memoriablau
http://memoriablau.es/

Feldpost- Camarada Enrique
http://memoriablau.es/viewtopic.php?f=28&t=7888
Página 3 de 6

Autor:  RosaSe [ Mar Mar 06, 2012 2:44 pm ]
Asunto: 

Exacto, MORTADELA. Yo era amiga de la italiana a quien iban idirgidas las cartas y que casi por casualidad llegaron a mi poder y guardo, puesto que ella nunca las reclamó. La historia es de un amor no correspondido, que cuento en un foro de tebeos en la que estoy metida ya hace algunos años, a causa de mi vinculación a una revista infantil en la que estuve trabajando como secretaria. Por cierto que me intriga la coincidencia de tu identificación como "Mortadela", por lo de los dibujos de Francisco Ibañez "Mortadelo y Filemón".
Bien, si te apetece podrás encontrar mi relato sobre el divisionario en el foro de La T.I.A.com - Cuartel General
Agradecida.
:)

Autor:  delaiglesiahernandez [ Mié Mar 07, 2012 2:12 pm ]
Asunto: 

Un documento impresionante, Amenofis, donde se puede constatar eso que comúnmente llamaban los divisionarios el "eso ya ha pasao" o el "eso fue ayer", que mostraba el deseo de vivir el día a día al segundo, y no querer retroceder a los sufrimientos o las fatigas del día de antes. También puede constatarse el ansia de cariño de ese muchacho y las ganas de estar haciendo "lo que en España se espera de él". Lo dicho, impresionante, muchas gracias.


No es de un comic, Rosa Se, es de la terminología propia del argot divisionario que dividía a los combatientes entre caminantes o peregrinos (los que estaban en camino hacia Rusia), mortadelas (los recien llegados porpor lo de tiernos) hasta que llegaba el siguiente, guripas (los del principio y todos los que habían tenido la suerte de poder recibir a un nuevo contingente de mortadelas), e hijos pródigos ( los que se encontraban ya inscritos en los Batallones de Repatriación), y tranquilos (los que habían pasado a estar con Dios entre los luceros). Bástete saber que entre los oficiales y suboficiales tambien se denomionaban mortadelas a los compañeros recien llegados......Datos de las conversaciones con mi padre, contaba que al final los motes que perduraron fueron el de guripa y el de mortadela.

Autor:  Langen [ Mié Mar 07, 2012 7:47 pm ]
Asunto: 

Querido amigo Amenofis: Me ha encantado leer tanto las cartas como tus acertados comentarios. Haces un análisis de ellas a mi modo de ver acertadísimo. Estas pequeñas historias me encantan aunque no tengan un final feliz. Una vez más enhorabuena y gracias por ponerlas. Si estáis buscando al divisionario que tengáis suerte. Yo no descansaría hasta averiguar quienes eran los protagonistas y obtener alguna fotos de ellos.

Autor:  Javier Sturmpioniere [ Mié Mar 07, 2012 8:56 pm ]
Asunto:  Gracias Amenofis

Gracias por compartir estas cartas.

Estos documentos, con los mínimos cambios que la técnica provoca, podrían encajar en Kosovo, Bosnia,Afganistán , Irak...
¡Lo que "Enrique" daría por hacer una llamada o usar el correo electrónico para contactar con su amada!

Los tiempos cambian, pero las inquietudes de los soldados en tierra extraña parecen perennes.

Autor:  Amenofis [ Mié Mar 07, 2012 9:03 pm ]
Asunto: 

Es que las circunstancias cambian con los tiempos, pero el ser humano sigue siendo el ser humano, afortunadamente, con sus virtudes y sus defectos, con sus grandezas y sus miserias.

En esas cartas se ve una evolución en Enrique, desde esa obsesión porque puede morir (que no se daba al principio en muchos divisionarios que, con sus pocos años, creían que a ellos no les podía pasar eso) a la familiarización con la vida militar, y con la vida en el frente. Y eso, pasando por las sorpresas iniciales ante un cambio tan drástico de vida.

De lo que escribieron los divisionarios, y yo he leído, estas interioridades y el estado anímico sólo se ven reflejados en algunos diarios (y sólo en los menos). Y no se ven en los magníficos libros escritos muchos años después, porque estos detalles se olvidan (salvo los de los momentos más críticos) y, sin embargo, son una parte esencial de la vida y alma de la División Azul.

Autor:  Amenofis [ Mié Mar 07, 2012 9:05 pm ]
Asunto: 

delaiglesiahernandez escribió:
... mortadelas (los recien llegados por lo de tiernos)

Lo de mortadela, además de por lo tiernos, hacía referencia a la tez que aún no estaba curtida por los rigores (y a veces, también la mugre) de la primera línea.

Autor:  delaiglesiahernandez [ Mié Mar 07, 2012 9:55 pm ]
Asunto: 

Amenofis escribió:
delaiglesiahernandez escribió:
... mortadelas (los recien llegados por lo de tiernos)

Lo de mortadela, además de por lo tiernos, hacía referencia a la tez que aún no estaba curtida por los rigores (y a veces, también la mugre) de la primera línea.


Muy buena puntualización, Amenofis, sobre todo el cambio de color por la falta de aseo.

Autor:  RosaSe [ Jue Mar 08, 2012 9:33 pm ]
Asunto: 

Muy gracioso lo de las Mortadelas. Gracias por desvanecer mis dudas acerca de su significado. Pensé que se trataba de algún exquisito bocadillo que repartían en el frente, para fortalecer la energía de los combatientes.
!Je,Je! :roll:

Autor:  RosaSe [ Jue May 03, 2012 2:01 pm ]
Asunto: 

Después de mi ausencia de varias semanas, heme aquí de nuevo. No os olvido. Ha sido por un trabajito también de investigación. A ver si ahora puedo dedicarme a seguir con los recuerdos de mis dos amigos divisionarios: Eustaquio de la Cruz y Luis Fernando Prada, a quien Eustaquio facilitó mi dirección para que fuera su madrina. Desde el frente recibí ya muy pocas cartas, porque el conflicto bélico estaba a punto de acabar.
Si me envió una foto, que conservo, así como la correspondencia desde Madrid.
Mis saludos para todos. :)

Autor:  ADRHERPE [ Vie May 04, 2012 6:12 pm ]
Asunto: 

Muchas gracias a Rosase por publicar estas cartas y permitirnos conocer los sentimientos de un divisionario.
Y gracias a Amenofis por el analisis que hace de las mismas.

Autor:  ASPA ROJA [ Vie May 04, 2012 7:55 pm ]
Asunto: 

Muchas gracias Rosase y Amenofis por este conjunto de cartas , que reflejan los buenos sentimientos humanos en los peores momentos.

Autor:  ASPA ROJA [ Vie May 04, 2012 8:02 pm ]
Asunto: 

Como de amor se trata, de español combatiente de la Division Azul y de italiana , pongo esta noticia que publica El Diario Montañes con fecha de ayer 3 de mayo de 2012.

Ella viuda de un combatiente de la Division Azul Angel Gonzalez , natural de Cabuerniga (Cantabria).

Eugenia conoció a su marido, de Cabuérniga, cuando estaba en la División Azul .Durante cinco años trabajo en 'la fabricona' como llamaba a la Textil Santanderina.

Los ojos negros que guardan las imágenes de los 99 años de vida de la italiana Eugenia Basso se acoplan a un rostro nervioso, tímido, que con frecuencia esconde tras sus manos, abrumada. «Nunca pensé que vendría tanta gente», dice con acento italiano. Nadie lo pensó, pero fueron muchos los vecinos de Cabezón de la Sal que se acercaron ayer a ver de nuevo a la italiana que vivió en el pueblo durante quince años. Llegó allá por 1946 y abandonó Cabezón el 1 de mayo de 1961. Después de cincuenta años, su figura jovial, que para nada hace pensar que está a punto de cumplir un siglo, pregunta por la casa donde vivió. «Ya no existe», le dicen, al igual que sucede como muchas cosas del Cabezón de entonces. Y abraza y besa a las culpables de este reencuentro, las creadoras del blog 'La huerta de Jovita', donde un grupo de vecinos de Cabezón colgó fotos antiguas que la familia de Eugenia vio y, a partir de ahí, recobraron el contacto. Tras varias llamadas telefónicas, Eugenia acompañada de la menor de sus cinco hijos, Campitos, visitó ayer el pueblo para reencontrarse con sus amigos de entonces y recordar viejas historias y anécdotas.
Eugenia entrelaza los dedos, como rezando. Es su forma de agradecer la bienvenida, porque ya casi no le quedan palabras. «Gracias, gracias, gracias». Su pelo ondulado, como los vaivenes de su vida, y las piernas fuertes, como ella, le permiten caminar, junto a su hija y su yerno, Romeo, por unas calles que apenas reconoce por el paso del tiempo. La historia de su vida ha dejado marcas en los muros del pueblo que hoy las creadoras del blog repiten de memoria. «Como las canciones que nos cantaba de pequeñas», dice Mari Carmen, una amiga de Manuela, la hija mayor de Eugenia, que desgrana su árbol genealógico con ella.

A Eugenia Basso la trajo a Cabezón el amor. En Milán conoció a Ángel González, nacido en Cabuérniga, que estaba en la División Azul, y se vino a vivir con él al barrio de La Pesa. Pero no hubo paz y después gloria. «Después de haber vivido dos guerras mundiales en Italia, pensé que aquí sería mejor». Pero no fue así. Aquí, en Cabezón, se encontró con una posguerra que la hizo ser «triste, muy triste» y pobre. Eugenia recuerda aquellos años con pesar y pone cara de quien ha cruzado un campo de batalla. «No sabía hablar español y tenía que trabajar limpiando casas para sacar a mis cinco hijos adelante», dice con su voz aún fuerte y dura « como una roca», apostilla Mari Carmen.

Entre recuerdo y recuerdo, van apareciendo algunas de las fotos que se colgaron en el blog. «Bellísima», dice Romeo mientras contempla una foto. «¿Antonia?», pregunta Eugenia al reconocer a una amiga. «Murió», responde alguién. Vuelve a salir su marido en la conversación. «Tenía nariz de judío», recuerda Encarnita, otra vecina. «No era malo, pero siempre estaba fuera», dice Eugenia. Después de quince años de tristeza en Cabezón, «volvimos a Italia, a un pueblito cerca de Venecia», donde Eugenia continúa viviendo con su hija pequeña. «Ahora tengo ocho nietos», explica moviendo sus manos de abuela.
Todo son saltos del pasado al presente. Las voces se hacen familiares. Se acerca Campitos, su hija, y cuenta un poco de los difuminados recuerdos que guarda de los cinco que pasó en el pueblo. «Mi madre trabajaba mucho y la paga era una torta de pan con cinco sardinas que repartía entre todos nosotros». Rosa de Escalante la tuvo de interina en su casa y hoy, en el reencuentro, la besa con cariño. «Admirable, encantadora, educadísima». Nada es suficiente para describir a Eugenia y ella, rodeada por todas sus antiguas amigas, siente el cariño que la profesan. Los italianos, como les llamaban en Cabezón, se mudaron al barrio de Las Casucas en 1955. Después del bajo de La Pesa, «ese piso me parecía un palacio», bromea la italiana. La tía de Javier, Luisa, de 87 años, aparece en las fotos antiguas junto a Eugenia. Es de las pocas que quedan de su quinta.
«Mama mía», repite cada dos por tres y se tapa la cara con las manos. Los vecinos y los italianos se tocan el rostro para reconocerse. Durante cinco años, trabajó en la Textil Santanderina, 'la fabricona', la llamaba. Y cinco años después de nacer Campitos, «marché a Italia otra vez», donde la vida le cambió, de una vez por todas a mejor.

http://www.eldiariomontanes.es/v/201205 ... 20503.html

Autor:  Heinrich1967 [ Mar Jul 31, 2012 11:09 am ]
Asunto: 

RosaSe escribió:
Después de mi ausencia de varias semanas, heme aquí de nuevo. No os olvido. Ha sido por un trabajito también de investigación. A ver si ahora puedo dedicarme a seguir con los recuerdos de mis dos amigos divisionarios: Eustaquio de la Cruz y Luis Fernando Prada, a quien Eustaquio facilitó mi dirección para que fuera su madrina. Desde el frente recibí ya muy pocas cartas, porque el conflicto bélico estaba a punto de acabar.
Si me envió una foto, que conservo, así como la correspondencia desde Madrid.
Mis saludos para todos. :)


Estimada RosaSe, hace unos días anduve echando un vistazo como suelo hacer desde hace mucho tiempo, por este estupendo foro de la DVA, buscando siempre información posible de aquella gesta hermosa y de quienes participaron en ella, y por casulidad el Viernes pasado vi sus comentarios y la publicación de unas cartas, así como ciertos detalles de un tal Eustaquio de la Cruz...
Inmediatamente me registré en este foro, para poder escribirle personalmente...porque creo que Ud. habla de mi padre....quien siempre se hacía llamar Enrique por que no le gustaba su nombre. Esa coincidencia y tantas otras, así como la letra de las cartas.....uffffff...no salgo de mi asombro, no es posible....
Me encantaría poder contactar con Ud. si quiere, sería un placer para mi saber de alguien que conocío a mi padre...y en esas circunstancias.
Espero pronto sus notícias, mientras le envío un saludo cordial,
Enrique.

Autor:  RosaSe [ Mar Jul 31, 2012 1:25 pm ]
Asunto: 

!Oh, qué sorpresa! ... Me parece imposible lo que estoy leyendo. Me han avisado de tu mensaje y me he quedado de piedra. Hemos de confirmar si, en efecto, el autor de las cartas era tu padre. Te hago unas preguntas previas:
¿Vivía en Barcelona?
¿Trabajaba en Transradio Española?
Me parece recordar que era de noble ascendencia.
Sí, se llamaba Eustaquio.
En el año 1942, tendría unos 20 años.
Se alistó en la División Azul en el citaño año.

Por favor, si te es posible, contéstame rápido, porque si tú te has quedado
impaciente, imagínate yo ... que estuve enamoradísima de él!.

:lol:

Autor:  Amenofis [ Mar Jul 31, 2012 1:34 pm ]
Asunto: 

Como "intermediario" que hice en este tema, me alegro mucho de que se haya podido contactar, como en otros casos, con familiares (en este caso, hijo) de un divisionario.

Heinrich1967, la agradecería nos pudiera aportar algo sobre su padre.

Página 3 de 6 Todos los horarios son UTC + 1 hora
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
https://www.phpbb.com/