Fecha actual Lun Jul 16, 2018 9:03 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Sab Jul 16, 2011 12:26 am 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 5026
Ubicación: Alicante
Secundino Serrano es un profesor de historia, leonés, marcadamente de izquierdas. Ha escrito muchas cosas sobre sus heroes por antonomasia, los maquis españoles.
También un libro sobre los republicanos españoles en la Segunda Guerra Mundial (muy favorable a ellos).
Ahora parece que va sacar proximamente un libro sobre españoles en el GULAG, pero centrándose en los que llegaron a este lugar del paraiso soviético... ¡siendo de izquierdas! (es lo que tenía el stalinismo, que por menos que canta un gallo te mandaba para el Gulag...)

http://www.elcorreo.com/agencias/201107 ... 31535.html

Trascribo el texto.

EL 85 % DE LOS ESPAÑOLES SOMETIDOS A TRABAJOS FORZADOS EN LA URSS SOBREVIVIO.

León, 13 jul (EFE).- La supervivencia de los españoles en los "gulag", los campos de trabajo forzados en la extinta Unión Soviética (URRS), se situó en cerca del 85 por ciento, una cifra muy por encima a la que se registró en el caso de los campos nazis.
Así lo ha explicado, en una entrevista a EFE, el catedrático de Historia Secundino Serrano, autor de un libro que saldrá en otoño, titulado "Españoles en el Gulag. Republicanos bajo el estalinismo", con el que arrojará luz sobre un tema que ha pasado desapercibido en el estudio de la historia del Franquismo, la presencia de republicanos españoles en el "gulag".
Con el libro dará por culminada su trilogía sobre los republicanos anónimos que lucharon contra los totalitarismos, "contra Franco en España, contra Hitler en Alemania y contra Stalin en la URSS".
Ha explicado que "hubo contabilizados con nombre y apellidos" 185 españoles en el "gulag", de los que 27 murieron, la mitad en el Círculo Polar Ártico y la otra mitad en Kazajistán.
Ha insistido además en que, a pesar de que los campos de trabajo forzado de la URSS fueron "verdaderas matanzas, no son comparables a los campos de exterminio nazis".
Esta investigación comienza en 2002 cuando, en medio de otro estudio sobre los españoles en la Segunda Guerra Mundial, halla en el Archivo General de la Guerra Civil en Salamanca un sobre con medio centenar de fotografías de carné en el que únicamente aparecía escrito: Karagandá, capital de la provincia del mismo nombre en Kazajistán.
Éste será el punto de partida hacia la reconstrucción de este episodio en el que un grupo de jóvenes españoles maltratados por su propia ideología regresan a España trece años después "desilusionados, anticomunistas, muy nacionalistas y, en algún caso excepcional, incluso con afinidades bastante franquistas".
Según Serrano, se trata de un grupo que "numéricamente no es relevante, pero que sí tiene una importancia cualitativa".
El historiador ha destacado lo paradójico de este episodio de la historia del Franquismo que tiene como protagonistas a un grupo de marineros y aspirantes a pilotos españoles de ideología republicana, que acabaron prestando servicios forzados en algunos de los campos más significativos de los 76 complejos concentracionarios soviéticos, el conocido como Archipiélago Gulag.
Se trata de un grupo de jóvenes que llega a la URSS con ideas de izquierdas o comunistas y que regresan a una dictadura, la de Franco, "pero encantados de la vida porque realmente los habían castigado de tal manera que eran felices por salir de Rusia".
El regreso de los que sobrevivieron al "gulag" tiene dos momentos, uno de ellos el 2 de abril de 1954, cuando 38 de estos internados llegaron a Barcelona en un barco que se llamaba "Semíramis", en el que venían a bordo 248 divisionarios, de la División Azul, y esos 38 republicanos, a los que se les dio un recibimiento espectacular.
Un millón de personas de toda España fue a recibirles, ha relatado Serrano, que ha añadido que estos jóvenes habían salido de la guerra cantando el "Himno de Riego" y regresan trece años después en un barco en el que la banda sonora era el "Cara al sol".
Según ha dicho, el franquismo los utilizó propagandísticamente, se les recibió a estos 38 españoles republicanos lo mismo que a los divisionarios e incluso se les consiguió trabajo a todos.
El segundo momento fue cuando regresaron a España con los "niños de la guerra", entre 1956 y 1959.
Serrano tiene previsto avanzar parte de esta historia en una ponencia que ofrecerá hoy en el curso de la Universidad de León sobre "Historia y Memoria", que estos días se desarrolla en Cistierna (León). EFE



ALGUN COMENTARIO POR MI PARTE:
Ese 85 % de supervivientes se refiere a los que lllegaron al Gulag pese a su militancia de izquierdas. Desde luego el porcentaje de supervivencia entre los divisionarios fue mucho más bajo...

Otras cosas que se dicen en el texto, por el periodista, o por Serrano, se comentan por si solas y no vale la pena entrar en ellas.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jul 16, 2011 12:29 am 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 5026
Ubicación: Alicante
Otro texto sobre el mismo tema en:

http://www.diariodeleon.es/noticias/not ... kid=618719

Serrano relata en un libro la odisea de los republicanos españoles en el Gulag
El escritor avanza la temática de su novela en el curso de verano de Cistierna

14/07/2011 JOSE MARÍA CAMPOS | CISTIERNA


Transcribo el texto:

La tercera jornada del Curso de Verano que la Universidad de León celebra en Cistierna contó con la intervención del profesor del historia del Instituto Legio VII de León, Secundino Serrano, quien habló sobre Republicanos españoles en el Gulag . Recordó que cuando finalizó la guerra civil, se encontraban en la Unión Soviética 4.506 españoles exiliados, 2.982 niños de la guerra, 130 maestros y educadores que los acompañaron, 891 militantes y cargos del partido comunista, 192 marineros, el mismo número de aspirantes a pilotos, 75 desertores de la División Azul -”de ideología izquierdista-” y 44 republicanos detenidos en Berlín por las tropas soviéticas.

«Los protagonistas de nuestra historia fueron principalmente una parte de los cuatrocientos marinos y alumnos-piloto, que, terminada la guerra, no quisieron o no pudieron regresar a España ni, por otra parte, deseaban permanecer en Rusia. Muchos de ellos acabaron en el Gulag». Hubo una primera detención a comienzos de 1940 -”ocho pilotos fueron arrestados en las afueras de Moscú y seis marinos, en Odesa-” que, después de pasar por las cárceles moscovitas -”las temibles Burtika, Lefortovo o Lubianka-”, acabaron en el Gulag. El resto fue detenido días después de la Operación Barbarroja, en junio de 1941, cuando los nazis penetraron en el territorio soviético. También terminaron en los campos de trabajo forzado.

«Los republicanos españoles, aunque irrelevantes numéricamente, estuvieron en algunos de los campos más significativos de los 76 complejos concentracionarios soviéticos, el conocido como Archipiélago Gulag». Lo más significativo: el lugar de memoria por excelencia de los españoles represaliados por Stalin fue la estepa de Kazajstán, alrededor de la ciudad minera de Karagandá, y especialmente tres campos: Karabas, Kok-Usek y Spassk. En Kok-Usek diez republicanos españoles se convirtieron en padres, y sus parejas eran judías austríacas. El otro territorio represivo de los españoles fue el Círculo Polar Ártico, especialmente en torno a las ciudades de Norilsk, Vorkutá y Kolymá. Según Shalámov, los termómetros marcaban hasta -72 grados, y «por debajo de 55 grados un escupitajo se helaba en el vuelo», las flores «no tenían olor» y los pájaros «no cantaban». Por los campos rusos pasaron 190 republicanos españoles, y murieron 27 de ellos. Entre los muertos, un maestro leonés, Nicolás Díaz Valbuena, cenetista, que había pertenecido, paradójicamente, a la Asociación de Amigos de la Unión Soviética.

Los alumnos participantes en el curso de verano que se celebra en Cistierna realizaron ayer una visita a las cuevas refugio de los guerrilleros situadas en Vozmediano. El centro de estos guerrilleros estaba en Sabero y la base en Vozmediano. Entre los guerrilleros de la época destacan Ramiro de Caboarenas, conocido como Ramirón, y Calixto López Abad.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Jul 17, 2011 10:51 am 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 20, 2008 4:33 pm
Mensajes: 3383
Ubicación: Valle de Arán
Solamente se me ocurre hacer una pregunta: ¿Los datos que aporta el Sr. Secundino Serrano son tan verdaderos y precisos como parece a primera vista?.

No sé con exactitud la cifra de españoles republicanos que acabaron, por unas circunstancias u otras, en alguno de los campos del Archipielago Gulag, pero casi diría que 185 me parecen pocos.

Sobre la cifra que da de 27 republicanos españoles muertos en el Gulag, pues lo mismo: me parece una cantidad poco elevada. Los que hemos tenido la "paciencia" de tomar algunas notas de los textos y documentos relativos con los prisioneros hemos podido localizar al menos referencias de 2 pilotos republicanos muertos, 19 marinos republicanos muertos, y 3 internados muertos en el cautiverio, lo que daría una cantidad de 24 fallecidos. Todo esto aparece en los pocos libros y documentos que he podido leer y ya tengo los nombres de 24, entonces me pregunto: ¿este señor solo tiene un listado de 3 nombres más?. Pues me parece poco.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jul 18, 2011 10:21 am 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 5026
Ubicación: Alicante
Parece que este tema, el de los "republicanos" que gracias a la peculiar oedagogia stalinista dieron con sus huesos en el Gulag se vaya a poner de moda.
Debería hacer reflexionar a mas de uno sobre la naturaleza del regimen de Stalin...



EN DIARIO DE CADIZ


http://www.diariodecadiz.es/article/oci ... toria.html


Crónica de uno de los ángulos ciegos de nuestra historia

Pitusa Sánchez-Ferragut publica 'También se vive muriendo', una recreación de los diecisiete años que su padre vivió en un 'gulag' de la Unión Soviética


Pilar Vera / Cádiz | Actualizado 18.07.2011 -

Ramón Sánchez-Ferragut nació en San Fernando y se hizo marino en la antigua Escuela de Náuticas. De sus diez hermanos, todos militares, hubo quienes cayeron a manos de los rojos y quienes lo hicieron a manos de los nacionales. "El trabajaba como mercante en el Cabo San Agustín para la compañía Ybarra, que era la que se encargó de llevar desde Valencia víveres y bienes y traer material bélico pues, con la guerra, los barcos fueron militarizados -comenta su hija, Pitusa Sánchez-Ferragut-. Hasta que en el último viaje ya no regresaron: tuvieron que quedarse en la URSS".

Dentro de ese grupo, se encontraban pilotos que fueron a entrenarse "y no volaron en su vida" y los marinos mercantes. "No tenían nada que ver con la División Azul, eran civiles de distinto sesgo ideológico que querían regresar a su país, pero ese gesto se entendía como una desautorización al Partido Comunista, y fueron enviados a distintos campos de trabajo, donde algunos permanecieron más de quince años", explica. Esa experiencia vivida por su padre es la que la autora relata en También se vive muriendo: una recreación en primera persona de lo que pudieron ser los 17 años que Ramón Sánchez-Ferragut vivió en distintos gulags soviéticos. "Como dice el historiador William Chislett, uno de los episodios más desconocidos de nuestra historia es la experiencia de los 270 españoles que fueron retenidos en la URSS al terminar la contienda civil -indica Pitusa Sánchez-Ferragut-. No fueron juzgados en ningún momento. Estuvieron dos años retenidos en Odessa en régimen de semilibertad y, cuando al fin les dijeron que iban a volver a España, los mandaron al primer campo de trabajo".

Tras lustros de internamientos, todos ellos olvidaron la esperanza de regresar: un deseo que, sin embargo, sí se haría realidad para algunos. Los supervivientes a esta especie de vacío político terminarían regresando a suelo español en dos contingentes: en el 46 y en el 53.

"Mi padre nunca hablaba de esto, yo creo que por el pacto de silencio que se produce entre todos los que han pasado por un campo de concentración -comenta Sánchez-Ferragut-. Además, recordar les hacía daño. Pero una vez me fui enterando de todo, fui empezando a comprender la forma de ser mi padre, por qué era tan estricto, tan reservado, por qué desarrolló esa sobre protección con sus hijos".

La historia que Ramón Sánchez-Ferragut vivió en los campos de trabajo soviéticos ha sido recreada por su hija a partir de los apuntes que el propio Ramón había elaborado, además de las notas que ella misma tomaba -"sin que se diera cuenta"- cuando hablaba. Después tocó cotejar todos estos datos con la documentación que se conserva en el Archivo de Historia de Amsterdam -donde se guardan las carpetas de todos los internados-: "Fue como elaborar un gran puzzle en el que pude ratificar que lo que contaba mi padre era verdad, que sus compañeros, por ejemplo, verdaderamente existieron". Un conglomerado de información al que se suman, también, testimonios de los afectados: entre ellos, el último superviviente del grupo, un nonagenario que vive en Madrid, y "que lo único que me ha dicho, después de todo esto, es que a las cosas no hay que darles tanta importancia".

Durante su reclusión, cuenta Sánchez-Ferragut en su novela, los presos trataban de vivir al día: "Trabajaban trece horas diarias y a veces los despertaban a las tres horas de sueño para obligarles a firmar la residencia. Pretendían vencerlos por cansancio. Mi padre estuvo a punto de morir un par de veces: en una ocasión, le dio una lumbalgia y lo dejaron tirado en un cuarto. Allí estuvo un mes, y sobrevivió porque los compañeros le pasaron ladrillos calientes . Otra vez, cayó congelado en un agujero sin que los otros se dieran cuenta pero, por suerte, despertó".

Pitusa Sánchez-Ferragut destaca los valores de unión y solidaridad que se dieron en el grupo de españoles, "incluso hacían huelgas de hambre, cuando lo que comían era sopa de col fermentada. Soportaban temperaturas de cincuenta grados bajo cero con trapos en los pies. El bicho que más resiste las temperaturas extremas , me decía mi padre, es el piojo".

El regreso a España, por supuesto, supuso un gran choque. En la vuelta, Ramón Sánchez-Ferragut sólo conservó un recuerdo de su paso por el gulag: el retrato que llegó a hacerle, sobre una tablilla y barbudo como un pope, otro de los prisioneros. "Mi padre se fue con una forma de vida y regresó a otra muy distinta -prosigue la autora-. Al principio, por ejemplo, no aguantaba dormir en la cama y se tiraba en el suelo, y se moría de calor en pleno invierno. Y tenía que ir comiendo muy poco a poco, por supuesto. Tuvo que hacer una adaptación progresiva a la vida".


Mi comentario:
Asi era el regimen que nuestro Frente Popular admiraba y del que recibió tan generosa ayuda.
Asi era el regimen que la División Azul quiso borrar de la faz de la tierra.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Nov 14, 2011 9:01 pm 
Desconectado
Generaloberst
Generaloberst
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep 23, 2009 10:33 pm
Mensajes: 5026
Ubicación: Alicante
El libro de SERRANO ya está editado y me ha dado tiempo a leerlo.

SECUNDINO SERRANO.
"Españoles en el GULAG. Republicanos bajo el estalinismo".
Ed Peninsula, Barcelona, 2011.

Sobre el autor. netamente de izquierdas, se le considera especialista en la historia del "maquis". Publicó hace unos años un libro sobre los republicanos en la II GM que era patético: poco mas o menos venia a decir que le ganaron la guerra a Hitler ellos solitos.
El autor sigue en sus trece ideologicamente, pero al menos hay que reconocer que ha tenido el coraje de contar la suerte que les dio el buen "padrecito de todos los pueblos" a los españoles republicanos que cayeron en sus manos y tuvieron la poco afortunada idea de no querer convertirse en ciudadanos sovieticos.
No tiene empacho en hacer responsable al PCE de la tragica historia de esta gente, de esta pobre gente, que vio como su idealizada URSS los metia en campos de concentración.
Y no tiene empacho en reconocer que en los campos stalinostas los divisionarios y los exrepublicanos se hicieron camaradas, asi como que esos antiguos republicanos regresaron a España convertidos en buena medida en feroces anticomunistas.
Con todo, a lo largo y ancho de todo el libro sigue dando muestras de que sigue anclado en sus inveterados ideales izquierdistas y llega a escribir cosas inaceptabls.
Para aquellos foristas mas intresados en el tema de los prisioneros, puede ser un libro que os resulte interesante, y al que quizas os convenga echarle una ojeadita.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Con mi canción la gloria va, que en Rusia están los camaradas de mi División... ...


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Dom Abr 06, 2014 9:00 am 
Desconectado
Major
Major

Registrado: Mié Ene 14, 2009 9:23 pm
Mensajes: 635
No sabía si poner este libro aquí o en el apartado libros. Que el responsable juzgue.
Un abrazo.

«Rusia envió a 185 republicanos españoles al gulag sin juzgarlos»

http://www.diariodeleon.es/noticias/cul ... juzgarlos_

Encontró un sobre con la palabra Karagandá. Tuvo que mirar el lugar en el mapa para ubicarlo en Kazajistán. Todo comenzó en el Archivo de Salamanca. El historiador leonés Secundino Serrano buscaba pistas de los republicanos que combatieron contra Hitler y se encontró una lista de represaliados españoles en Rusia. Desde el 2006 tenía ‘aparcada’ la historia de los republicanos condenados a los campos de trabajo en Siberia. Españoles en el gulag. Republicanos bajo el estalinismo cierra la trilogía que comenzó con Maquis y continuó con La última gesta. Editado por Península, en el tercer libro rescata la memoria de «ciudadanos anónimos que protagonizaron la historia, pero que no tuvieron a nadie que la contara». Serrano lo ha hecho. Ha puesto sobre el papel a los personajes de unos sucesos que han permanecido silenciados durante décadas.

El sobre de Karagandá tenía expedientes de personas desterradas al gulag y datos de una campaña de movilización llevada a cabo en Francia para su liberación. A Serrano la historia le fascinó desde el principio. Este profesor de historia ha podido localizar a 185 republicanos en Rusia, aunque hubo hasta 300 españoles en campos de trabajo, «no todos por motivos políticos», dice. Uno de ellos era el maestro leonés Nicolás Díaz Valbuena. Un militante de la CNT oriundo de Vega de Gordón. Sorprendentemente, Díaz Valbuena era miembro de la Sociedad de Amigos de la Unión Soviética. Serrano sólo ha podido averiguar que falleció en un campo de trabajo. La documentación «se pierde ahí. No existe información sobre a qué campo fue destinado ni de las circunstancias de su muerte».

Ha sido una labor ardua. A Serrano le tocado el alma. Hechos cruentos a los que ha puesto nombre y apellidos. Biografías que ha rescatado de tediosos expedientes. «La mayoría fueron detenidos y llevados a los campos, sin ser juzgados ni condenados. Fue un auténtico secuestro político».

Los de la División Azul. Entre 1948 y 1953 los republicanos convivieron en el gulag con miembros de la célebre División Azul. «El régimen soviético los situó en el mismo bando». Tras la muerte de Stalin, son liberados, y 38 de aquellos republicanos regresan a España junto a los divisionarios a bordo del barco griego Semíramis. En el puerto de Barcelona los 286 repatriados españoles, incluidos los republicanos, son recibidos con los sones del himno nacional.

El nuevo libro de Serrano, que llega hoy a las librerías, es un relato «panorámico» de los españoles republicanos en la Unión Soviética. Pero el autor se encontró decenas de historias paralelas que también merecían ser contadas. Mientras escribía el libro pensaba en las matrioskas –las conocidas muñecas rusas que se introducen una dentro de otra—, porque cada episodio le llevaba a otro. «Son como capas de cebolla. Historias dentro de historias, con el nexo común de los campos de trabajo». Serrano también localizó a ocho leoneses de la División Azul que acabaron en el gulag: Alberto Alonso Pascual (Cistierna), Benito Bautrulle del Río (León), Eladio Bello Voces (San Juan de Palueza), Germán Díaz Conde (Velilla de Valderaduey), Modesto Fernández Riesco (León), Cayetano López Bueno (León), Joaquín Montaña González (Villafranca del Bierzo) y Gumersindo Pestaña Fernández (Astorga).

Vivo, pero con funeral. El Diario de León de abril de 1954 recoge la llegada de estos hombres a bordo del Semíramis. El corresponsal de Villafranca relata en un artículo la sorpresa de los emocionados padres de Joaquín Montaña González al saber que su hijo estaba vivo, puesto que años atrás, dándole por muerto, le habían hecho hasta un funeral. Durante cinco años republicanos y divisionarios compartieron penalidades en campos del Círculo Polar Ártico (hasta 75 grados bajo cero), las estepas de Kazajastán (como el de Kok-Usek, donde diez españoles, casados con judías austríacas, fueron padres) y en gulags de la Rusia europea.

Serrano confiesa que con la trilogía pretendía recuperar a los republicanos españoles que lucharon contra Franco (Maquis), contra Hitler (La última gesta) y contra Stalin (Republicanos en el gulag). En el último libro de Serrano también sorprende la peripecia vivida por una treintena de niños de la guerra —la mayoría vascos, asturianos y cántabros—, que fueron enviados por sus padres a Rusia huyendo de la contienda española. Cuando los nazis avanzan sobre territorio ruso, estos niños son detenidos y repatriados a España. Serrano ha averiguado que dos de ellos acabaron en la guerrilla antifranquista. Eran los asturianos Eloy Álvarez El Ruso y Roberto Montes Cantinflas. Ambos fueron eliminados el 7 de febrero de 1950 en una emboscada en Asturias. Otro de aquellos niños era el santanderino Néstor Rapp Lantarón que acabaría siendo uno de los fundadores de Comisiones Obreras de Vizcaya.

Ni reyes, ni generales, ciudadanos. El libro de Serrano está plagado de historias humanas. Hay docenas de acontecimientos dignos de novela. El autor no sabe si los abordará en un próximo libro. Su objetivo inmediato era concluir la trilogía, concebida como «un homenaje histórico a españoles anónimos», asegura. Y es que a este historiador leonés no le interesan los reyes ni los generales, sino los ciudadanos anónimos que en determinadas circunstancias tuvieron una participación crucial en la historia, con el agravante de haber sido despreciados por la historia oficial.

«Sabemos mucho de políticos e intelectuales republicanos, pero poco de los protagonistas auténticos. Esa es mi aportación, situarlos en la historia, darles visibilidad». Un puñado de hombres que pagaron cara la defensa de sus ideales. También las crónicas oficiales, las que escriben los vencedores, les desterraron para siempre. A Serrano le delata el entusiasmo cuando habla de estos personajes que ha rastreado por bibliotecas y archivos, incluida la hemeroteca del Diario de León.

_________________
ImagenImagenImagenImagen ImagenImagen

VALE QUIEN SIRVE


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Abr 06, 2014 6:23 pm 
Desconectado
Unterfeldwebel
Unterfeldwebel

Registrado: Dom Feb 24, 2013 1:32 am
Mensajes: 167
Muy interesante, intentaré conseguir el libro.


Por cierto, corrige el enlace que no está bien, pero si se busca sale la noticia (falta .html).

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Abr 07, 2014 11:58 pm 
Desconectado
Oberst
Oberst

Registrado: Lun Jun 04, 2012 5:12 pm
Mensajes: 1013
Verdad que no hace referencia a la intervención decisiva de los Carrillo, Pasionaria y compañía en estos encarcelamientos?
Ni a las purgas internas del PCE en el exilio, en Francia, Mejico o la URSS?
Es que es muy socorrido echarle la culpa de todo a Stalin ejjeje

Me voy a ahorrar el dinero. :lol:


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España