con reformados del Lombardía en 1538.
6. Capitán Sancho de Frías, compañía formada con reformados del Lombardía en 1538.
7. Capitán Juan Pérez de Zambrana, nacido en Borgoña (Franco Condado), antiguo Capitán del Tercio de Málaga.
8. Capitán Luis Cimbrón o Zimbrón, de Ávila. Antiguo Capitán del Tercio de Málaga y padre de Toribio Cimbrón, que también sería Capitán con el Duque de Alba en Flandes. Murió durante el sitio de Castelnuovo, haciéndose cargo de la Compañía Francisco de Olivera, natural de Mondéjar (Guadalajara), que cayó prisionero y fue cautivo. Fue de los que consiguió escapar en la galeota turca de la que se apoderó el baezano Juan Periche de Cabrera en 1546.
9. Capitán Domingo de Arriarán, Antiguo Capitán del “Tercio del Reyno” o de Nápoles, reformado disciplinariamente en Lombardía en agosto de 1538. Fue uno de los dos capitanes (el otro fue el Conde della Novellara, de Nápoles) cuyas compañías no se disolvieron, al no hallarse culpados en los fraudes reiterados cometidos por los demás capitanes del Tercio.
10. Capitán Pedro Ruiz Gallego, que sucedió en la Compañía a Luis de Alcocer, al obtener éste licencia para regresar a España.
11. Capitán Juan Pérez de Bocanegra. Antiguo capitán del Tercio de Málaga. Murió el 25.X.1538 en la primera escaramuza ante Castelnuovo y se dio su Compañía a Pedro de Sotomayor.
12. Capitán Jaime de Marquesa o Marquina, también preso y cautivo, fue otro de los que consiguió escapar con Periche de Cabrera. Parece tratarse del que los textos han interpretado como Marquesa, aunque el nombre que consta es el de Marquina (en cuyo caso, sería vizcaíno).

El 22 de junio de 1545 entró en el puerto de Mesina una galeota. En ella venían muchos evadidos de Istambul y, entre ellos, los siguientes veinticinco supervivientes de Castelnuovo:

Luis de Godoy, que era el castellano de la ciudad
Juanes de Joya, capitán
Juan Milló, alférez
Salazar, sargento

Diego de Quiñónez
Martín de Alarcón
Diego de Alarcón
Antonio de Quesada
Andrónico de Espinosa
Domingo de Cádiz
Juan de Andújar
Francisco de Baeza
Juan de Illanes
Juan de Madrid
Juan Catalán
Jaime Mallorquín
Pedro de Tarragona
Hernán Carrillo
Feliche (por su nombre, es inequívocamente italiano)
Hurtado
Montilla
Cabrera
Villagómez
Mendoza
Andrés
+++

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Última edición por Amenofis el Sab Jul 09, 2011 8:20 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 05, 2010 6:51 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4206
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
GURIPA67 escribió:
Amenofis donde puedo encontrar el siguiente libro "La infantería en torno al siglo de oro, Historia de la infantería española" de la Inspección de infantería, llevo tiempo intentándolo y no hay forma.

Si no está agotado, puede encontrarse en el departamento de Publicaciones del Ministerio de Defensa de España, P. de la Castellana, 109 28071 Madrid - Tlf.: (34) 91 395 50 00.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 44 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España