Fecha actual Mié Sep 19, 2018 7:29 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 219 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 15  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Los desertores
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 2:05 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier

Registrado: Sab Feb 02, 2008 12:14 am
Mensajes: 1727
Intimamente ligado a la tragedia de los prisioneros de la Division Azul está la historia de los desertores, un aspecto apenas estudiado y que sólo es referido en las memorias de los españoles que pasaron por el Gulag soviético.

Ni siquiera se conoce el numero exacto de españoles que desertaron a las lineas rusas aunque si sabemos que en su mayoria compartieron las penalidades del regimen carcelario con sus antiguos compañeros de armas. Todas las promesas de libertad en el paraiso del proletariado fueron sistematicamente incumplidas por los soviéticos, lo que les creó un amargo sentimiento de injusticia. Toda la bibliografia divisionaria coincide en un aspecto: los desertores fueron siempre mucho mas crueles y barbaros con los prisioneros de la Division que los propios carceleros sovieticos, como Cesar Astor, el sargento Pulgar, Carnicero...

Lo que me gustaría saber es dentro del grupo de repatriados del Semiramis cuantos desertores llegaron a Barcelona, y si alguno de ellos tuvo que responder ante la justicia por su delito.

En el libro de Xavier Moreno Julia aparece un dato sobrecogedor, y es que uno de los desertores, Fausto Gras Gelet, fue asesinado unos meses despues de llegar a España y su cuerpo apareció atado de pies y manos flotando en un embalse. ¿conocemos algun dato mas sobre este desertor? Como curiosidad señalar que en internet he encontrado a dos hermanos suyos que continuan viviendo en su pueblo leridado de origen, Alguaire.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dió a España triunfos y palmas, con felicísimas guerras, al Rey infinitas tierras y a Dios infinitas almas"
Lope de Vega


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 4:25 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier

Registrado: Sab Feb 02, 2008 12:14 am
Mensajes: 1727
El profesor Jose Luis Rodriguez, conocido por su libelo sobre la Division Azul "De heroes a indeseables", es uno de los "investigadores" de nuevo cuño obsesionados con mostrar la "otra cara" de la gesta divisionaria.

Por internet circula un articulo suyo titulado "Propuesta de revision de la historia oficial de la Division Azul" que no deja lugar a dudas. Uno de los aspectos mas curiosos del articulo es que asegura haber localizado mas de 2.000 expedientes sobre los supuestos "indeseables" de la Division. Cualquiera que visite el archivo de Avila, como yo he hecho, podrá ver que la carpeta bajo el epigrafe "indeseables" consta de...¡¡cuatro folios!! ¿donde estan los dos mil y pico expedientes? sin comentarios.

Dentro del articulo antes mencionado, hay un apartado dedicado a los desertores. Aunque el profesor Rodrigues intenta presentar la desercion en la division como una epidemia que el Estado Mayor del Ejercito intentó minimizar y ocultar, lo cierto es que el señor Rodriguez apenas es capaz de citar los nombres de media docena de desertores.

A continuacion el texto extraido del articulo:

Citar:
El número de pasados al enemigo fue escaso en términos proporcionales.
Desconocemos el número de desertores porque la documentación divisionaria no ofrece una cifra total, lo que está en sintonía con el propósito del Estado Mayor de ocultar los casos habidos, pero no debieron de ser muchos más de un centenar de hombres los que tuvieron este propósito y alcanzaron el objetivo; a ellos se sumarían quienes lo intentaron y fracasaron en el intento. Una parte de quienes no consiguen pasarse al enemigo son ejecutados en presencia de sus compañeros de compañía, para que todo el mundo tome nota, y de ellos disponemos de mayores referencias. Pero de los que consiguen su propósito poco o nada se dice, si acaso se cita su traición en el diario de operaciones del regimiento correspondiente. Además, las órdenes que cursa el Estado Mayor están destinadas a que en España nadie sepa nada de este tema. El único organismo que recibe esta información, siempre secreta, es el Estado Mayor del Ministerio del Ejército.

Pues aunque los desertores son pocos su existencia causa un enorme disgusto entre los mandos. Esto es lo lógico y además lo refleja así la documentación emanada de la propia División. Por ejemplo, en una de las primeras directrices para el reclutamiento había quedado reflejada la exigencia de que todo el personal admitido poseyera “suficiente solvencia político-social”. Y esta exigencia, no cumplida después, se argumentaba sobre la base de evitar deserciones que pudieran dañar la imagen del cuerpo expedicionario: “una sola deserción habría de ser del peor efecto”.

Asimismo, causa una honda preocupación en el Estado Mayor el hecho de que recién pasados al enemigo se dirijan a sus ex compañeros desde altavoces situados en las trincheras enemigas y que sus nombres aparezcan como firma de las octavillas de propaganda que, redactadas en español, arrojan los soviéticos. Estas dos circunstancias se dan en varios casos que hemos conseguido documentar siguiendo la pista a los expedientes personales. El panfleto que ahora nos interesa termina de la siguiente manera:

“Tenéis que decidiros. Esperar una noche oscura y con precaución arrastraros hasta nuestras alambradas. Al estar cerca de éstas decir con voz potente la consigna Español. Toda vuestra vida estaréis agradecidos hacia nosotros por este consejo. Si no seguís el consejo este serviréis de abono para la cruda tierra rusa. Félix Carnicero, Benito del Río, Juan Valenzuela, Juan Dueñas. Esta octavilla sirve de salvoconducto para pasarse al Ejército Rojo”.

Se trata de uno de los mejores trabajos del servicio soviético, correspondiente a finales de noviembre de 1942. Está relativamente bien escrito y el mensaje es sencillo y sugerente: los nuestros están al otro lado de las líneas, por este motivo los cuatro hemos tomado ese camino y conseguido lo que nos proponíamos, prueba evidente de que es posible hacerlo: “A vosotros nos dirigimos. Vuestros camaradas que se pasaron al lado del Ejército Rojo os hacen un ardiente llamamiento”. Pero, con perspicacia, los motivos para pasarse no son todos políticos, ni mucho menos, pues se trata de captar a los desesperados, a los que sufren diversas calamidades, a los que han oído hablar del terrible invierno pasado y ahora temen la llegada del de 1942-43. Finalmente, para reforzar su mensaje, la hoja lleva la fotografía de los cuatro desertores 7. De Bantrulle, procedente de Milicias de Logroño, 20 años de edad y que ha llegado al frente en junio para desertar el 23 de septiembre, cuando prestaba servicio de escucha. De Del Río, en realidad Bantrulle del Río. De Valenzuela, un jienense procedente del Regimiento de Infantería 33, que ha desertado en noviembre de 1942. De Dueñas, procedente de Regulares de Larache. Y de Carnicero, personaje de mayor relieve por los servicios prestados a los soviéticos, aunque su premio será, cuando Franco retire la Spanischen Division, el mismo que el recibido por el resto de desertores y prisioneros españoles: el ingreso en un campo de concentración.

Pero de momento sus condiciones de vida son relativamente buenas, sencillamente porque resultan útiles para el servicio de propaganda soviético. Carnicero, de 24 años, se había alistado en julio, cuando formaba parte del Regimiento de Artillería Valladolid, y deserta el 11 de septiembre, nada más llegar al frente, de lo que tomó buena nota la segunda bis. Esta sección también se interesó, además de por el panfleto citado, que es de fecha posterior, por la rapidez con que colabora con los soviéticos. Pues en la noche del 12 al 13 de ese mes se dirige desde un altavoz a sus ex compañeros para decirles lo siguiente:

“Soy el soldado Féliz Carnicero Cubille que he pasado al campo rojo. Aunque he hecho esto no soy un traidor a mi patria, soy mejor español que vosotros, pasaros a este campo pues aquí se está muy bien, además este es el camino para regresar antes a España. No servir a los alemanes, habéis sido engañados. No entraréis nunca en Leningrado”8.

A continuación, como otras veces, los altavoces emitieron música española y el himno de la República Española. Era evidente que Carnicero se había alistado con la intención de pasarse, o que cuando fue presionado para que acudiera al frente ruso rápidamente se le pasó por la cabeza lo que haría cuando, una vez allí, tuviese la primera oportunidad. Por este motivo, al servicio de propaganda soviético no le fue difícil captarle.

El jefe de este servicio era entonces Yuri Basistov, oficial adscrito a la Sección Política del 55º Ejército, en cuyo sector se hallaba la División 250. Baristov ya contaba con tres colaboradores españoles, los exiliados José Juárez, Víctor Velasco y José Vera, encargados hasta este momento de redactar y traducir panfletos y de elaborar programas para la radio de Kolpino, que, con la voz de Vera, transmitía un programa en español que podía sintonizarse desde las líneas divisionarias, aunque hacerlo constituía un serio riesgo. A partir de este momento Carnicero se convierte en un estrecho colaborador de Basistov, pues posee vocación de agitador y capacidad para contar de forma sencilla cosas susceptibles de interesar a sus ex compañeros de armas 9.

Este y otros casos de deserción alertan al Estado Mayor, que exige mayor dedicación y acierto a los agentes de la segunda bis y el máximo rigor en las penas al servicio de Justicia. Este servicio, dependiente de la primera sección de Estado Mayor, tiene todas las competencias relativas a los procesos judiciales. A este respecto debe señalarse que la Spanischen es la única unidad extranjera de la Wehrmacht que disfruta de autonomía en este terreno. Las pequeñas faltas en el servicio son castigadas con trabajos en el Grupo de Transporte Divisionario. Otras faltas son merecedoras de un castigo mayor, pero ahora que resulta difícil encontrar voluntarios los culpables de faltas carentes de significado político, como negligencia, escándalo en la retaguardia, hurto, e incluso insulto a un superior, no son repatriados. Se les destina durante un período de tiempo, variable en función de la falta, a los pelotones de castigo existentes en cada batallón o al pelotón de castigo de la Compañía de Mano de Obra, que actúa en retaguardia o en primera línea, dependiendo del curso de las operaciones. Los castigados quedan durante este tiempo a disposición de Justicia, sección que decide entretanto si abre o no procedimiento judicial. Tras cumplir el castigo los sancionados son reintegrados a las unidades correspondientes.

Exceptuando los desertores condenados a pena de muerte, los juzgados y declarados culpables de faltas graves y de significado político son repatriados para cumplir la condena en España. Tras cruzar la frontera quedan detenidos en San Sebastián, a disposición del auditor de la División. Una parte son puestos en libertad provisional, y otros, los que han sido sancionados con correctivos inferiores a dos meses de arresto militar, dejados en libertad definitivamente, dado que suficiente castigo ha sido ya el enviarles a combatir en Rusia y, además, pese a una reciente amnistía, sigue habiendo un exceso de población penitenciaria. En caso contrario el auditor decide su ingreso en el penal del Fuerte de San Marcos (Irún), por el que pasan, sobre la base de los escasos datos localizados, más de doscientos miembros del cuerpo expedicionario, o en otras prisiones militares, como la Prisión Especial de Pastrana (Guadalajara), o bien dicta condena de servicio complementario en cualquiera de los regimientos. De acuerdo con el código de justicia militar español los delitos más graves se juzgan en consejo de guerra anunciado en la orden del día. A lo largo de 1942 son cumplidas por lo menos catorce penas de muerte, por los siguientes delitos10: cinco por deserción (desertar frente al enemigo, es decir en dirección a la retaguardia), cuatro por traición (fuga en dirección al enemigo, el código de justicia militar establece que la fuga se consideraba verificada cuando el acusado no justifica que el delito cometido es otro), dos por adhesión a la rebelión, una por insulto a superior, una por abandono de servicio, y una por espionaje. A otros cinco condenados a muerte la pena les es conmutada. Normalmente, si había tiempo para formalidades, el condenado era colocado de espaldas al pelotón de ejecución, para dejar constancia del acto de vileza cometido por el sujeto en cuestión, el abandono de quienes creían ser sus compañeros para unirse a las fuerzas enemigas. Además, antes de ese trance, era sometido a un durísimo interrogatorio sobre sus posibles contactos con otros miembros del personal divisionario.

Los casos de deserción en grupo deben haber sido muy pocos, por la dificultad de los interesados en ponerse de acuerdo respecto al momento de ejecutar el plan, lo que exige hablar sobre el mismo varias veces, ya que no se fían unos de otros, y a causa del miedo a que una conversación lleve al interesado a ser descubierto. No es fácil tomar la decisión, y aún más complicado encontrar el momento adecuado, pero, en contrapartida, dar ese paso en compañía de otro u otros le hace a uno sentirse más arropado, más seguro, próximo a la convicción de que es posible hacerlo y de que pronto las cosascambiarán a mejor. Existe constancia de al menos un caso de deserción en grupo. El 28 de febrero de 1943 deserta Francisco Antolino Esquina, de 22 años, profesión jornalero, nacido en Saviote (Jaén), analfabeto según consta en su ficha, procedente del Regimiento de Infantería Pavía nº 19 (Sevilla) y destinado al regimiento 262 y con siete meses de estancia en el frente. Y lo hace en compañía de otros tres soldados. Para la segunda bis esto constituye un serio aviso, pues sus agentes no habían sido capaces de detectar las intenciones de cuatro soldados.

A estos desertores les siguen otros en las semanas siguientes. El 23 de marzo lo consigue el soldado José Rubio Lucas, y el 25 es el turno del cabo César Astor Betoret y el soldado Leopoldo Saura Calderón. Estos dos últimos proceden de la Legión, del primer y tercer tercio, han llegado a Rusia en la primavera del año anterior y coincidido en la primera compañía del regimiento 269. Para ellos la ocasión se presenta la noche en que reciben la orden de salir de patrulla y vigilar cualquier movimiento en las trincheras enemigas11. Astor, capitán de Carabineros al término de la guerra civil, ha estado en la cárcel, de la que ha salido en libertad condicional, posee amplia experiencia militar y vive con pasión la política, hasta el punto de que es un convencido de la posibilidad de hacer caer a Franco del poder. Con el propósito de pasarse a las filas de quienes combaten al fascismo en Europa optó por cumplir en las filas legionarias el servicio militar que, como desafecto al régimen, debía realizar de nuevo. Dado que durante ese tiempo le ha resultado imposible enlazar con ningún agente británico capaz de facilitarle la huida en dirección a las unidades de este país que combaten en el norte de África, no ha dudado en recurrir a la Spanischen División para pasarse a quienes combaten a Hitler y, piensa él, derrotarán y harán caer a todos los gobiernos fascistas de Europa y a quienes hayan colaborado con ellos. En la División no le ha ido mal, pues ha sido ascendido a cabo y se ha ganado la confianza de sus mandos inmediatos, que aprecian su nivel de preparación. En el momento de desertar Astor se lleva consigo algunos croquis sobre las posiciones españolas y el emplazamiento de la artillería, que ha realizado a escondidas a lo largo de varias semanas, así como algunos planos sustraídos de las oficinas del Estado Mayor. El propio Astor cuenta la marcha hacia las trincheras soviéticas, situadas a 600-700 metros, con las siguientes palabras:

“Atravesamos muy lentamente y con sumo cuidado los campos de minas y llegamos hasta el lugar en que se encontraba una tanqueta rusa destruida, a poco más de 50 metros de las posiciones soviéticas. Dirigimos hacia allí unos gritos en ruso comunicándoles que nos pasábamos a ellos (...) Mientras nosotros avanzábamos, una patrulla se desplegó el herradura y nos dio el alto. Nos abrazamos y nos llevaron al búnker del capitán de la compañía, donde cantamos con ellos la Internacional. De allí pasamos al puesto de mando del batallón, donde nos dieron comida y vodka e incluso en un gramófono colocaron el disco de Limonero”.

Astor entregó los planos que llevaba a los oficiales del NKVD que le interrogan y se ofreció a colaborar con la causa comunista, pero se negó a dirigirse a sus ex compañeros desde un altavoz y a quedarse en el servicio de propaganda: “Me negué por dos motivos: mi familia, que seguía en España, y el capitán de mi compañía. Quería evitar a aquélla posibles represalias y, por su lado, el capitán se había portado muy bien conmigo y probablemente había influido en promocionarme ante sus superiores, por lo que pensé que podía perjudicarle si yo cedía a las peticiones de Juárez y de los soviéticos”12.

Este mes desertan otros dos soldados, según consta en los diarios de operaciones de los regimientos 262 y 269, aunque pueden haber sido más. En abril esta misma documentación recoge otros tres casos de deserción al frente del enemigo, y uno de deserción en dirección a la retaguardia; se trata de Secundino Andrés Cano, que logra despistarse por segunda vez e irse hasta la ciudad alemana de Frankfurt, donde tiene un amigo español dueño del bar Alegría. Este mismo mes el Estado Mayor decide ocultar este tipo de hechos a la tropa, lo que se hace incluyendo el nombre del desertor en el parte de bajas, como sucede con Juan Navarro Navarro y José Fernández Armesto entre
otros. Esta argucia no engaña a sus compañeros de pelotón y de sección, que posiblemente comentan lo ocurrido con el resto de la compañía. Pero por lo menos se procura la menor difusión posible de lo sucedido entre los componentes del cuerpo expedicionario y entre el conjunto de los españoles. Con este objetivo se falsifica la documentación que va a pasar por las manos de soldados y suboficiales que podrían sentirse tentados de compartir con familiares y amigos la existencia de desertores en una
unidad que la propaganda del régimen ha idealizado como estandarte de españolidad y unidad de guerreros contra la barbarie bolchevique. El 27 de abril el Estado Mayor notifica a la Representación de la División en Madrid que tres días antes ha cursado la orden de que “tanto en los justificantes de revista como en las fichas de rectificación de haberes, cuando se trate de dar de baja a un desertor se pondrá como motivo desaparecido sin derecho a haber desde el día ..., sin que figure en ningún caso la palabra desertor”.

También se toman otras medidas. Primero la de cancelar el pago de haberes por el servicio en campaña a la persona citada con este fin en la documentación cumplimentada por el desertor. A continuación, tal y como ya sucediera durante la guerra civil, los familiares son investigados. Se trata de comprobar si han colaborado de alguna forma con el desertor, algo bastante difícil teniendo en cuenta los más de 4.000 kilómetros que les separan, o están implicados en alguna red de espionaje de los aliados y evaluar su grado de desafección al régimen. Un documento remitido el 12 de mayo por el comandante jefe de la primera sección del Estado Mayor de la División, José Rey de Pablo Blanco, a sus homólogos en el Estado Mayor del Ministerio del Ejército deja constancia tanto del reducido número de desertores como de la decisión de investigar a sus familiares :

“A lo largo de la permanencia en campaña de esta División se han dado los casos de evasión al enemigo que en la adjunta relación se especifican. Como V.E. puede comprobar el número ha sido tan escaso (el uno por mil), menor del que suele presentarse en las unidades alemanas, que demuestra la sana moral y fortaleza de espíritu de los componentes de esta G. U., los cuales han soportado penalidades y riesgos muy superiores a los corrientes, con sin igual fortaleza. No obstante, por estimar que la mencionada lista tiene un interés policial, cumplo el deber de remitirla a V.E., indicando en ella al propio tiempo los domicilios en España de dichos evadidos que se han podido averiguar”.

Otro documento ratifica la adopción de este tipo de procedimiento. Con fecha de 23 de junio y el sello de secreto es remitido por el general jefe de la división a su ministro: “Como continuación a la que acompañaba a mi escrito de 15 de mayo pasado adjunto remito a V.E. relación nominal de personal evadido al campo enemigo, con expresión de los nombres y domicilios en España de sus respectivos familiares”. A estas personas no se les va a decir el motivo real de la investigación. Pero esto no impide que lo sospechen, si es que no han sido avisados por el interesado de que el único motivo por el que han aceptado vestir el uniforme alemán es por la oportunidad que ofrece de huir al otro lado. De todas formas, lo sospechen o no, casi ningún familiar sabrá con seguridad si su ser querido ha sido fusilado por desertor o si ha iniciado una nueva vida en la URSS, al menos hasta mucho tiempo después, y no siempre.

No todos los desertores son fusilados, pero si reciben penas muy duras: en julio se repatría a 15 divisionarios ya juzgados: uno de ellos ha sido condenado a 30 años de reclusión por insulto de obra a un superior, y otros cuatro soldados a la misma pena por delito de deserción; al parecer, dos de los desertores se han arrepentido a mitad de camino y regresado a su posición, o se han perdido y después argumentado propósito de enmienda por el daño causado a sus compañeros. Lo mismo sucede en julio, cuando entre los repatriados figuran tres condenados a cadena perpetua por intento de deserción al frente del enemigo, y en septiembre: en esta ocasión entre los diecisiete repatriados figuran cinco desertores, además de un condenado por automutilación y tres por el delito de traición.

Se trata, como decíamos de un tema tabú y como tal silenciado en los medios de comunicación y en la historiografía franquista. Se considerará relativamente cerrado cuando en la primavera de 1944 regresen a España las últimas unidades pertenecientes a la División 250. Y sin embargo, en la Dirección General de Seguridad se abre un fichero de todos aquellos que son susceptibles de haberse pasado al enemigo y de estar residiendo en la URSS. Poco se sospechaba entonces en medios de este organismo y del servicio de información militar que la mayor parte de los desertores al Ejército Rojo viven para entonces entre los muros y alambradas de campos de concentración soviéticos, junto a ex compañeros hechos prisioneros. Menos aún que en 1954 algunos
de ellos regresarían a España.


NOTAS

7. AGMA, DEV, caja 4460/2, expediente 2441
8. La Dirección General de Seguridad le mantuvo abierta una ficha y de alguna forma se enteró,
posiblemente porque la prensa soviética incluyó alguna nota necrológica, de su muerte en la URSS en
octubre de 1969. AGMA, DEV, caja 3538/36.
9. Basistov, Yuri, “El fracaso de la campaña del Este de Franco”, traducido en “Un punto de vista
soviético sobre la División Azul”, Defensa. Revista Internacional de Ejércitos, nº 142, pp. 57-63.
10. AGMA, DEV, caja 3774/11.
11. Sobre César Astor AGMA, DEV, cajas 4453/34 y 3777/47.
12. El relato de Astor en Arasa, Daniel, Los españoles de Stalin, Barcelona, Belacqva, 2005, pp. 328-332.





_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dió a España triunfos y palmas, con felicísimas guerras, al Rey infinitas tierras y a Dios infinitas almas"
Lope de Vega


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 6:40 pm 
Desconectado
General der Infanterie
General der Infanterie
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 27, 2008 10:55 am
Mensajes: 4205
Ubicación: Paracuellos de Jarama, ESPAÑA
Volchov1941 escribió:
A continuacion el texto extraido del articulo:
Citar:
.... lo que está en sintonía con el propósito del Estado Mayor de ocultar los casos habidos

Al leer esa parte de la cita, por un momento he creído que al autor se refería al actual Mº de Defensa, en casos como el "accidente" del Cougar, en vez de a la DA.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 8:38 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 20, 2008 4:33 pm
Mensajes: 3385
Ubicación: Valle de Arán
El caso del repatriado en en Semíramis Fausto Gras Gelet está muy bien documentado en el libro de Carme Agustí Roca "Rússia és culpable", escrito en catalán.
La autora, natural del mismo pueblo que Gras Gelet, estudió en profundidad el caso con ducumentación, entrevistas a la familia, amigos y conocidos de Fausto, etc.
Fausto Gras Gelet se incorporó al Batallón de Reserva Móvil el 24.05.42 y en su expediente consta que: "desertó al campo enemigo el día 27 de Mayo por el sector de Teremez, llevándose 5 granadas de mano y dejando averiado un fusil, dejando constancia que no se había recibido antecedentes penales de tipo político-social".
Después de su estancia en campos de prisioneros como Karaganda o Vorochilograd y como consecuencia del trabajo en las minas "con agua hasta las rodillas" según él explicaba, cayó enfermo de tuberculosis pulmonar y siendo operado. Después de recuperarse de la operación hizo de hortelano durante los 7 años restantes de cautiverio.
Poco después de ser repatriado fue invitado por las autoridades locales a dar una conferencia sobre su experiencia en el cine de la localidad. Pero parece ser que dijo, ante la sorpresa general, que el había estado muy bien, que no fue nunca maltratado, que pasó hambre pero que también la pasaba la población y no haciendo ningún comentario desfavorable hacia el régimen comunista. Según el libro, un asistente a la conferencia dijo al salir: "que poca vida le queda a este hombre después de lo que ha dicho".
Algunos repatriados fueron invitados a una estancia en Santander, parece ser que para investigar su actuación durante el cautiverio. La familia contaba que cuando volvió ya no era el mismo y ya no mostraba ninguna alegría por la vuelta a casa, pero que jamás contó nada de lo que había sucedido en Santander.
Cada 15 días tenía que presentarse en el cuartel de la Guardia Civil, pero el día 12 de Julio no se presentó en el Cuartel. A las 11 de esa misma noche apareció ahogado en la presa de la Central Eléctrica de Alguaire"
El Juzgado de Balaguer, partido judical al que pertenecía Alguaire realizó la consiguiente investigación con las siguientes conclusiones:
"dicho individuo estaba atado por los brazos pomás debajo de los hombros, pasándole también la cuerda por el cuello, hasta la corva o muslo de la pierna izquierda, con las manos completamente libres, teniendo también atados los pies con un cinturón, apareciendo del resultado de la autopsia practicada tratarse al parecer de un suicidio"
Desde el primer momento la familia no creyó en el suicidio. El Sargento de la Guardi Civil de Alguaire le dijo al cuñado de Fausto que: " a tu cuñado lo han matado, porque no tiene agua en los pulmones, los ojos los tiene cerrados y las manos las tiene abiertas" pero parece ser que al cabo del rato el sargento prefirió no decir nada más que pudiera comprometerle.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 9:15 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 20, 2008 4:33 pm
Mensajes: 3385
Ubicación: Valle de Arán
Si tenemos que fiarnos de un listado realizado hace años por la Hermandad Nacional y que incluye los nombres de 233 oficiales y soldados repatriados menciona que hubo 23 desertores que volvieron en el Semíramis.
Digo esto de "fiarnos" porque me consta que alguno que aparece como desertor no lo fue y cayó prisionero.
De todas formas me gustaría hacer una distinción entre los "desertores" y los "antifá". No se si todos los desertores formaron parte de los grupos antifascistas pero si sabermos que algunos prisioneros, por ejemplo el alférez Navarro, si actuaron como "antifás".
Durante el cautiverio algunos españoles formaron parte de los "antífá", unos por un corto espacio de tiempo volviendo al buen camino, como cuenta el Capitán Palacios en sus memorias y otros que permanecieron como tales hasta el final. Parece ser que durante el viaje de regreso hubo como una especie de "pacto de silencio" entre los repatriados dispuestos a olvidarlo todo por la alegría del regreso a la Patria. Evidentemente los que volvían son los que habían vuelto al buen camino. Los más convencidos políticamente, los que de verdad habían hecho la vida imposible a sus compañeros, esos intuyendo lo peligroso que podía ser la vuelta a España se quedaron en Rusia.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 9:34 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier

Registrado: Sab Feb 02, 2008 12:14 am
Mensajes: 1727
Gracias por la completa informacion sobre Fausto Gras Gelet. Por cierto que Fernando Vadillo en su libro "Los Prisioneros" lo cita como "prisionero" y no como "desertor".
Otra pregunta ¿que fue del alferez Navarro? En la pelicula "Embajadores" aparece pegándose un tiro en el puerto de Odessa mientras el Semiramis se hace a la mar, aunque seguro que se trata de una licencia cinematografica.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dió a España triunfos y palmas, con felicísimas guerras, al Rey infinitas tierras y a Dios infinitas almas"
Lope de Vega


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Dom Mar 22, 2009 11:15 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 20, 2008 4:33 pm
Mensajes: 3385
Ubicación: Valle de Arán
Si no recuerdo mal el Alférez Navarro se quedó en Rusia, tiempo después emigró a Portugal donde murió.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Mar 23, 2009 3:24 am 
En "Los Españoles de Stalin" http://memoriablau.foros.ws/post.php?p=4180#4180 , Daniel Arasa manifiesta que el alférez Navarro se embarcó en 1956 con un grupo de exiliados que regresaban, pero al llegar al puerto de Valencia no se le autorizó desembarcar, comunicándole que si pisaba territorio español debería comparecer ante un consejo de guerra. Regresó a Odesa con tres o cuatro viajeros más con similares problemas. Sin embargo, un año más tarde volvió a realizar el intento de repatriarse, esta vez sin problemas.

De Cesar Astor, nanifiesta que regresó a España el 1 de noviembre de 1977.

Un Saludo.


Arriba
  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Mar 25, 2009 7:18 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier

Registrado: Sab Feb 02, 2008 12:14 am
Mensajes: 1727
¿Desertores de la Division Azul en Cuba? Lo mas interesante del articulo es que ofrece una cifra concreta de desertores de la unidad.

Imagen

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dió a España triunfos y palmas, con felicísimas guerras, al Rey infinitas tierras y a Dios infinitas almas"
Lope de Vega


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 26, 2009 8:11 pm 
Desconectado
Feldwebel
Feldwebel

Registrado: Vie Mar 20, 2009 10:46 pm
Mensajes: 246
El temita de los desertores es cargante, estos rojos como no encuentran absolutamente nada que reprochar a la division y su comportamiento en el frente , pretenden hablar de los desertores y los obligados a ir para hechar mierda donde no hay nada mas que gloria y honor.
La cifra de desertores no supera los 250 , lo cual entre 46.000 supone un 0,5 % es decir , no merece ni un renglon . ademas de hay hay que descontar los desaparecidos por asuntos amorosos que tambien los hubo, y a los desaparecidos sospechosos que no probados.
Mis queridos camaradas dar oidos al asunto me parece poco menos que traicion


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 26, 2009 8:25 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Feb 02, 2008 9:12 am
Mensajes: 15831
El Foro pretende debatir y dar a conocer cualquier asunto concerniente al tema División Azul. Entre muchos habrá algunos que nos gusten más y otro que nos gusten menos. Ceñirnos exclusivamente al lado que nos pueda interesar más, no es ser del todo objetivo. Vuelvo a repetir que la Historia de la Azul se defiende por si misma.
Si como tu muy bien dices, en las cifras que das, el porcentaje de desertores fue de un 0,5% la gente que lo lea sacará sus propias conclusiones.
No es necesario recurrir a otro tipo de comentarios, justificados un poco creo yo por el cariño que puedas tener a la Azul.
Así que el tema de los desertores como cualquier otro tiene derecho a su espacio en este Foro, independientemente de lo que quieran buscar estos "rojos" o que se nos pueda tachar a nosotros mismos de "traidores".
Imagen
Un saludo.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Per aspera ad astra


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 26, 2009 8:56 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier

Registrado: Sab Feb 02, 2008 12:14 am
Mensajes: 1727
Estimado mack59:

Estas mal informado al cifrar en 250 el numero de desertores de la Division Azul. Nunca llegaron al centenar así que el porcentaje es bastante menor que el que señalas.

Por otro lado, y como bien dice Gonzalo, aqui estamos para debatir y profundizar en el estudio de la Division Azul y eso incluyen los temas menos agradables y populares.

Quiero ademas recordarte que en este foro no se toleran las descalificaciones, los insultos ni la falta de compostura. Eso si que representa una traicion a la memoria de la Division.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dió a España triunfos y palmas, con felicísimas guerras, al Rey infinitas tierras y a Dios infinitas almas"
Lope de Vega


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 26, 2009 9:23 pm 
Desconectado
Hauptquartier
Hauptquartier
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 20, 2008 4:33 pm
Mensajes: 3385
Ubicación: Valle de Arán
Mira Mack:

Dificilmente se puede hablar del cautiverio sin hablar de los desertores. Si has leído libros sobre los prisioneros de la Blau habrás visto por qué. Como ya dije anteriormente dividir el tema en el binomio desertores-malos y prisioneros-buenos no es posible. Hubo de todo en el cautiverio, desertores que se portaron más o menos bien con sus compañeros de infortunio y prisioneros que tuvieron una actitud deleznable.
El "titulo" de prisionero no es automáticamente sinónimo de haberse protado correctamente durante los años de cautiverio. Una vez más citaremos el ejemplo del Alférez Navarro que luchó bravamente en Krasny Bor (lo dice el Capitán Palacios), cayó prisionero (no desertó) y durante años se portó como un traidor a todo y a todos. Debemos diferenciar entre desertores y "antifás".
No vamos aquí a ocultar la verdad de que hubo desertores en la División Azul; creo incluso que elevas en mucho la cifra de 250, pues no fueron ni la mitad. De todas formas Gonzalo te lo ha dicho muy claramente: la historia de la División Azul se defiende por si misma.

_________________
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 26, 2009 9:41 pm 
Desconectado
Feldwebel
Feldwebel

Registrado: Vie Mar 20, 2009 10:46 pm
Mensajes: 246
Disculparme , pero el tema me quema muco porque los revisionistas historicos no hacen mas que sacar el tema con la mal sana intencion de que se escriba mas de ese tema que de las gestas de la blau.
Con respecto a las cifras que he dado las he subido intencionadamente incluso por encima de las peores estadisticas que he leido, porque aun asi siguen siendo insignificativas.
Disculpar de nuevo , no dudo en absoluto de vuestra intencion , (Dios me libre), pero si de la intencion de muchos neohistoriadores


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 26, 2009 9:45 pm 
Desconectado
Feldwebel
Feldwebel

Registrado: Vie Mar 20, 2009 10:46 pm
Mensajes: 246
Volchov1941 escribió:
Estimado mack59:

Estas mal informado al cifrar en 250 el numero de desertores de la Division Azul. Nunca llegaron al centenar así que el porcentaje es bastante menor que el que señalas.

Por otro lado, y como bien dice Gonzalo, aqui estamos para debatir y profundizar en el estudio de la Division Azul y eso incluyen los temas menos agradables y populares.

Quiero ademas recordarte que en este foro no se toleran las descalificaciones, los insultos ni la falta de compostura. Eso si que representa una traicion a la memoria de la Division.


Me he releido y no encuentro insultos , falta de compostura ó descalificaciones. pero si asi ha parecido reitero mis disculpas


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 219 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 15  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  

Páginas Amigas

Hermandad Nacional División Azul    GALLAND BOOKS - Tu librería on-line de confianza   A.D.A.R.H - Agrupación Capitán Urbano  Hermandad de Combatientes de la División Azul de Barcelona  Wehrmachtbericht  Augusto Ferrer-Dalmau

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España