Fecha actual Vie Oct 20, 2017 9:37 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Mar Dic 22, 2009 10:09 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 4799
Ubicación: Alicante
PARA FELICITAROS las navidades a todos, he pensado que nada mejor que reproducir un pequeño relato navideño que VICENTE MAS MARTINEZ, uno de los grandes divisionarios alicantinos, publicó en el BLAU DIVISION hace ya tiempo.
Vicente es prototipo del divisionario falangista al 100 por 100. Sigue todo lo activo que le permite el parkinson que le ataca. Un ser admirable en todos los sentidos.
En las navidades de 1941 su antitanque estaba agregado a una Cómpaía de Infantería cuyo capitán tenia fama de especialmente temible y disciplinario.
Esta es la historia. Una historia profunda y tipicamente navideña.
Y lo dicho, para todos FELIZ NAVIDAD y PROSPERO 2010.


NAVIDAD EN LA NIEVE
Vicente Mas Martínez
Estábamos ya en los días cercanos a Navidad. Aquella nieve que de niño simulaba con mis hermanos en los Belenes, poniendo sal entre los árboles y las figuras que acompañaban al Nacimiento, desde mediados de octubre en que llegamos al frente, concretamente el día 12, llenaba de forma real cuanto podía alcanzar mi vista. Las ramas de los árboles, dobladas por el peso de la nieve que se depositaba en ellas, como si fuesen copos de algodón, se vencían, dejándolo caer de golpe, volviendo a su natural posición, para repetir a intervalos casi exactos la misma operación. Nunca pude yo imaginarme, nacido y crecido en una de las poblaciones de la costa levantina, que fuera posible tal cantidad de nieve y tan constantes las nevadas. En aquel invierno de 1941, nos decían los “ruskis” en la trilingüe jerga ruso-española-alemana que habíamos establecido, que era de los más duros que habían conocido; y no hacía falta que nos lo juraran a nosotros, los españoles integrantes de la División Azul, para que les creyésemos.
Después de casi dos meses de frente, nuestra Sección de Antitanques había estado descansando en uno de los pueblecitos que jalonan la autopista de Leningrado, en Tschechulino. Estábamos alojados cada Escuadra en una “isba”, en cuyo interior, pese al frío exterior, se gozaba de una agradable temperatura, gracias no solo a su construcción de gruesos troncos, sino también el fuego que permanentemente ardía en el “napesku”, alrededor del cual discurría la vida de sus habitantes. Pasábamos unos días muy agradables con los habitantes de la “isba”: un matrimonio anciano, su hija y un “malenki” de unos diez años. Todo lo nuestro lo compartíamos con ellos: nuestro rancho diario y el contenido de algún paquete que recibíamos de España. A cambios nos mantenían la estufa encendida y nos obsequiaban con lo poco que tenían guardado en el sótano de la “isba”: pepinillos en vinagre, alguna “kartoska” y algún pedazo de “kapuska” fermentada también con vinagre.
Se acercaba la Navidad y nuestra amistad con aquella familia iba en aumento. Se encandilaban oyéndonos hablar de nuestra tierra; del típico turrón con el que celebrábamos las Navidades, que les prometimos que probarían, porque quien más quien menos esperaba recibir algún paquete de la familia, con independencia del que teníamos anunciado de la División. Y así transcurrían los días, entre los trabajos de vaciar de nieve las trincheras con unas largas palas que nos habían proporcionado; con el ir a buscar la leña, que mi compañero Martín, procedente de un pueblo de Teruel, partía en un periquete, aunque procediese de largos troncos; entre las ingenuidades de “el Peque”, Antonio Bolívar, el más joven de la Escuadra, hijo de un Guardia Civil, que conocía de primera mano lo que fue el asedio de los revolucionarios en 1934, y alguna bronca que nos daba el sargento Portela cuando consideraba que no hacíamos las cosas bien.
Llegó la Nochebuena y nuestro optimismo subió a medida que descendía el contenido de una cantimplora de “vodka” que nos habían dado precisamente para poder celebrar aquella noche. Ya casi vacía uno de nosotros propuso ir a visitar al Capitán y cantarle un villancico. La propuesta era una broma; sin embargo, fue tomando cuerpo. Más que como acto de cortesía, serviría para demostrar que los de la Escuadra de Antitanques el algo más que “respeto” que al Capitán Leiva se le tenía en la posición. Yo le dije a Martín:
- Si dibujas un oso tirando de un trineo cargado de paquetes de aguinaldo, voy a llevárselo al Capitán como felicitación nuestra.
Martín acogió la idea con entusiasmo y en un periquete, sobre una tarjeta postal, realizó un estupendo dibujo. En él se leía “Turrón de Jijona”, “Felices Navidades”, “Feliz Nochebuena”. Y al dibujo le puso el siguiente pie: “Este osito blanco / en Rusia encontrado / a Ud. ofrecemos / por si es de su agrado / Su carga es un año / de felicidades / que le deseamos / en las Navidades”. Terminado el preparativo, me puse el capote, me ajuste el gorro y el pasamontañas, y animado ya por mis compañeros a quienes ya no les parecía del todo mal la ocurrencia, salí de la chabola lanzándome a “la aventura”. Yo muy tranquilo no iba, la verdad. Pero si estaba decidido, no solo por el calor del “vodka” y la influencia de la fecha, sino también por un punto de amor propio. Cuando llegué a la chabola del Capitán y le dije al enlace de servicio en la puerta cual era mi propósito, con aire protector me contestó: - Lárgate y no seas tonto. Así te evitarás ser el primero que se lleva una bronca esta noche.
No obstante, insistí. No iba a volverme sin conseguir mi propósito después de la caminata que me había dado. Ante mi testarudez dijo: Allá tú, dejándome sólo para anunciar mi vista al Capitán Leiva. Concedido el permiso, entré. El Capitán estaba sólo y yo, cuadrándome lo mejor que supe, hice la presentación de rigor: nombre, unidad, etc. Levantó la cara, dejando la escritura que estaba realizando, quizás también un poco extrañado de mi osadía y dijo: ¿Qué quieres? Tendí mi brazo hacia él con la tarjeta en la mano, a la vez que decía: - En nombre de la Escuadra de Antitanques destinada en su Compañía vengo a felicitarle las Pascuas y a entregarle esta Tarjeta, con nuestro deseo de que tenga una Feliz Nochebuena. El Capitán, que miraba la Tarjeta mientras yo hablaba, dentro de su seriedad acostumbrada, esbozó una sonrisa. - Muchas gracias. Y dile a tus compañeros que os agradezco muy de veras vuestra Felicitación, y que diré a vuestros superiores sobre vuestro comportamiento.
Yo ya me consideraba pagado, y triunfante en mi propósito, ya que no solo salía indemne de una entrevista con el temido Capitán, sino incluso reconocido. Me despedí con la misma corrección que me presenté y cuando ya había dado media vuelta, iniciando la salida, el Capitán me llamó: - Toma esta botella de coñac, para que celebréis vosotros la Nochebuena. Solo tengo dos y una os la ofrezco ya que sois los forasteros en la Compañía.
Me dio la mano y me volví a despedir. Creo que en aquel momento tuve una de las mayores satisfacciones de mi vida. No exagero. Cuando salí, el Enlace no se acababa de creer la escena que le conté tal y como había transcurrido; pero la botella que yo tenía en mis manos era un buen testimonio de que era cierto cuanto decía. Inicié el regreso todo lo rápido que permitía la blanda nieve que seguía cayendo. Me parecía que tenía alas en los pies. Mi cansancio había desaparecido cuando llegué a la chabola. Mi entrada en ella fue apoteósica. Les conté y repetí la escena cuyos detalles inquirían, una y otra vez, mis compañeros. Me abrazaron repetidamente. Y poco a poco, con el natural bullicio, fuimos dando cuenta del contenido de la botella de coñac, por cierto, “Terry”, malla amarilla, que iba disminuyendo en la misma proporción que aumentaba nuestra euforia. A ello ayudaba también en gran medida el estar convencidos de que, con nuestra ocurrencia, habíamos tendido un puente de concordia y ternura entre el Capitán Leiva y sus soldados, en aquella gélida Navidad de 1941.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Dic 22, 2009 11:32 pm 
Desconectado
Hauptmann
Hauptmann

Registrado: Dom Abr 26, 2009 10:21 pm
Mensajes: 537
Muy buena Calatrava, gracias por traerla en estas fechas tan propicias.

Saludos.-

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagen


Gloria a los que no pudieron volver, quedando en aquella tierra inhóspita.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Dic 22, 2009 11:34 pm 
Desconectado
Oberleutnant
Oberleutnant
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Nov 16, 2008 9:04 pm
Mensajes: 475
Ubicación: Soria
Un bonito relato, gracias por aportarlo Calatrava
Koeningtiger

_________________
ImagenImagenImagenImagen

MI HONOR SE LLAMA FIDELIDAD


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Dic 23, 2009 12:21 am 
Desconectado
Oberst
Oberst
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 04, 2009 12:36 pm
Mensajes: 1840
Ubicación: Toletum
Muy bonita historia,gracias Calatrava :D

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"No hay en el mundo tierra que no tenga tumba española...
"Doctísimo español,elegantísimo poeta,valiente y famoso soldado en muerte y en vida" Quevedo a Francisco de Aldana,"El Dívino"


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Dic 23, 2009 1:52 pm 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 10, 2009 5:02 pm
Mensajes: 7377
Una magnifica anecdota con un gran valor historico. Asi se aumenta la historia humana de la D.A.
Gracias

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Ante Dios nunca seras heroe anonimo" de la Ordenanza del Requete


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Dic 23, 2009 4:25 pm 
Desconectado
Stabsgefreiter
Stabsgefreiter

Registrado: Lun May 11, 2009 6:01 pm
Mensajes: 96
Buena anecdota si señor :D


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España